Edición Impresa

La crisis del "brexit" provoca un derrumbe del partido de Theresa May

Los conservadores se desplomaron 6 puntos porcentuales en dos semanas y hoy están 7 por debajo de la oposición de izquierda. La salida de la UE deriva ya en una grave crisis política.

Londres - El Partido Conservador de Reino Unido no puede permitir que lo definan únicamente por el “brexit”, dijo ayer el segundo de la primera ministra Theresa May, en momentos en que las encuestas muestran que su respaldo ha sido golpeado por el fracaso para salir de la Unión Europea según lo planeado.

La autoridad de May ha sido destruida luego de que fracasó en tres ocasiones en sus intentos por lograr que el Parlamento aprobara un acuerdo de salida y la promesa de abandonar la Unión Europea (UE) una vez en cuanto eso ocurra, lo que genera especulaciones sobre su sucesión y sobre posibles elecciones generales.

La preciada estabilidad de la política británica ha desaparecido y el “brexit” amenaza con provocar divisiones tanto al interior de los conservadores como de los laboristas (ver nota aparte), sus principales opositores, lo que ha dejado a la quinta economía más grande del mundo enfrentando un futuro incierto.

Sin un consenso en el Parlamento, un reflejo de las profundas divisiones en la población, todos los desenlaces siguen siendo posibles en las próximas semanas y meses: dejar a la UE con un acuerdo, una salida desordenada sin un acuerdo u otro referendo sobre si se abandona el bloque o no.

“No debemos definirnos como el partido ‘brexit’”, dijo David Lidington, ministro de gabinete y, de hecho, el segundo al mando de May.

“Tenemos que cumplir el resultado del referendo, pero el Partido Conservador tiene que seguir siendo una iglesia amplia, un partido nacional, y tiene que estar hablando de cosas que son importantes para las personas en su vida cotidiana: vivienda, servicio de salud, nivel de vida”, agregó.

Parálisis

May, de 62 años, asumió el poder tras la sorpresiva votación de 2016 a favor de que el Reino Unido abandone la UE y ha visto a su Gobierno paralizado por las divisiones sobre el “brexit” e incapaz de aprobar una ambiciosa agenda de reformas para hacer frente a las injusticias sociales.

Una encuesta de Opinium publicada en el periódico The Observer mostró a los conservadores tienen un respaldo del 29%, 6 puntos porcentuales menos que los que tenían el 28 de marzo y 7 menos que los laboristas.

Un análisis de las encuestas desde la fecha original prevista para la salida del 29 de marzo, publicado en The Sunday Telegraph, mostró que los conservadores perderían 59 escaños parlamentarios si se celebran elecciones anticipadas.

“Gran parte de esta caída refleja la decepción entre los votantes a favor de abandonar la UE -cerca de la mitad de los cuales preferiría ‘no llegar a un acuerdo’- ante la falla del Gobierno de cumplir las promesas del ‘brexit’”, escribió el experto en encuestas John Curtice en el Sunday Telegraph.

El análisis mostró que el Partido Laborista de Jeremy Corbyn obtendría la primera minoría del Parlamento de 650 escaños, sin alcanzar la mayoría absoluta, debido a que los nacionalistas escoceses y el pequeño partido Liberal Social Demócrata también ganarían puestos.

Agencia Reuters

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario