Edición Impresa

"Las correcciones del Gobierno generarán un efecto rebote y saldremos fortalecidos"

Nicolás Tejerina es cofundador y CEO de Navent, empresa que en la Argentina es dueña de Bumeran, Zonajobs, Zonaprop y Universia, entre otras. "Las inmobiliarias siguen traccionando el 90% de las propiedades", asegura el empresario.

Pertenece a la nueva generación de empresarios, los constructores del futuro en la Argentina. Esa camada sub 50 que, sin negar la realidad, siguen adelante, innovando, produciendo, muchas veces resignando rentabilidad para mantenerse competitivos en contextos adversos. Híper tecnológico, padre de tres hijas (Renata, Simona e Ignacia), viajero casi por naturaleza, Nicolás Tejerina es hoy el número uno de Navent, el grupo de clasificados online más grande de Latinoamérica, con presencia en Argentina, Chile, Brasil, México, Perú, Ecuador, Venezuela y Panamá. Dueño de ZonaProp, ZonaJobs, Bumeran y Hiring Room, entre otras marcas.

Líder nato y gran motivador, Tejerina supo agregarle valor, a través de la tecnología, a dos necesidades claves en la vida de cualquier persona: buscar un empleo y conseguir un hogar. Su visión del negocio le permitió replicar con inmuebles lo que antes hizo con empleos (trabajó durante 10 años en Bumeran): atrajo inversores, regionalizó la empresa que hoy tiene presencia en 9 países, a través de 25 oficinas, empleando 850 personas. Cada una de sus marcas es número 1 o 2 en cada país en el que opera.

De padre diplomático, Tejerina transitó gran parte de su infancia arriba de un avión. Vivió en Siria, Italia, España, Jamaica, Cuba, Dinamarca. “Todo eso me moldeó adaptarme al cambio, aceptar el contexto en el cual estaba. A veces el contraste era enorme. En Siria, por ejemplo, vos llegabas a decir algo malo del Gobierno y te cortaron la luz en la embajada”, recuerda.

Periodista: ¿Cuándo y cómo fue el regreso a la Argentina

Nicolás Tejerina: Volví a los 16 años. El regreso fue bastante traumático. Yo venía de un colegio americano mixto y terminé en un colegio católico de varones. Promediaba 1989, el contexto político no era el ideal, recuerdo que nos cortaban la luz a cada rato. Ni siquiera en Siria nos pasaba eso. Para mí fue un shock. Fue todo aprendizaje y adaptación.

P.: ¿Tu formación académica tiene que ver con un mandato familiar?

N.T.: Sin dudas. Me metí en la facultad pensando que iba a seguir la carrera de mi padre en la función pública, quería ingresar a cancillería para ser diplomático de carrera. Me gradué en Relaciones Internacionales en la Di Tella. Trabajé un año en el Ministerio de Economía y mientras estudiaba me di cuenta que eso no me resultaba atractivo. Sentía que la estructura piramidal o la burocracia que había era enorme, que lo que podía aportar era muy poco. Después trabajé un año en consultoría. Entré entusiasmado. El primer día mi jefe me miró y me dijo: “que elegante te viniste, sacate el saco que vas a hacer fotocopias”. Me pasé todo el día fotocopiando.

P.: ¿Cómo te cruzaste con el mundo de internet?

N.T.: De casualidad. Yo no sabía bien que quería ser, estaba desocupado. Me fui a un viaje con amigos a Nueva York y en ese momento empieza a surgir todo el boom de internet y enseguida intuí que algo importante se estaba gestando. Cuando volvimos de Estados Unidos empezamos a juntarnos los fines de semana a esbozar ideas para un proyecto de internet. No queríamos nada que tuviera que tener stock de materiales, almacenamiento de cosas. Nada que implicara logística ni capital intensivo. Al final no salió nada porque todos mis amigos tenían buenos trabajos y nadie quiso arriesgar. Lo bueno de todo eso es que hice contacto con los socios originales de Bumeran y desembarqué allí en el 99.

P.: ¿Qué oportunidades viste en Bumeran en ese momento?

N.T.: Vi dos cosas importantes. Por u lado, quería estar sí o sí vinculado al negocio de internet y la tecnología, porque pensaba que eso iba a cambiar el mundo. Estaba convencido de que iba a ser una industria en auge y los que estuvieran en esa industria iban a llevarse grandes beneficios. Me resultaba un lugar con potencial. Por otro lado, en ese momento me atraía la problemática de trabajo. Mi primer empleo lo conseguí después de 6 meses de estar desocupado, fue una experiencia traumática porque yo venía acostumbrado a que todo se diera medianamente fácil en mi vida. Venía de distintos países, hablaba varios idiomas, me recibí en la Di Tella con un muy buen promedio y dije “la vida es fácil”. Pasé por el proceso lógico de tirar currículum donde la decisión más importante era qué tipo de papel usar, qué fuente, etc. Ahí fue cuando sentí cierta empatía en esto de buscar trabajo y por esos dos factores decidí unirme al proyecto de Bumeran.

P.: ¿Cómo era la Argentina digital en aquella época?

N.T.: La penetración de internet estaba en un digito, muy baja. En el 99 fue el boom de las puntocom. Más del 50% de los emprendimientos de toda América Latina salían de la Argentina, había mucha inversión. Recuerdo que todos los días había una fiesta de lanzamiento. Pero le estabas hablando a un público que no tenía acceso a internet. Por eso creo que Bumeran resolvió parte de esos problemas. Primero, no le pedíamos a los usuarios que pusieran una tarjeta de crédito, porque el servicio es totalmente gratis para buscar empleo, y a las empresas le mandabas una factura que entraba en el circuito administrativo habitual. Pero existía un problema y era que la gente no está acostumbrada, seguían operando con las consultoras, con el papel. Hasta que hubo un cambio de switch que llegó de la mano de algunas empresas pioneras.

P.: ¿Qué empresas?

N.T.: La que venían replicando prácticas de Europa, Japón y Estados Unidos, las más innovadoras. El más innovador en ese momento era un Unilever, que estuvo dispuesto a digitalizar sus procesos de reclutamiento.

P.: El boom de internet en la Argentina fue previo a la gran crisis de 2001.

N.T.: Exacto. En ese momento se viene el gran quiebre, se dispara el desempleo al 25% y lo que empieza a suceder es que, primero, nadie quería hablar de empleo en ese contexto. Pero una vez que se estabilizó la situación, las empresas tuvieron que reponer sus empleados y deciden con poco presupuesto volcar tecnología para ser más eficientes. En ese momento tomamos envión.

P.: ¿Que servicios ofrecía hace 20 años atrás?

N.T.: Básicamente que las empresas tercerizan sus datos con nosotros, y eso era algo inaudito porque tenía miedo de que le robemos los datos. Hasta que entendieron el concepto y comenzamos a crecer. Ese fue el principio. Cuando Terra compra la mayoría del paquete accionario cruzamos el desierto. Si eso no hubiese ocurrido seguramente no estuviésemos acá, hubiera sido otra la historia. Fue un antes y después. Ya no había suficiente volumen de negocio para sostener las inversiones y la cantidad de personas. Recuerdo que a los solteros nos pagaban el sueldo de a poquito, nos preguntaban cuánto necesitábamos, había un problema serio de caja. A pesar de eso nadie renunciaba, había una pasión muy grande por lo que se hacía. Todos teníamos esa sensación de que estábamos cambiando el mundo. Ese grado de irracionalidad es lo que permite conquistar grandes logros.

P.: ¿Cómo fue que compraron la compañía a Terra?

N.T.: En el 2002, 2003 los dueños no querían invertir más en el negocio y ahí fue que junto con mi socio (Alejandro Navarro), decidimos comprar la compañía. Pagamos 1 euro y nos hicimos cargo del riesgo. Eso incluía que cuando le comunicaremos a la gente que ya no éramos terra sino nosotros, hubiese una fuga generalizada. Pero la gente respondió muy bien porque conocía nuestro compromiso. Tuvimos una etapa donde hubo que comunicar que nosotros éramos una compañía de clasificados y no éramos una empresa de recursos humanos. Somos una empresa tecnológica que le da una solución a una determinada industria.

P.: ¿No quedaba claro el modelo de negocio?

N.T.: No. Y nuestro negocio es muy sencillo: cuantos más empresas publiquen en nuestros portales más dinero hacemos. Y hubo dos o tres años donde tuvimos que repetir sistemáticamente este concepto. Entonces nos fuimos focalizando más y más en ser el mercado de clasificados en los distintos países que operamos. Fue una etapa divertida pero compleja. En 2007 aterriza el fondo norteamericano Tiger Global. En ese momento tuve la oportunidad de venderle a un diario todo el negocio y salirme pero opté por seguir apostando por el proyecto, entendiendo que con recursos nos iba a ir bien. Con este fondo hasta el 2009 compramos una compañía en Ecuador, otra en Panamá, abrimos oficinas en Perú y en Colombia.

P.: ¿Cuándo fue que empezaron a ver el negocio de clasificados de inmuebles?

N.T.: En esa época. Empezamos a mirar clasificados de autos y de inmuebles y el que más me gustó fue el de inmuebles, porque lo veíamos más cercano al nuestro conceptualmente. En el 2009 constituimos Navent. El mismo fondo norteamericano invierte 60 millones de dólares para que nosotros administremos y salgamos a comprar compañías de inmuebles o de clasificados o empezarlas de cero. Así llegamos a Brasil, México, Perú, Ecuador. En el 2012 se suma el fondo Riverwood. Con ellos seguimos invirtiendo y comprando las participaciones minoritarias que nos iban quedando en las distintas compañías.

P.: Tenían un abanico interesante en la región pero nada en la Argentina. ¿Cuando aparece en el radar Zonaprop?

N.T.: En 2015 compramos los activos de La Nación Digital, que en la Argentina era Zonaprop y Zonajobs.

P.: ¿Todas las marcas de Navent operan bajo un mismo paraguas tecnológico?

N.T.: Al principio, no. Fue complejo. Hoy sí. Hemos comprado hasta la fecha aproximadamente 18 marcas y todas operan bajo un mismo paraguas tecnológico.

P.: ¿Cuales son los números de Navent?

N.T.: Hasta la fecha, en 20 años, hemos levantado más o menos 150 millones de dólares de capital y hemos utilizado aproximadamente dos tercios de ese dinero para comprar compañías, y sólo un tercio para fondear las necesidades del negocio.

P.: ¿Cómo se compite contra monstruos como Ebay, O Globo, Mercado Libre y Naspers, entre otras compañías fuertes que operan de la región?

N.T.: Es duro. Y yo quiero ser el lugar de referencia para que cualquiera que busque un trabajo un inmueble venga a nosotros. Hay una alta competencia.

P.: La tecnología avanza en forma vertiginosa. ¿Eso lo obliga a replantear objetivos de negocio permanentemente?

N.T.: Sí. Y en contextos macro adversos como el actual es necesario buscar estrategias para estimular el crecimiento.

P.: ¿Cuál es la fórmula para reaccionar en un contexto como el actual?

N.T.: Tenés dos maneras, hay empresas que no se pueden dar el lujo de pensar en invertir y lo que están tratando es de sobrevivir o resguardar sus márgenes. Y hay otras que aprovechan para sacrificar ciertos márgenes e invertir más para cuando la macro rebote. Acá la macro va a rebotar y nosotros vamos s salir mucho más fortalecidos.

N.T.: ¿Donde invirtieron últimamente?

T.: En el rubro de empleos lanzamos Selecta. Es un servicio de consultora de recursos humanos pero a un precio muy accesible. Es una especie de Uber en recursos humanos. Trabajamos con varias consultoras freelancers que hacen un proceso más sencillo. Ellos hacen el filtro grueso y mandan una cantidad limitada de personas que reúnen cierto perfil. También hemos lanzado hace 20 días Moba, que es un servicio para búsqueda de empleos para personas que no tienen currículum. En esos segmentos todavía no hay tecnología y la gente tiene que hacer dos o tres cuadras de cola para entregar el CV. Si estamos contentos con los resultados preliminares, esta va a ser una de nuestras grandes iniciativas para 2019. En cuanto hay inmuebles compramos tokkobroker.com. También hemos comprado una compañía en Brasil y otra en México, porque queremos profundizar las relaciones con las inmobiliarias. Las inmobiliarias son nuestros socios estratégicos. A medida que la inmobiliaria vende, gana más dinero por comisión y lo invierte con nosotros. Hoy las inmobiliarias siguen tracccionando el 90% de los inmuebles.

P.: ¿Qué se viene en términos de Inteligencia artificial y Big Data en RR.HH y bienes raíces?

N.T.: En empleo lo que se viene es aplicar la tecnología de manera tal de mejorar el proceso de selección de currículums. Si se pudiera inferir qué datos hace más exitoso a un candidato que a otros, me facilitaría mucho el proceso de elección.

N.T.: ¿Es grande el grado de falla en la selección de personal?

T.: Estadísticamente es enorme. El proceso de la entrevista ayuda a pronosticar sólo el 17% de las veces si alguien va a ser productivo o no, independientemente de cuán profesional sea el entrevistador. Y tiene poca efectividad porque somos todos subjetivos y hay que aceptar que todos tenemos nuestras preferencias. Creo que alguien toma la decisión de contratar a una persona a los 10 segundos. En este campo hay mucho por mejorar.

P.: ¿Y en inmuebles?

N.T.: En inmuebles hay un problema de información. Hoy todo Navent tendrá 4 millones de propiedades. A un promedio de 10 fotos, son 40 millones de imágenes. La Argentina tiene un 10% de ese volumen. La inteligencia va ayudar mucho a mejorar los filtros. Ya no sirve filtrar por dos o tres ambientes, hoy la gente prefiere que les filtres por piletas, por cocina, por baños. Hay que hablar en un idioma que sea simple. Eventualmente también nos gustaría ayudar a la inmobiliarias a setear un valor más objetivo de la propiedad.

P.: ¿Es importante la publicación de las fotos en el mercado de compra-venta de propiedades?

N.T.: Es vital. Nosotros tenemos comprobados, por ejemplo, que si tu primera foto es un baño la gente que linkea es mucho menor que si mostras el comedor. Si vos en el texto publicás que tenés pileta y no ponés la foto, tenés menos chance. Hay que ser estratega a la hora de mostrar lo que estás vendiendo. Hay gente que quiere vender una casa de 700 mil dólares y no es capaz de invertir en un fotógrafo profesional para que saque las fotos de la propiedad.

P.: ¿Esto les afecta ustedes?

N.T.: Exacto. Por dos motivos. Porque la inmobiliaria no vende el inmueble porque se muestra muy feo y además tengo contenido de pésima calidad...

P.: El mercado de bienes raíces el año pasado fue uno de los impulsores de la economía. ¿Cómo está hoy?

N.T.: El 2017 fue magnífico y hasta abril y mayo hubo récord histórico de transacciones. En gran parte por los créditos hipotecarios. Las inmobiliarias venían creciendo a una tasa del 50%. Esto se planchó completamente. El año pasado en zonaprop entraban por mes tres millones de personas. De esa gente el 60% buscaba para comprar una propiedad y el 40% para alquiler, hoy se dio vuelta. Los últimos meses han sido muy malos, las transacciones inmobiliarias se han caído entre un 30% y 40%. Un país que no tiene crédito hipotecario no funciona. La Argentina tiene apenas 1% o 2% de su PBI de hipotecas. Si no se recupera el crédito el mercado va a seguir moviéndose en un contexto de alquileres, no hay vuelta atrás.

P.: ¿Hay oportunidades en Real Estate en el mercado local?

N.T.: La compra de terrenos, porque ahora construir es más barato por el impacto de la devaluación.

P.: ¿La gente está resignando precio?

N.T.: En el segmento Premium no. Los dueños prefieren aguantar la mala, antes que vender barato. En otros segmentos sí se están viendo ajustes de entre un 7% y un 10% en dólares. Hoy se están vendiendo unidades chicas, todo cash. Fundamentalmente gente que tiene dólares resguardados y ven ahora una oportunidad.

P.: El ladrillo dejó de ser un negocio...

N.T.: No sé si podría asegurar eso. Sí creo que en la Argentina asociamos mucho la propiedad a un resguardo de valor. Ya no miramos tanto el negocio.

P.: ¿Cómo ves el empleo en la Argentina?

N.T.: Hay sectores que son muy dinámicos como por ejemplo el de la tecnología, que vuela. Cada vez más la Argentina es exportadora neta de servicios tecnológicos. Hay compañías en el país que ya han dolarizado sus empleados de tecnología. Y hay mano de obra calificada competitiva que puede trabajar en cualquier lado del mundo.

P.: ¿El sector más complicado?

N.T.: Consumo masivo. No sé qué va a pasar con este sector en 2019.

P.: ¿Cuál es el secreto para mantenerse competitivos en un contexto recesivo?

N.T.: Resignar rentabilidad. Y pensar en el largo plazo.

P.: ¿Su padre vive?

N.T.: No, ambos fallecieron...

P.: ¿Vivieron su proceso?.

N.T.: Sí. Mi padre vio todo mi proceso pera nunca lo entendió. No entendía de qué se trataba. Sí entendía que era un negocio que competía contra las diarios. En su momento, los dueños de la que los clasificados en la Argentina eran La Nación y Clarín. Los clasificados representaban dos tercios de los ingresos de un diario.

P.: ¿Qué valores te dejó tu padre?

N.T.: La recuerdo como una persona muy divertida, nos hacía reír mucho. Siempre le encontraba el lado positivo a todo. En el fondo el viejo tenía que vendernos que mudarnos, por ejemplo, a Siria, era lo mejor que nos podía pasar. Era un motivador nato.

P.: ¿Votaste a este Gobierno?

N.T.: Sí. Y tengo esperanzas de que corrija el rumbo. La gran materia pendiente que tiene este Gobierno es comunicar lo que se hizo bien. Muchas cosas se han hecho bien y no se han comunicado como corresponde. Lo único que llegan son las malas noticias. Aunque a veces dudo de que sea un problema de comunicación o es que las noticias malas tapan las cosas buenas que se están haciendo.

P.: ¿Volverías a votar a este Gobierno?

N.T.: Sí, volvería a votar a Macri. Hoy no vislumbro una alternativa. Además soy optimista por naturaleza. Crear esto de la nada y contra todos los riesgos no fue fácil. Soy un gran creyente de la Argentina, de nuestra capacidad, de nuestro talento. Estas correcciones del Gobierno generarán un efecto rebote y sin dudas nos recuperemos.

ADN

Nicolás Tejerina es cofundador y CEO de Navent. Previamente se desempeñó en el portal de empleos Bumeran.com durante 10 años, los últimos 5 como CEO.

Antes de ingresar al mundo de internet, Nicolás fue consultor de Negocios en Price Waterhouse. Es graduado en Relaciones Internacionales de la Universidad Torcuato Di Tella.

LÍNEA DE TIEMPO

1999 | Nace Bumeran, un grupo de emprendedores se unen con la idea de fundar la primera empresa de clasificados de empleo online en América Latina.

2000 | Bumeran es adquirida por Terra Lycos. La compañía se mueve rápidamente para establecer operaciones en los principales mercados de Latam: Argentina, Brasil, Chile, México, Venezuela y el mercado hispano de EE.UU. Los logros de la compañía no pasan desapercibidos y Bumeran es adquirida por Terra Lycos.

2003 | El equipo ejecutivo retoma el control de la empresa para poder ejecutar su visión de construir un negocio multinacional líder en internet; mediante una recompra de las acciones de la compañía.

2004 | Navent se convierte en EBITDA positivo. La empresa sigue creciendo, atrayendo la atención de Tiger Global Management, uno de los inversores de internet más respetados.

2007 | Tiger Global toma el control de Bumeran e inyecta más capital en la empresa, lo que le permite realizar varias adquisiciones que duplican la presencia geográfica de la empresa y aumentan la inversión en los mercados centrales. Universobit.com y multitrabajos.com son adquiridos y se lanza Bumeran en Perú. Tiger Global decide extender su alcance al modelo de negocios de los clasificados online de bienes raíces.

2010 | Se establecen las operaciones de bienes raíces con las adquisiciones de: Inmovelweb (Brasil), Inmuebles24 (México), Adondevivir (Perú) y Plusvalía (Ecuador).

2012 | Riverwood se une a Navent. La empresa aumenta su presencia en Brasil al comprar Imoveiscuritiba y solidifica su oferta de producto al adquirir proveedores de CRM y soluciones de software para el mercado de bienes raíces. A fines de 2012 Riverwood se une a Navent como accionista luego de invertir 30 MM de dólares. El nuevo capital se destina a la ampliación de las operaciones de la empresa en la región y a la provisión de flexibilidad financiera para el desarrollo de nuevos productos.

2013 | Navent hace aplicaciones móviles en la región, integra las plataformas técnicas y lanza campañas masivas de marketing para capturar oportunidades de mercado. Además, adquiere el sitio líder en Panamá, CompreoAlquile.com, junto a ConlaLlave.com (Venezuela) y Execuzone.com (Argentina)

2014 | Navent recibe una inversión de 20 MM de dólares por parte de Riverwood Capital, con la que consolida su liderazgo regional. Navent adquiere el mayor portal de empleos en Chile, Laborum.com, de esta manera pasa a ser el número uno en otro país, que se suma a Argentina, Perú, Venezuela, Panamá y Ecuador.

2016 | Navent compra Hiring Room, software de reclutamiento que brinda la solución más completa e intuitiva para gestionar vacantes, anuncios de empleo, candidatos y marca empleadora de forma ágil y simple desde un mismo lugar.

2018 | Navent adquiere Tokko Broker, el CRM Inmobiliario número uno de Argentina y Vive1 uno de los portales líderes en bienes raíces del Ecuador. Ambas adquisiciones ayudarán a Navent a seguir favoreciendo el desarrollo de productos innovadores para el mercado inmobiliario y ofrecer una mejor experiencia a sus usuarios.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario

Lo que se lee ahora