Edición Impresa

"La generación S": tres décadas de Los Simpson

La hazaña no sólo fue la permanencia sino la indeleble marca cultural que produjo en sus fans, que hoy se reconocen en la vida cotidiana y las redes sociales. Para ellos, no hay mundo sin esa familia.

Hace unas semanas el público argentino tuvo acceso a la temporada 30 del show animado más perdurable en la historia de la televisión mundial. Los Simpson cumplieron 30 años consecutivos, y ya está confirmada la temporada 31. Algo increíble para un producto que, originalmente, era sólo un micro dentro del show de una comediante casi olvidada, Tracey Ullman. El creador de Los Simpson, Matt Groening, demoró bastante en entender que, pese a que el productor James Brooks había decidido darle de baja a “The Tracey Ullman Show”, quería mantener en el aire y expandir a media hora de duración su cortometraje sobre la ahora célebre familia disfuncional de piel amarilla.

Ahora tanto Groening como todo el mundo se toman en serio este programa que, entre otros logros, cosechó más de 30 premios Emmy, fue declarado el mejor show televisivo del siglo XX por la revista “Time”, y generó un largometraje que recaudó más de 500 millones de dólares globalmente. Los Simpson no sólo superaron en perdurabilidad a los dibujos animados de prime time de mayor permanencia, Los Picapiedras, sino también a la serie de cartoons más duradera de la historia, Scooby Doo, y a la serie de live action más duradera de la pantalla chica, el programa de cowboys “Gunsmoke”, que dejo atrás el año pasado al cumplir los 29 años.

Si bien Los Simpson es un programa pensado para público adulto, el hecho de que se trate de dibujos animados, de tener como protagonista a un chico terrible como Bart, capaz de convertir por comparación a Daniel el Travieso en un monaguillo, provocó casi desde su comienzo que el show fuera visto tanto por grandes como chicos. Por eso habría que pensar que un niño de 10 o 12 años, que se hizo fan del programa en sus inicios, ahora es un adulto de más de 40 que ha convivido prácticamente toda su vida con la serie.

Esto fue tomado en cuenta por los directivos de la Fox al encarar la promoción de la temporada 30. Si bien a esta altura los Simpson se venden solos, el estudio siempre trata de encontrar nuevos ángulos para seguir publicitando un show que sigue siendo exitoso aun en sus infinitas repeticiones que, en la Argentina, no sólo se pasan en el cable sino también, y desde hace lustros, en la TV abierta. Así fue como este año encargó un estudio sobre las características y comportamiento de la llamada “Generación S”, refiriéndose a los espectadores de todo el planeta que no podrían concebir un universo donde no existan Homero, Marge, Bart, Lisa y Maggie Simpson. La agencia Nimbly fue la encargada de realizar este estudio y las conclusiones fueron terminantes: la Generacion S es un fenómeno concreto y real, ya que “existen comportamientos que todos los integrantes de esta generación tienen en común y que repercuten en su forma particular de ver y vivir la vida”. La investigación se hizo entre personas de 18 y 50 años, y llegó a varias conclusiones: por ejemplo, algunos parámetros esenciales que hasta podrían calificarse de filosofía de vida de esta gente que estaría en los cinco continentes esperando la emisión del nuevo capitulo de los Simpson. Algunos de los conceptos que surgieron del estudio indican que los miembros de la Generación S. tienen un aproximación de amor/odio a la institución familiar, la capacidad de reírse de si mismos, y son personas que fueron consideradas “nerds” y que luego sintieron que tomaron revancha. También concluyó que son gente que creen que no por reírse de problemas propios o ajenos se transforman en cínicos, que creen que hacerse el payaso no significa no tener seriedad, y que al igual que Homero –o tal vez, gracias a su influencia- le dan importancia a la amistad más que a cualquier otra cosa.

Además, según el Informe Nimbly, “esta generación es capaz de crear y detectar un humor absurdo, y suele utilizar todo el repertorio de referencias de la serie para reconocerse e interactuar con el mundo. Así, el simple hecho de escuchar a alguien repetir una frase de Homero -y esto se da mucho en redes sociales, en especial Twitter- se convierte en una excusa para empezar una charla. Pero es mucho más que eso: imitar y conocer a los personajes de Los Simpson tiene que ver con estrechar lazos, romper el hielo y sentirse parte de un grupo de pertenencia para el cual el paso del tiempo y la edad no tienen importancia”.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario