Edición Impresa

Larga vida a la boleta de papel

“Si hay energía eléctrica el escrutinio provisorio será normal. El resto será una anécdota”. La frase del ministro de Justicia de Santa Fe, Ricardo Silberstein, resume el espíritu de una jornada electoral sin precedentes que se vio amenazada por el apagón masivo que se registró ayer en todo el país.

La inusitada postal de las autoridades de mesa ayudadas por la luz de un celular o de una vela sirvió de argumento para los defensores del sistema tradicional de votación vía boleta de papel.

“¿Se imagina lo que hubiera pasado si en vez de boleta de papel hubiera habido voto electrónico?”, preguntaba con cierta retórica un legislador santafesino de probada vocación contra el e-voto en un improvisado debate callejero con uno de los diputados del peronismo provincial que más militó a favor de la incorporación de ese sistema.

El único distrito que pareció inicialmente ajeno a este inconveniente fue Tierra del Fuego, ya que la provincia más austral del país no está dentro del Sistema Interconectado Nacional. Sin embargo anoche, sorpresivamente, las autoridades de la Justicia Electoral provincia culparon a esa falla por la lentitud en la carga de los resultados.

En el resto del país, el inicio de la votación se retrasó hasta las 11 de la mañana y en muchos casos se analizó extender el horario de votación en aquellas mesas que no se pudieron conformar por los problemas generados por el apagón.

“Nunca se analizó suspender o anular los comicios. Si hay energía eléctrica el escrutinio provisorio será normal. El resto será una anécdota”, afirmó el funcionario santafesino y recordó que “la única autoridad competente que puede suspender el proceso electoral es el Tribunal Electoral”.

En Formosa y en San Luis, en tanto, las condiciones se plantearon idénticas y solo desde la oposición se sugirió pedir formalmente la anulación de los comicios en caso de que, a la hora de transmitir los votos no se hubiera normalizado el abastecimiento de energía.

Poco después de las 17 en todo el país el servicio fue reestableciéndose y permitió, finalmente, que tanto el cierre de los comicios como el recuento de votos, se realizaran sin problemas, a excepción de Tierra del Fuego.

Ayer en el cuarto oscuro la tradición le ganó a la modernidad y la boleta de papel se convirtió, pese a todo, en garante del proceso electoral.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario