Lagarde pide “claridad” a Caputo y “reformas serias” a Macri
Habló la titular del organismo de “una comunicación mejorada” para dar previsibilidad a los operadores del mercado. La Argentina y Turquía concentran las preocupaciones.
é es lo que quiere hacer el presidente del Banco Central, Luis Caputo, con el manejo de la política monetaria. Incluso sostienen que esa puede ser una de las fuentes de desconfianza de los inversores internacionales con la Argentina. Así lo declaró la directora gerente del FMI, Christine Lagarde, en una entrevista del diario británico Financial Times. La titular del organismo de crédito consideró que Argentina debe brindar "claridad, transparencia e información apropiada para los operadores de mercado y una comunicación mejorada", respecto de su política monetaria.

Las declaraciones de Lagarde se conocen en momentos en que un equipo de técnicos argentinos negocia en Washington una nueva versión del acuerdo stand by por u$s50.000 millones que se firmó en junio, el cual al poco tiempo quedó desactualizado debido a los problemas de la economía doméstica y la convulsión en los mercados financieros internacionales.

Argentina aspira a que el FMI le anticipe en 2019 fondos que iban a ser desembolsados en 2020, y para ello promete ir a déficit primario cero de forma inmediata.

"Si el presidente (Mauricio) Macri incluye reformas serias en su plan, lo miraremos, registraremos el impacto en la situación macroeconómica argentina, determinaremos la sustentabilidad de la deuda y trabajaremos con ellos", prometió Lagarde.

Más allá de ello, las expresiones de la principal funcionaria del organismo multilateral permiten vislumbrar que el nuevo acuerdo incluirá exigencias para Caputo. Dicho de otro modo, junto con el programa fiscal y financiero, el país debe mostrar un programa monetario que sea consistente con los otros dos. Ya la experiencia reciente indica que Macri desarrolló en sus primeros dos años de gestión una política fiscal expansiva, inconsistente con la política monetaria contractiva del BCRA a cargo de Federico Sturzenegger.

Con relación al escenario internacional, sostuvo que una guerra comercial entre China y Estados Unidos "sumaría un shock a una situación donde no hay contagio, pero hay vulnerabilidades fragmentadas".

"El comercio es una herramienta y un motor para el crecimiento que no debería estar bajo amenaza, en este momento en particular", dijo Lagarde. Consideró que Argentina y Turquía tienen ambos "temas políticos y fiscales específicos que han incrementado la preocupación de los inversores".

Por otro lado, consideró que la incertidumbre y la falta de confianza "ya existen por las amenazas contra el libre comercio, incluso antes de que se materialicen".