Mundo

La derecha regresa al poder en Grecia y destrona a un Tsipras desgastado

El premier saliente, otrora líder de la izquierda radical, pagó por haber mantenido las políticas de ajuste impuestas por la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional.

Atenas - Los conservadores liderados por Kyriakos Mitsotakis se impusieron ayer con claridad en las elecciones legislativas de Grecia, venciendo al primer ministro de izquierda Alexis Tsipras, acusado de haber traicionado a su electorado al continuar con el ajuste impuesto por la Unión Europea (UE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Tsipras reconoció su derrota frente a Mitsotakis, de 51 años y diplomado en Harvard, a quien llamó para felicitarlo.

De acuerdo con resultados parciales, el partido Nueva Democracia (ND) de Mitsotakis lograba casi 40% de los votos, frente a poco más del 31% de la agrupación del actual primer ministro.

En caso de confirmarse ese resultado, Nueva Democracia dispondría de una mayoría de 158 legisladores sobre un total de 300 bancas. En tanto, el partido Syriza de Tsipras conservaría sólo 86 de las 144 bancas que tenía en el Parlamento saliente.

El resto se reparte entre los pequeños partidos, que superaron el piso del 3% de los votos para entrar en la legislatura.

Surgido en pleno caos en Grecia debido a la crisis de la deuda y a la cura de austeridad impuesta por sus acreedores, el joven líder de izquierda radical Alexis Tsipras (44 años) creó esperanzas en enero de 2015 entre un pueblo aturdido por las quiebras y el recorte de los planes sociales.

Pero, según los analistas, tras cuatro años de gestión, los electores no le perdonaron a Tsipras sus promesas incumplidas ni sus duras medidas fiscales, dictadas por la UE y el FMI para evitar la posibilidad de una salida del país de la eurozona, algo que, te temía, podía provocar un efecto dominó entre otros países en problemas.

Después de haber reelegido al primer ministro más joven de Grecia en 150 años en septiembre de 2015, los 10 millones de griegos convocados a las urnas optaron en esta ocasión por la alternancia.

El partido MeRA25 del exministro de Finanzas, Yanis Varoufakis, ubicado más a la izquierda, podría obtener nueve legisladores. Otro de los nuevos partidos que entrarían en el parlamento sería el nacionalista Solución Griega.

Tsipras votó por la mañana en el barrio de Kypseli en Atenas, donde exhortó a los jóvenes a que “no dejen a los demás la crucial elección de decidir sus vidas”.

Mitsotakis votó poco después en Paristeri, donde manifestantes de izquierda lo recibieron con abucheos, rápidamente silenciados por sus partidarios que se dirigían a él como el nuevo primer ministro.

“Las griegas y los griegos tienen el destino de su país entre sus manos”, declaró el rival de Tsipras tras depositar su papeleta.

Tras el duro fracaso en las elecciones europeas y locales, entre finales de mayo y principios de junio, Tsipras, cuyo mandato concluía en teoría en octubre, convocó elecciones anticipadas con la esperanza de dar la vuelta a la ola de descontento. Pero acostumbrado a poner en juego su mayoría, Tsipras perdió esta vez su apuesta.

Tres años después de haber asumido las riendas del partido conservador, Kyriakos Mitsotakis, considerado un reformista y cercano al mundo de los negocios, prometió “relanzar la economía” y “dejar la crisis atrás”.

La elección de este hijo de un ex primer ministro, descendiente de una gran dinastía política, significa un regreso a la “familiocracia” en el poder, una tradición que Tsipras había interrumpido.

“Espero que a partir de ahora podamos respirar de nuevo”, declaró Athinodoros, un elector de 48 años, en un colegio electoral de Nea Smyrni.

Decepcionada, Alkimi, una empleada de 39 años, teme por el contrario que “la legislación laboral con el triunfo de Nueva Democracia”, un partido que estuvo íntimamente vinculado a la génesis de la crisis.

“Grecia sale apenas de una crisis de diez años. El próximo Gobierno tendrá la ardua tarea de permitir al país levantarse completamente o de hundirse”, dijo Aphrodite, de 36 años, en el barrio de Exarchia.

Con estos comicios, los griegos votaron tres veces en un lapso de mes y medio, después de las elecciones europeas y las locales.

Agencias AFP, Reuters y ANSA,

y Ámbito Financiero

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario