Edición Impresa

La política finlandesa busca aislar a los ultras

Helsinki - El ascenso de los Verdaderos Finlandeses en las elecciones legislativas del domingo en Finlandia hace inevitable una gran coalición del centro izquierda y la centro derecha, liderada por los ganadores socialdemócratas, para aislar a los ultraderechistas, estimaron los analistas.

Veinte años después de su última victoria en las legislativas, en 1999, los socialdemócratas se impusieron solo por un pequeño margen de 0,2 punto a los ultras.

“La mayor historia de suspenso electoral de todos los tiempos”, tituló ayer el lunes el diario Ilta-Sanomat.

Liderados por el exministro de Finanzas Antti Rinne, los socialdemócratas lograron 40 de los 200 escaños en el Parlamento, uno más que los Verdaderos Finlandeses. “Todo lo que sabemos es que las negociaciones serán muy difíciles”, estimó la comentarista política Sini Korpinen.

“La coalición liderada por Rinne dejará al margen a los Verdaderos Finlandeses”, una situación que ella consideró “ineficaz”.

Finlandia cuenta son un sistema de representación proporcional y una cultura política de consenso, que suele llevar al poder a coaliciones ideológicamente heterogéneas.

Tras las elecciones, el líder de los Verdaderos Finlandeses, Jussi Halla-aho, dijo que estaba abierto a una coalición “pero no a cualquier precio”.

Sin lugar a dudas, el político quiere evitar repetir los errores cometidos por su partido en 2015, cuando esta formación euroescéptica participó en un gobierno de coalición. “Fuimos flexibles en cosas malas”, dijo.

Agencias AFP, ANSA y Reuters

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario