Política

Las claves de la política

El macrismo, en territorio festivo, ya imagina el futuro poselectoral para algunas figuras clave, como el propio Mauricio Macri. Sigue siendo la Capital la batalla crucial como resultado de octubre.

CUMBIÓMETRO

La pelea electoral porteña centra la atención de todo el macrismo, claro, pensando en retener en primera vuelta el distrito clave que se convertiría, creen, en el reducto de la oposición con un rearmado que ya planifica Horacio Rodríguez Larreta con Emilio Monzó. Por eso no podían creer que “una pavada” como el flashmob #sivosquerés, llamara tanto la atención a favor del rival Matías Lammens. Poca campaña de ese candidato que animó la temporada con la cumbia “Macri ya fue, Vidal ya fue, si vos querés Larreta también”. Entonces en el núcleo selecto del jefe de Gobierno hicieron medir la repercusión del tema de Sudor Marika. Es decir, un cumbiémotro que terminó de aliviar al PRO, porque, según las mediciones ya no se viralizan esas muestras musicales como en el inicio y “tienen cero impacto”, aseguran, para aludir a que no le sumaría chances al presidente de San Lorenzo aunque se siga entonando.

REFUGIOS

En esa geografía porteña el ánimo es diferente, claro que en la Casa Rosada. Hay clima más de fiesta porque aseguran que Larreta tendrá, como lo busca, “un triunfo contundente” y explican “sea en primera vuelta o en balotaje”. Explican que buscan una diferencia de votos irreversible y que de ninguna manera temen tensión en una segunda ronda contra el presidente de San Lorenzo, que ahora cuenta con más presencia del candidato principal, Alberto Fernández, para reforzar su campaña.

Como sea, como “no hay lugar para todo” según Larreta, en un éxodo del macrismo desde la provincia, ya se habla de el destino de María Eugenia Vidal si se confirma su derrota como gobernadora. Ayer la propia funcionaria dijo “no me voy a ningún lado”. Lo hizo al recorrer San Isidro, un lugar amigable para la bonaerense. Vidal debería arman una tradicional fundación para estos casos “presentarse dentro de dos años a una banca y en cuatro dar la revancha”. Es una idea dentro PRO para el futuro político de la gobernadora.

LA OLA

Mientras el Frente de Todos se esfuerza en los barrios del corredor de la avenida Rivadavia y en zonas más hacia el oeste (Villa Luro, Versalles) donde aseguran que “hay mucho voto macrista desencantado”, el PRO quiere revertir “la ola”. Según sus mediciones, en los únicos barrios donde perdió Larreta (los del sur porteño) eso ocurrió por “la ola Alberto-Kiciloff” que habría contagiado desde los distritos bonaerenses limítrofes algo que, según ese mismo estudio de votantes no habría ocurrido desde la zona oeste, como Ciudadela, no tan antimacrista al parecer. Por su lado, el candidato a jefe de gobierno porteño del Frente de Todos, por ahora sigue caminando por lo barrios, siempre apuntando al voto de clase media, “más progre”, dicen, pero para adentro hay un dato que se mostró cuando con Alberto Fernández protagonizó la presentación de un proyecto de Ciencia y Técnica, esta semana en la facultad de Ciencias Exactas. Es que hasta ahora, su intromisión en el kirchnerismo no mostraba pertenencia, inclusive se mostró como “descamporizando” la fórmula local. Ahora “Matías ya se albertizó”, sostienen sobre los movimientos del candidato.

EXAMEN

Una instancia que tal vez sea clave hacia las elecciones generales de octubre para Larreta que busca quedarse cuatro años más al frente de la Ciudad de Buenos Aires, será el debate de los porteños, que como el nacional también es obligatorio en el nuevo Código Electoral del distrito que se está estrenando este año a partir de las PASO. Es el 10 de octubre y el larretismo se entusiasma por la ventaja que puede mostrar el exjefe de gabinete de Macri, quien, después de todo ya está hace doce años gestionando el distrito.

EXILIO

Hay quienes, seguramente en forma inadecuada ya opinan sobre un eventual destino de Macri si confirma su derrota el próximo 27 de octubre y las opiniones se dividen entre quienes piensan que debería tomar distancia un tiempo de la política nacional y otros que, al contrario no se tendría que alejar en ningún momento y ven a Larreta como el heredero.

Mientras, Alberto F. se toma licencias de campaña como la visita anoche a Evo Morales. No solo el candidato del Frente de Todos mantiene así un porte presidencial y ocupado en temas latinoamericanos, también se oxigena de la campaña al tomar algo de distancia durante una temporada que parece inoportunamente extensa hasta el cuarto oscuro, a la vez que los sondeos le cofirman que mantendrá las chances de las PASO.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario