Economía

La marca de hamburguesas Paty desembarcó en Brasil

Las llevó Marfrig, el frigorífico brasileño que el año pasado se quedó con Quickfood, que las produce en Argentina. Informó que ya se están vendiendo en restaurantes del país vecino.

Las famosas hamburguesas argentinas marca Paty desembarcaron en Brasil. Según comunicó ayer la empresa Marfrig -dueña del frigorífico local que las produce- ya se están vendiendo en los restaurantes del país vecino.

“Ofrecerle al mercado brasileño un producto de Marfrig consagrado como la mejor hamburguesa de Argentina es garantía de procedencia, calidad y le agrega valor al concepto de consumo de hamburguesas en los restaurantes servidos por la compañía”, aseguró Marcelo Proença Cury, director de Food Service de Marfrig.

Según detallaron desde la empresa además de las hamburguesas Paty, los clientes de food service en Brasil ahora también podrán adquirir la picaña (tapa de cuadril) de la marca Quickfood, uno de los productos líderes en el mercado de carne vacuna en Argentina.

El frigorífico argentino Quickfood -que tiene bajo su paraguas a la marca de hamburguesas Paty- pasó a manos del grupo brasileño Marfrig en diciembre pasado cuando se lo compró a su compatriota BRF por poco más de u$s60 millones.

En aquel momento Marfrig detallaba que tenía grandes planes para la empresa local. Actualmente Quickfood opera en sus plantas de Baradero, San Jorge y Arroyo Seco, con una capacidad de faena de más de 600 cabezas de ganado por día, y un potencial de procesamiento de unos 6000 metros cúbicos de hamburguesas, salchichas, productos en frío y productos congelados.

Marfrig fue un jugador clave en el negocio frigorífico argentino y llegó a tener siete plantas de producción pero con el correr de los años fue desinvirtiendo hasta quedarse solo con una planta de producción. Las restricciones a las exportaciones impuestas a la carne vacuna por el Gobierno anterior fueron el motivo que precipitaron esta decisión.

Levantados estos impedimentos a fines de 2015, la empresa buscaba recuperar el tiempo y el terreno perdido y por eso fue número puesto para quedarse con los activos que BRF necesitaba vender para alivianar parte de su pesada deuda.

Incluso hasta la semana pasada ambas empresas brasileñas, BRF y Marfrig, estuvieron negociando una posible fusión de sus negocios a nivel global pero finalmente la operación no llegó a concretarse porque no se logró un acuerdo entre las partes.

En este contexto ahora Marfrig con su unidad local argentina, junto con sus marcas asociadas, busca desembarcar en nuevos negocios y potenciar sus unidades productivas. “La marca Paty es referencia en Argentina hace casi 60 años. Hacer esta integración comercial con la unidad de Marfrig en Brasil refuerza la importancia de la marca y les ofrece a los consumidores brasileños un producto genuino, diferenciado y hecho 100% con carne vacuna”, dijo Gustavo Kahl, CEO de Marfrig Argentina.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario