Edición Impresa

La UIA insiste con su hoja de ruta: pide rebaja de impuestos

La entidad emitió un documento de 10 puntos, con reclamos de menores costos tanto a la Nación como a las provincias.

La Unión Industrial Argentina (UIA) renovará el martes por dos años el mandato de sus dirigentes, encabezados por el actual presidente del Comité Ejecutivo, Miguel Acevedo. Para eso la central fabril elaboró un documento de lo que sería su propia hoja de ruta en cuanto a política económica. En el marco de un año electoral en el que el Gobierno propuso un decálogo de ideas para acordar entre diferentes sectores, la entidad aspira a que el próximo gobierno priorice el “desarrollo regional” con ejes en la “producción, el consumo y el empleo”, para enfrentar la “delicada coyuntura” que atraviesa el sector manufacturero. El documento de los industriales hace equilibrio entre la Nación y las provincias, al repartir en partes iguales la responsabilidad sobre medidas que se podría adoptar para sacar del estancamiento a la producción. Tomás Canosa, el jefe de economistas de la UIA, señaló que “se trata de 10 medidas que forman parte de una agenda que requiere el involucramiento de los actores en todos los niveles, desde el Gobierno nacional hasta el provincial y el municipal”. Agregó que “hay iniciativas que no tienen un costo fiscal como es la adhesión y reglamentación a la Ley de Tránsito, a la Ley de Riesgos del Trabajo o a la de Compre Argentino” y dijo que “en este último caso es importante que la legislación provincial priorice la producción nacional porque se corre el riesgo de priorizar la comercialización de productos fabricados en otros países”.

Algunas de las propuestas que presentó la UIA no parece que vayan a tener eco en el Gobierno. Se pide, por ejemplo, que se elimine el nuevo esquema de unificación de la alícuota de contribuciones a la seguridad social del 19,5%, con un sistema de mínimo no imponible, sancionado con la reforma fiscal de diciembre de 2017. Los industriales, sobre todos los del interior, reclaman retornar al viejo esquema de alícuotas diferenciadas por regiones, conocido como “Régimen del Decreto 814”. Pero el nuevo esquema ya está lanzado y en marcha. Ese sistema les permitía tomar parte de las contribuciones como crédito fiscal aplicable a otros impuestos y cuanto más lejos de los puertos y centros de consumo estaba la empresa, más crédito podía tomar. Por otro lado, la entidad reclama que los créditos de tasas subsidiada para negociar cheques, que viene implementando el Ministerio de la Producción, tengan una mejor distribución regional. Señalan que hay provincias que reciben apenas 2 pesos por cada $100 de crédito. Por otro lado, el documento pide que haya “nodos logísticos regionales”, para abaratar costos y que se eliminen cánones y agregados que las provincias y municipios agregan en las facturas de servicios. “La actividad industrial caerá en 2019, y se habrá contraído en 6 de los últimos 10 años”, advierte el documento.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario