Economía

La industria sufrió su decimotercera caída en fila: cedió 6,1% en mayo

La producción industrial registró, sin embargo, un alza del 1,8% respecto al mes anterior en términos desestacionalizados. En el acumulado para los primeros cinco meses del año, la actividad fabril recortó su caída hasta el 8,9% en la comparación interanual.

La producción industrial mostró en mayo pasado una nueva caída interanual, la decimotercera consecutiva, al contraerse un 6,1%, según informó este miércoles la Fundación de Investigaciones Económicas Latinoamericanas (FIEL).

Así en el acumulado para los primeros cinco meses del año, la industria recorta su caída hasta el 8,9% en la comparación interanual.

Sin embargo, el Índice de Producción Industrial (IPI) registró un alza del 1,8% respecto al mes anterior en términos desestacionalizados, de acuerdo con información preliminar.

En el periodo diciembre-abril la actividad industrial permaneció casi estable, acumulando una mejora de 1,7% en los primeros cinco meses del año en la medición desestacionalizada.

En el mes, todas las ramas, con excepción de la industria automotriz, mostraron un menor ritmo de contracción respecto a lo observado en el primer cuatrimestre, destacándose el menor ritmo de caída interanual en la producción siderúrgica –con una mejora en la producción de laminados‐, la producción de minerales no metálicos –con crecimiento de los despachos de cemento‐, el proceso de petróleo, los insumos químicos y plásticos y la metalmecánica.

Siguiendo el desempeño de las ramas de actividad, en los primeros cinco meses del año todas acumulan caídas en la comparación interanual.

El ranking de variaciones es encabezado por la producción de insumos textiles que registra un retroceso de 1.5%, seguido por la caída de la producción de alimentos y bebidas (3.8%), papel y celulosa (4.3%), proceso de petróleo (4.6%), cigarrillos y minerales no metálicos (6.2%) y metalmecánica (7.3%).

Las restantes tres ramas de actividad muestran un retroceso interanual superior al promedio de la industria, comenzando con la producción siderúrgica (‐9.2%), y siguiendo los insumos químicos y plásticos (‐13.6%) y la producción automotriz (‐32.9%) (Gráfico Nº 2).

Observando la clasificación de las ramas industriales según el tipo de bienes, excepto en el caso de los bienes de capital, para los restantes tuvo lugar una reducción en el ritmo de caída de la producción respecto a la registrada para el primer cuatrimestre.

Así, en los primeros cinco meses, la contracción es liderada por la producción de bienes de consumo durables con una caída interanual acumulada en el periodo de 17.5%, seguida de la producción de bienes de capital que acumulan una caída de 15% sobre la misma base de comparación.

Por su parte, los bienes de uso intermedio acumulan un retroceso de 8.2%, mientras que finalmente, los bienes de consumo no durable retroceden 4.1% en términos interanuales en el acumulado de los cinco primeros meses (Gráfico Nº 3).

Asociado a la mejora observada en la producción industrial para la medición desestacionalizada, los indicadores que permiten establecer una reversión de la fase recesiva han mostrado una nueva mejora, a la que se suma una ligera caída en la difusión sectorial de la contracción de la actividad industrial. De acuerdo a lo anterior, el inicio de una nueva fase de recuperación cíclica será fechado entre diciembre y abril pasados.

En síntesis, la industria argentina modera su ritmo de caída interanual. Con excepción de la industria automotriz, varios sectores mejoran los niveles de stocks moderando su contracción, mientras que otros registran mejoras interanuales de la producción. En Brasil continúa el deterioro de las expectativas de crecimiento y la confianza en la industria. Hacia los próximos meses continuaría recortándose el ritmo de caída de la producción industrial, al tiempo que se espera la consolidación de la fase de recuperación.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario