La estrategia de los bancos para subirse a la ola digital
NEGOCIOS - Ámbito Biz indagó a gerentes de entidades financieras de primera línea sobre su visión y estrategia de cara al desafiante nuevo "hábitat" financiero. En este contexto, los ejecutivos opinan si las fintech son concebidas como una competencia, o eventuales socias.

Mientras se terminan de acomodar a la nueva coyuntura macroeconómica local, los bancos tradicionales mantienen varios desafíos cruciales en otros frentes. Uno central es el de la readaptación al nuevo ecosistema financiero, del cual vienen emergiendo nuevos y diferentes jugadores que amenazan con revelarse al statu quo. Frente al reto, algunas entidades son conscientes de que si quieren mantener y/o ampliar su share de mercado, deben necesariamente reconvertirse y estar preparadas para ofrecer, no sólo nuevos productos, sino -y sobre todo- nuevas experiencias a sus clientes, con el fin de dar la “batalla” que les impone la tecnología en general, y los bancos digitales, las fintech y -por qué no- los gigantes tecnológicos (como Amazon, Google y Facebook), en particular. Otras, a la par, ven oportunidades en forjar alianzas con startups y fintech en la búsqueda de crear valor hacia sus clientes. Pero estas visiones aún no aparecen de forma generalizada en la industria, y ciertas compañías financieras sólo reconocen en forma parcial los beneficios que puede generar el desarrollo de nuevas propuestas. “Los clientes eligen el servicio que les brinda la mejor experiencia y le da respuesta a su necesidad. En la medida en que el cliente confíe en aquel que le brinda el servicio, será poco relevante si es una fintech o un banco regulado por el Banco Central”, advierte Adrián Ruiz San Valero, director de Banca de Everis. Según un reciente estudio de Technisys, los bancos de América Latina comenzaron a reaccionar a los cambios del mercado y están acelerando su transformación digital, sin embargo, aún existen ciertos desafíos que retrasan la innovación, como la cultura interna y las reglamentaciones de los países.

FINTECH, COMPETENCIA O POTENCIALES SOCIAS

Ante esta coyuntura, Ámbito Biz indagó a ejecutivos de bancos de primera línea sobre su visión y estrategia de cara al desafiante nuevo “hábitat” financiero, y sobre si las fintech son concebidas como una competencia, o eventuales socias. Para Juan Cerruti, gerente de Asuntos Públicos y Public Policy de Santander Río, “la aparición de nuevos jugadores en el mercado fomenta la competencia y a nosotros nos gusta competir”. En ese sentido, enfatiza que “la competencia trae enormes beneficios para los clientes”. Pero Cerruti va más allá: “Tenemos la vocación de ser un banco 100% digital, nos consideramos una fintech porque invertimos en tecnología una gran parte de nuestro presupuesto”. Por su parte, Emiliano Porciani, gerente de Digital de Banco Galicia considera que “las fintech pueden ser una amenaza o una oportunidad dependiendo del ángulo en el que miremos. Competimos en los espacios comunes y nos complementaremos sumando esfuerzos de la forma que lo estamos haciendo hoy en día”. Para el ejecutivo, “se está gestando un ecosistema financiero más abierto e integrado a la vez, con nuevos jugadores de diferentes tamaños que vienen de varias industrias, que ya tienen clientes, y que desarrollan sus servicios de cobros, pagos y transferencias dentro de sus propias plataformas”. “A esto se suma la aparición de nuevas tecnologías que bajan las barreras de entrada”, añade. Desde el Banco Macro, en tanto, Milagro Medrano, gerente de Relaciones Institucionales y Atención al Cliente remarca que la estrategia respecto de las fintech es “la colaboración” y la consecuente “generación de negocios”. “De esta forma, podemos potenciarnos con ellas”, afirma. Para especialistas de banda digital del ICBC, las fintech son “una amenaza y a la vez una oportunidad de potenciar nuestra generación de valor”. “En algunos productos y servicios bancarios como pagos o financiaciones a comercios, hay fintech que en los últimos 3 años están creciendo a muy buen ritmo, apalancadas en alguna propuesta de valor que la mayoría de los bancos no ofrecen como ser el e-commerce”, describen. Por otro lado, Diego Radrizzani, subgerente general del Banco Meridian, cree que “este nuevo ecosistema” los obliga a “repensar” una parte de su rol en el mercado. “Vemos oportunidades para nuestra entidad, brindando servicios en aquellos segmentos en los que somos complementarios con las fintech”.

NUEVAS PROPUESTAS Y ALIANZAS

“Nuestro foco no es enfrentar a las fintech, sino ver cómo les damos a nuestros clientes un servicio cada día mejor”, enfatiza Cerruti. En esta línea, el Santander abrió recientemente su cuarta oficina digital (3 en CABA y 1 en Mar del Plata), que cuenta con horario de atención extendido y permite a los clientes autogestionarse (apertura de cuentas, alta de tarjetas en el acto). El plan de inversiones en tecnología de la entidad de origen español alcanza los u$s550 millones, cuenta Cerruti. Con el foco puesto en su transformación digital, en el ICBC comenzaron a ofrecer a sus clientes una plataforma propia de e-commerce (ICBC Club), donde ofrecen más de 15.000 productos y servicios, con “importantes” descuentos y financiación. “Esto nos ha posicionado para competir con fintech asociadas el sector de e-commerce”, explican. De todos modos, también exploran oportunidades de alianzas con fintech locales para proveer soluciones que llaman de “lifestyle banking” tanto para clientes individuos como para clientes pymes. En el Galicia, por su lado, vienen desarrollando soluciones digitales “alineadas al nuevo contexto” y en paralelo están en pleno proceso de “transformación hacia una empresa más ágil, cambiando la “arquitectura tecnológica y las formas de trabajo”. El gerente de Digital de la entidad revela que han trabajado en conjunto con el BCRA, las cámaras del sector y las fintech en temas regulatorios que resultaron en aspectos positivos para la modernización de procesos, como el uso de tecnología cloud o la eliminación del papel en el alta del cliente para abrir cuentas de forma 100% online mediante el uso de identificación biométrica. En el camino de forjar alianzas, desde el Macro resaltan que están trabajando junto a una fintech especializada en procesos de on boarding en todo lo que hace a rasgos biométricos faciales y control de documentación personal. “Esta tarea nos permite captar nuevos clientes sin la necesidad de que el interesado se deba acercar a una de nuestras sucursales. La gente abre una cuenta desde la app de Macro con sólo una selfie y una foto del DNI”, dice Medrano.