Economía

La UIA hizo su balance del 2018 y presentó un menú de propuestas para el próximo año

El titular de la entidad, Miguel Acevedo, desestimó un "rebote" en la economía y minimizó un crecimiento a corto plazo. "Ojalá tenga que pedir perdón", sostuvo. Industriales del NOA y provincia de Buenos Aires exigen cambios.

El presidente de la Unión Industrial Argentina (UIA), Miguel Acevedo, minimizó las expectativas de crecimiento económico que auguran en el Gobierno para el 2019 y volvió a alertar por la crisis del sector de fabricación nacional.

"No vemos un rebote. Cuando estoy en las empresas o en las industrias no se ve el positivismo que tiene hoy el Gobierno, ojalá tenga que pedir perdón", sostuvo Acevedo en diálogo con radio La Red.

Para el dirigente empresario, el 2018 "fue un año muy malo", aunque los dos anteriores de la gestión de Cambiemos también dejaron marcas. "Estuvimos tres años pensando en un crecimiento que no era real", enfatizó el titular de la entidad fabril. “No veo crecimiento a corto plazo”, agregó.

"Lo del riesgo país es increíble. Hay una Argentina blindada por el Fondo y demás y ese riesgo demuestra que no nos creen" (Miguel Acevedo, titular UIA)

"Hay una presión impositiva en la Argentina que es terrible. El ajuste lo está haciendo el privado. El Estado también hace ajuste, pero cuando uno se pone a ver el Estado puede ajustar muy poco. Tenemos que ver cómo crece el privado", sostuvo. "El gasto del Estado está en lo social y la educación, y eso no se puede recortar", subrayó.

Propuestas

En tanto, las Uniones Industriales del Noroeste Argentino (UNI NOA) exigieron públicamente por "la falta de un plan de desarrollo industrial" en el programa de gestión de Cambiemos y le reclamaron al Gobierno que defina y ponga en marcha un programa económico con acento en la producción nacional.

Los industriales se reunieron con el objetivo de realizar un balance de fin de año y debatir sobre la problemática de la economía nacional, necesidades e importancia de las industrias en la región, las modificaciones del Decreto 814/2001, su impacto y las propuestas del sector para el Gobierno nacional.

En un documento que en los próximos días será presentado al ministro de Producción y Trabajo, Dante Sica y al propio Acevedo, los industriales resaltan "la difícil situación que está atravesando el sector industrial a nivel país, particularmente en la región del NOA".

Los empresarios entienden que es necesario mantener las alícuotas diferenciales en contribuciones patronales para las actividades industriales de la región, informó el diario salteño Nuevo.

La UNI NOA planteó delinear un plan de desarrollo industrial/económico a mediano plazo para la región, con el fin de equiparar el nivel de desarrollo que las provincias necesitan, entendiendo para ello indispensable el trabajo en forma conjunta entre cámaras y gobiernos provincial y nacional.

Al mismo tiempo, el presidente de la Unión Industrial bonaerense (UIPBA), Martín Rappallini, y su par de la Asociación de Industriales de la Provincia de Buenos Aires (ADIBA), Silvio Zúrzolo, entregaron a Sica un plan de acción que busca potenciar la actividad manufacturera. Durante el encuentro, del que también participó Acevedo, las partes se comprometieron a coordinar tareas para impulsar el desarrollo de la producción nacional.

Rappallini y Zúrzolo destacaron que la provincia de Buenos Aires concentra el 42% de la actividad industrial, con una generación del 40% del empleo sectorial del país, gracias a los más de 26.000 establecimientos instalados allí, lo que convierte al territorio en clave para el desarrollo social.

De todos modos, advirtieron que la disminución de los puestos de trabajo por la caída de la actividad que se reflejó en los últimos años provocó que el 80% de las bajas se haya trasladado a la desocupación o a la subocupación, con un consecuente costo para el Estado.

Bajo el paraguas de la UIA, las UIPBA y ADIBA, propusieron:

  • Generación de divisas genuinas para el país, con una política de ataque comercial.
  • Una política sectorial que potencie a las empresas exportadoras e impulse a salir al mundo a aquellas fábricas que tienen potencialidades de ganar nuevos mercados.
  • La eliminación de las retenciones para los productos manufacturados.
  • Suba de los aranceles a las importaciones.
  • Disponibilidad de los datos del comercio exterior para poder diseñar una correcta y efectiva estrategia de competitividad local.
  • Aceleración en la ejecución y el destino de fondos para el Programa de Recuperación Productiva (REPRO).
  • Generación de mecanismos legales para aumentar la formalidad.
  • La implementación del Mínimo No Imponible de $ 12.000 para 2019.
  • Eliminar las multas que generan litigiosidad laboral.
  • Poner en marcha una mesa de diálogo con los sindicatos del sector.
  • Reponer las líneas de financiamiento para la producción (LICIP) con tasas subsidiadas a partir de la obligatoriedad de los bancos a prestar un porcentaje de los depósitos para desarrollos fabriles.
  • Reglamentar la factura de crédito electrónica en todos los sectores.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario