Edición Impresa

La recaudación de Ingresos Brutos cayó 10% en el cuatrimestre

Los datos son la consecuencia de la menor actividad económica, según un informe del IARAF en base a datos de 19 provincias.

La recaudación del impuesto a los Ingresos Brutos que perciben las provincias registró en los primeros cuatro meses del 2019 una caída del 10,2% con relación a igual período del año pasado, destaca un relevamiento realizado por el Instituto Argentino de Análisis Fiscal (IARAF).

El informe corresponde a 19 provincias cuyos datos fueron aportados por la Secretaría de Hacienda de la Nación y las direcciones de Rentas o Administraciones Tributarias Provinciales. Las cinco jurisdicciones que no figuran son Chaco, Chubut, Corrientes, La Pampa y Misiones, que no presentaron datos. De acuerdo con lo reportado por el IARAF, la merma en la recaudación se debe a la menor actividad económica que se registra este año. El estudio califica al gravamen a los Ingresos Públicos como un tributo “procíclico”, es decir, que se comporta de igual modo que el ciclo económico. Como hasta el primer trimestre del año la actividad medida por el INDEC marcaba una baja del 6,8% interanual, el informe considera que una parte de la merma del impuesto se debe a ese factor.

No obstante, recuerda que las provincias y la Nación ingresaron en el segundo año del acuerdo que firmaron en 2017 que fijó un cronograma hacia el 2022 para la eliminación total de Ingresos Brutos para las actividades productivas. El impuesto es apuntado por las empresas como uno de las más distorsivos que hay en el país, debido a que su cobro es en cascada. A diferencia del IVA, se cobra en cada etapa de la cadena. Se estima que el tributo le agrega un 10% al costo final de un producto. El pacto firmado con las provincias en 2017 tiene como objetivo eliminarlo para algunas actividades. Si bien todo el acuerdo tenía por objetivo reducir la presión fiscal, en 2018 los ingresos por este gravamen crecieron 0,4%. Eso ocurrió porque en casi todas las provincias subieron las alícuotas para algunas actividades a los niveles consolidados en el acuerdo general. Por ejemplo, se fijaba para el primer año un 5% como techo para la intermediación financiera. Y las provincias que estaban por debajo de ese nivel la llevaron al tope.

Como en el segundo año del acuerdo ya no se pudo hacer esa maniobra, la reducción de las alícuotas comienza a ser efectiva. En algunos casos, vuelven al nivel del 2017, pero con menos actividad económica. Para el IARAF ese es el segundo motivo de la merma en la recaudación. También se señala que puede registrarse una menor base de tributación. Dicho de otro modo, empresas que por la crisis, dejan de operar o se pasan a la informalidad.

El estudio indica que la excepción fueron Neuquén y Santiago del Estero cuyas recaudaciones crecieron 11,5% y 2,1% respectivamente. En el primero de los casos, por el impacto del yacimiento de Vaca Muerta en la actividad local.

En el otro extremo se ubicó Tierra del Fuego con la peor performance del cuatrimestre, registrando una caída de 29,4% interanual. Salta también mostró una importante caída del 14,8% interanual, seguida por la provincia de Buenos Aires con el 12,7%.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario