Mundo

La TV Globo se hizo eco de una grave acusación y Bolsonaro le declaró una guerra sin cuartel

El noticiero más visto de Brasil lo implicó en el asesinato de la concejala Marielle Franco, pero el testimonio clave fue luego puesto en duda.

Brasilia - El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, arremetió fuera de quicio y a los gritos contra la TV Globo por haber publicado un informe que mencionaba a su familia en el marco de la investigación del asesinato de la concejala Marielle Franco en 2018, en Río de Janeiro. En un video difundido ayer a la madrugada, el mandatario de ultraderecha amenazó con no renovarle la licencia para emitir y, aunque con el correr de la jornada algunos detalles de la denuncia parecieron quedar en entredicho, quedó como saldo político relevante el enfrentamiento total entre el Gobierno y uno de los mayores multimedios de la región.

“¡Ustedes, TV Globo, todo el tiempo hacen un infierno mi vida, mierda! Ahora... querer vincularme a la muerte de Marielle... ¡infames, canallas! No va a funcionar, no tengo motivo para matar a nadie en Río de Janeiro”, gritó el mandatario en una transmisión en vivo en Twitter que grabó casi a las 4 de la madrugada en Arabia Saudita, donde concluye una gira por Asia y Medio Oriente. En el video, de casi 24 minutos, Bolsonaro gesticula, se pone los lentes, los arroja sobre el escritorio, grita y hasta parece ahogarse al hablar.

El Jornal Nacional de TV Globo reportó que un sospechoso de la muerte de Franco visitó el 14 de marzo de 2018, pocas horas antes del asesinato, el condominio de Río donde vivía Bolsonaro, diciendo que visitaría al entonces diputado y precandidato presidencial. El informe cita el testimonio de un portero del complejo, que afirmó igualmente que siguió por cámara al vehículo, que se dirigió en realidad a la casa de otro residente, el expolicía Ronnie Lessa, acusado de ser el autor de los disparos que mataron a Franco.

Según el noticiero, el más visto de Brasil, el portero dijo que fue “el señor Jair” quien autorizó el ingreso, aunque eso no sería posible porque, indica el informe, existen registros de que Bolsonaro estaba ese día en la Cámara de Diputados en Brasilia, como él mismo recordó en su video.

Además, su hijo Eduardo, diputado federal, difundió más tarde las grabaciones de seguridad del condominio, de las que no surge ninguna comunicación con la residencia de los Bolsonaro. Uno de los audios, además, contradice el testimonio del portero y sugiere que el sospechoso del asesinato forzó el portón.

El ministro de Justicia, Sergio Morom, le pidió al fiscal general, Augusto Aras, que inicie una investigación sobre la filtración y sugirió que el presidente puede ser una “víctima” de una falsa denuncia.

Marielle Franco, una concejal negra que destacaba por su defensa de las minorías sexuales y las denuncias contra la violencia policial en las favelas, fue acribillada en noche del día en que se produjeron esos movimientos en el centro de Río.

Bolsonaro afirmó en el video que Globo practica un “periodismo podrido” y “sin escrúpulos” con el presunto fin de sacarlo del poder.

A continuación, detalló el cronograma para renovar la licencia de la cadena, que forma parte del Grupo Globo, el conglomerado de medios más grande de Brasil.

“Hablaremos en 2022”, dijo Bolsonaro. “Será mejor que esperen que esté muerto para entonces, porque el proceso de renovación no será persecución, pero... no habrá soluciones alternativas para ustedes ni para nadie más”.

TV Globo respondió en un comunicado leído por una de sus principales reporteras que “no comete vilezas ni canalladas” y lamentó que “el presidente revele desconocer la misión del periodismo de calidad y use términos injustos para insultar a aquellos que no hacen otra cosa que informar con precisión”.

Bolsonaro también descargó su furia contra el gobernador de Rio, Wilson Witzel, que según la revista Veja facilitó la filtración.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario