Mundo

La OEA, EEUU y la Unión Europea cruzaron duro a Maduro

La Organización de Estados Americanos aprobó una resolución para declararlo ilegítimo, la Casa Blanca habló de "usurpación de poder" y la UE condenó las "elecciones no democráticas".

Tras la jura de Nicolás Maduro para iniciar un segundo mandato de seis años como presidente de Venezuela, las repercusiones en su contra no se hicieron esperar, tanto de países de la región, como de EEUU y la Unión Europea

En primer lugar fue la Organización de Estados Americanos (OEA) quien aprobó una resolución para declararlo ilegítimo.

La resolución aprobada por 19 votos a favor, seis en contra, ocho abstenciones y un ausencia declara "la ilegitimidad del nuevo periodo de Nicolás Maduro que se inició el 10 de enero".

La sesión extraordinaria del Consejo Permanente de la OEA fue solicitada por las misiones de Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Estados Unidos, Guatemala, Paraguay y Perú.

Venezuela ha sido amenazada en varias ocasiones con ser expulsada de la OEA, pero hasta ahora no se ha conseguido la mayoría de dos tercios necesaria para concretar esta medida. En medio de estas tensiones, Caracas abrió en abril de 2017 el procedimiento para retirarse de la OEA, que debería concretar en abril de 2019.

El secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, condenó la 'usurpación del poder'"

El proceso de expulsión, regulado por el artículo 20 de la Carta Democrática Interamericana, se aplica cuando hay una alteración o una ruptura del orden democrático.

El caso más reciente de suspensión de un país fue el de Honduras, tras el golpe de Estado contra Manuel Zelaya en 2009.

La Asamblea General de la OEA está compuesta por las delegaciones de todos los Estados miembros activos, que actualmente son 34 ya que Cuba no participa.

Minutos después fue el secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, quien condenó la "usurpación del poder".

Los Estados Unidos "se mantienen firmes en su apoyo al pueblo venezolano y continuarán usando todo el peso del poder económico y diplomático de los Estados Unidos para presionar por la restauración de la democracia venezolana", dijo Pompeo en un comunicado.

Luego fue la Unión Europea, a través de Federica Mogherini, alta representante para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, quien lamentó el nuevo mandato de Maduro por "elecciones no democráticas".

Maduro ganó el 20 de mayo unos comicios boicoteados por la oposición. Su país está sumido en una grave crisis política y económica que ha obligado a 2,3 millones de personas a abandonar el país desde 2015, según la ONU.

La crisis ha provocado escasez de alimentos y medicinas y, según el Fondo Monetario Internacional (FMI), la inflación en 2019 alcanzará 10.000.000%.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario