Edición Impresa

"La situación era crítica, pero tomamos medidas urgentes desde el día que asuminos"

El ministro de Hacienda de Mendoza, Lisandro Nieri, dialogó con Ámbito Financiero sobre la situación fiscal de la provincia. Avaló el recorte de gastos al inicio de la gestión que hoy le permite exhibir un equilibrio fiscal. Aunque había planes de tomar deuda, por la situación nacional espera mejores condiciones del mercado.

Periodista: ¿Cómo está hoy la situación fiscal de Mendoza?

Lisandro Nieri:
Afortunadamente, después de muchos años logramos un equilibrio en lo operativo: los gastos corrientes son iguales a los ingresos corrientes con intereses incluidos. Desde 2016 vienen creciendo más los ingresos creciendo que los gastos. Esperamos lograr un superávit de 1,3% en 2018, aun con las bajas de impuestos provinciales a las que nos comprometimos en el Pacto Fiscal. En 2015 tuvimos un déficit de 6.9%. En nuestro primer año de gestión, en 2016, lo habíamos bajado a 2,2%. Ahora alcanzamos un equilibrio.

P.: La baja de impuestos si no crece la economía va a afectar las cuentas, ¿no están reviendo proyecciones?

L.N.
: El programa plurianual de reducción de impuestos de 2016 estaba condicionado a pautas macrofiscales, en base a la recaudación. El Consenso Fiscal es sin condicionamiento: ya están fijadas las alícuotas máximas de Ingresos Brutos. Si la situación se complica, se verá. Se han incumplido otros pactos fiscales pero en este caso, es menos factible: en Mendoza vamos a seguir acompañando la reducción de impuestos. Sí está claro que es difícil encarar estos procesos si no hay un contexto de crecimiento sostenido. En 2015 había una presión impositiva insostenible con ausencia de obras públicas. Cornejo se planteó una consolidación fiscal, equilibrar lo corriente en 2017 y tener un pequeño superávit para 2018. En este Presupuesto llevamos la obra pública al 10%, cuando teníamos intenciones de llegar a dos dígitos al final de la gestión. Nos adelantamos.

P.:¿Cuál es el nivel de deuda de la provincia?

L.N.:
El nivel de deuda de la provincia es bajo. Entre 2012 y 2015 había tenido un crecimiento por el déficit crónico. Hoy se estabilizó y vuelve a nivel de 10.9% del PBI. Es manejable. El porcentaje de deuda en dólares creció un poco: es del 42% en dólares y 58% en pesos. Ahora tenemos pensado tomar deuda por $1.918 millones para financiar un plan de obra pública que asciende a $8.200 millones.

P.: ¿La situación de las últimas semanas los llevará a frenar esa deuda? ¿Los obliga a cancelar proyectos o a modificar el Presupuesto?

L.N.
: Hoy no es el momento, seguramente esperaremos mejores condiciones. El trabajo que hemos hecho en lo fiscal nos permite esperar un mejor momento del mercado. Nos da holgura. El presupuesto... veremos cómo terminamos, pero el plan de Cornejo se mantiene: convalidamos el plan de obras que planteamos a principios de año.

P.: El gobernador habló de avanzar en convenios colectivos por regiones en vez de nacionales, ¿a qué apunta la idea?

L.N.:
En todo el país hay situaciones distintas. Como dijo el gobernador, no es lo mismo la metalmecánica de Mendoza que la realidad del mismo sector en otros lugares del país. Por eso, se pidió avanzar en convenios colectivos en forma regional. Podría dar mejores condiciones para las economías regionales.

P.: Respecto a las economías regionales, ¿cuál debería ser el nivel del dólar para favorecerlas, sin desajustar la economía nacional?

L.N.:
Un tipo de cambio más alto para las economías regionales siempre es positivo. Mendoza tiene una base exportadora, con fortaleza en el sector del petróleo, del turismo y la actividad comercial vinculada al turismo. El flujo de capital de los últimos años hacia países vecinos también nos afectó, con todo el efecto de Chile, por ejemplo. Un tipo de cambio más competitivo, lo vemos bien.

P.: Muestran un reordenamiento en las cuentas desde una mala situación heredada. Al igual que el Gobierno nacional, que muestra desequilibrios, pertenecen a Cambiemos. ¿Qué hizo distinto Mendoza?

L.N.:
Soy muy cauto, porque son situaciones distintas. En una provincia tenemos menos herramientas. Para fortalecer la economía contamos con herramientas fiscales. Lanzamos, por ejemplo, un bono fiscal. Por la primera etapa tenemos desarrollo de inversiones por $4.200 millones con casi 2.000 puestos de trabajo creados. Ahora lanzamos la segunda fase, con beneficios impositivos a inversiones que generen mano de obras. Hay 60 proyectos que calificaron. Están en desarrollo, recién cuando estén en marcha daremos los certificados de crédito fiscal. Es muy distinta la realidad a la nacional. Nosotros habíamos hecho un diagnóstico. La situación provincial era crítica y tomamos acciones urgentes desde el primer día. Hemos achicado la cantidad de ministerios y de secretarías, que bajaron a cinco y tres, respectivamente. De 480 funcionarios pasamos a 305. Eso lo hicimos el primer día. Por ley el gobernador se bajó el sueldo. Logramos reducir la cantidad de empleados y que Mendoza no gaste más de lo que recauda.

P.: Es decir, evitaron el gradualismo.

L.N.:
No quiero entrar en comparaciones. Nosotros así lo entendimos, había que tomar medidas en forma inmediata y las tomamos en diciembre.

P.: ¿Qué opina del auxilio pedido por el Gobierno nacional al FMI?

L.N.
: Tras lo sucedido, y al encarecerse la posibilidad de crédito, son buenas condiciones de costo financiero. Veremos los términos finales de lo que se está negociando. Ojalá sea un punto de quiebre que se haya pasado sin mayores sobresaltos la grande de Lebac y volvamos a una calma.

Entrevista de Ariel Basile

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario