Espectáculos

La crisis del 2001 como fondo de buena comedia

Una banda de "recuperadores" que va en busca del estafador que los dejó sin los frutos de su trabajo.

Habitualmente, las comedias de ladrones de cajas fuertes tienen personajes simpáticos, intérpretes queridos, son placenteras y medianamente previsibles. Esto último no es un defecto, al contrario, porque alienta la complicidad del espectador sin quitarle la sorpresa. Y esta película cumple debida y ampliamente con todas esas características, salvo por un detalle: no se trata de ladrones, sino de recuperadores.

El asunto es sencillo. Amigos de pueblo chico formaron una cooperativa para recuperar unos silos abandonados, fueron estafados y ahora quieren recuperar lo suyo (si es posible con intereses) pegándole de paso al estafador donde más le duele. Es que, en vez de silos para almacenar cereales, el tipo tiene una bóveda en medio del campo para almacenar dólares. Hay gente así.

La acción comienza a mediados de 2001, época de famosas turbulencias donde solo se salvaron “los que ya sabían”, y termina pocos años después, con amplia felicidad y matecito de yerba especialmente compuesta. Entre medio, los buenos descubren que son unos giles, se avivan, forman un comando con dinamita y otros enseres más o menos domésticos, y avanzan hacia su objetivo. Para lograrlo, el jefe de la gilada se inspira en una película hogareña: “Cómo robar un millón de dólares”, con Peter O’Toole y Audrey Hepburn. No vamos a contar las variantes, ni el final, solo elogiar la dirección de Sebastián Borensztein, el elenco entero, la ambientación precisa, la habilidad para presentar un amor conyugal y sugerir luego un drama inesperado, la pintura de caracteres, bien representativa de todo un país, y el tono general de cuento bonaerense y a la vez universal. También, la presencia de una mujer empresaria en vez de un hombre, como figura en “La noche de la usina”, de Eduardo Sacheri que inspiró a “La odisea...”. Cierto que la novela es más rica, y su sentido coral incluye el punto de vista del estafador, pero todo no se puede, y menos en hora y media.

“La odisea de los giles” (Argentina-España, 2019). Dir.: S. Borensztein. Int.: R. Darin, L. Brandoni, D. Aráoz.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Temas

Dejá tu comentario