Mundo

La Corte de Brasil y un choque Bolsonaro-Moro amenazan como nunca a la Lava Jato

El Supremo pautó para mañana la discusión de una acción que podría socavar una de las bases de la operación anticorrupción.

Brasilia - La operación Lava Jato contra la corrupción, que llevó a la cárcel a decenas de políticos e importantes empresarios y que prometió liberar a Brasil de ese flagelo, vive sus horas más bajas, con algunas de sus principales premisas bajo escrutinio en el Supremo Tribunal Federal (STF, corte suprema) y con un cortocircuito evidente entre el presidente, Jair Bolsonaro, y el ministro de Justicia y exjuez estrella de la misma, Sergio Moro.

Según informó ayer el sitio web de Folha de São Paulo, el presidente del Supremo, Dias Toffoli, pautó para mañana la discusión en el plenario del cuerpo de una acción que podría socavar una de las bases de la operación Lava Jato y derivar en numerosas liberaciones, entre ellas la del expresidente Luiz Inácio Lula da Silva (PT) y del exgobernador de Río de Janeiro, Sérgio Cabral.

Como explica el autor del artículo, William Castanho, la sensible cuestión se refiere al procedimiento de las acusaciones finales. En ese sentido, la segunda sala del STF anuló el 27 de agosto último por 3 votos a 1 la condena que Moro le había impuesto al expresidente de Petrobras y Banco do Brasil Aldemir Bendine.

Moro había sentenciado a Bendine en marzo de 2018 a 11 años de prisión por corrupción y lavado de dinero. Posteriormente, el TRF4 (Tribunal Regional Federal de la 4a Región) confirmó la condena reduciendo la sentencia a 7 años y 9 meses, pero la misma fue anulada en el Supremo debido a que Moro le negó al acusado la posibilidad de rebatir los argumentos del delator premiado.

Al día siguiente de la anulación de esa sentencia (la primera vez que ocurrió eso con un fallo de Moro), el uez del STP Edson Fachin, instructor de los casos de la Lava Jato en el alto tribunal, remitió un caso similar al pleno y Toffoli decidió ayer colocar ese tema en la pauta del tribunal de mañana.

Un pronunciamiento del pleno del Supremo similar al del caso Bendine sentaría jurisprudencia y afectaría los casos de al menos cuatro condenados más en lo inmediato y de muchos más en el futuro, como el del propio Lula da Silva.

Por otra parte, la prensa brasileña informó sobre fuertes desinteligencias entre Bolsonaro y Moro, luego de que la Policía Federal, subordinada funcionalmente al ministro, allanara la semana pasada las oficinas del senador Fernando Bezerra, líder del oficialismo en la Cámara Alta, por supuestos delitos de desvío de dinero público.

Los encontronazos entre el mandatario y Moro son cada vez más frecuentes, alimentado especulaciones sobre una eventual salida del ministro “estrella” que, según se especula, quiere ser candidato a la presidencia en 2022, algo que desagrada a Bolsonaro.

“Tenemos un ambiente pésimo en este momento (para la Lava Jato), al que se suma un revanchismo que aumenta la posibilidad de que yo y otras personas seamos castigadas”, declaró Deltan Dallagnol, fiscal de la operación Lava Jato, cuyo nombre apareció en el último tiempo en chats que lo muestran coludiendo con Moro contra Lula aun cuando sabía que ciertas pruebas eran endebles y, a priori, vulnerando la independencia del Ministerio Público.

De hecho, uno de los jueces del Supremo, Gilmar Mendes, dijo que en algunos casos la

Lava Jato se comportó “como si estuviera fuera de la ley” y acusó a Dallagnol de haber tenido actitudes “deplorables”.

Tanto Dallagnol como Moro reaccionaron a los chats revelados por el sitio The Intercept acusándolo de escribir con “superficialidad y mala fe” a partir de datos obtenidos de “forma delictiva a través de hackers”.

“La operación Lava Jato está siendo deshidratada” a través de la presión de las “élites políticas”, señaló Dallagnol el jueves. “La Lava Jato significó una ruptura con una historia de impunidad de grupos que desarrollaron un capitalismo de compadres y fue uno de los grandes movimientos de la historia, pero creo que la agenda del combate a la corrupción cansó”, admitió.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario