Espectáculos

"La hermandad", un logrado documental sobre la infancia

Las madres despiden a sus niños, que se van de campamento. A partir de allí, no veremos un solo adulto. Centenares de chicos se instalan durante 10 días en un descampado con las sierras al fondo, bajo la sola conducción de unos muchachos de apenas 16 años. Juegan, limpian, izan la bandera, buscan leña, cocinan, celebran reuniones de fogón, y no son boy scouts. Son alumnos de un colegio dependiente de la Universidad Nacional de Tucumán, el Gymnasium, fundado en 1948, entre cuyas pautas figura la llamada “tutoría”: los más grandes se hacen cargo de los más chicos, en las aulas como en el monte.

Este documental sigue las andanzas, chanzas y discusiones de una decena de chiquitos de 5° grado, primerizos en todo, que esperan su ceremonia de bautismo. El director, Martín Falci, los eligió bien y supo registrarlos sin que perdieran la espontaneidad. Registra asimismo las rutinas diarias, y hasta alguna discordia pasajera. Una pauta se dicta con firmeza: nada de violencia. Claro, hay juegos rudos, pero nada de lastimarse ni irse a las manos. Pesa en el grupo la reciente muerte de un compañero de 16 años, acuchillado por otros de 14 y 15, de otro colegio, cuando intentaba frenar una discusión callejera. El campamento ahora lleva su nombre.

Los chiquitos, todavía inocentes, disfrutan un anticipo medio tribal de su próximo paso a la preadolescencia. Los mayores se van preparando para las responsabilidades de la juventud. Nada de esto se dice en el documental. Simplemente se ve, y se acompaña. El único comentario es una música suave que surge cada tanto, como una sonrisa melancólica. Acaso la del mismo Falci recordando su propia infancia en ese colegio. Y la de esa camada de estudiantes, la de 2017. Ahora el colegio se hizo mixto, y todo empieza a ser algo distinto.

P.S.

“La hermandad” (Argentina, 2019). Dir.: M. Falci. Documental.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario