Edición Impresa

Las estrafalarias resoluciones del señor Cuccioli

La medida ha generado presiones sobre contribuyentes y los contadores para acelerar la recolección de datos y así poder cumplir con los requisitos.

Resulta difícil encontrar antecedentes de esto. La AFIP dictó una resolución (RG 4479) por la cual el que presenta su declaración jurada personal hasta el 31 de mayo de 2019, es decir, alrededor de 20 días antes del vencimiento, podrá ahorrar algo de los intereses que la AFIP calcula sobre las cuotas que otorga (solo en algunos casos) para pagar el saldo de deuda de esas declaraciones juradas a partir de su vencimiento.

Cuesta descubrir en qué se puede beneficiar la AFIP recibiendoesas presentaciones electrónicas antes de la fecha, cuando todos los análisis pueden automatizarse. Es decir, los cuellos de botella que podrían producirse los días de vencimientos son exclusivamente de redes de comunicaciones electrónicas o de funcionamiento de sus propios servidores. No hay trabajo físico en las agencias ni colas para presentar formularios.

Sin embargo, esta decisión ya ha provocado presiones sobre los contribuyentes y los contadores para acelerar la recopilación de datos, la determinación de impuestos -entre los cuales el de la renta financiera se liquida por primera vez- y llevar a cabo una carga de datos interminable.

1| FALENCIA DEL PORTAL

Al respecto, la Administración Federal de Ingresos Públicos dice que brinda un “portal integrado” para liquidar Impuesto a las Ganancias, pero eso es falso. La realidad es que el Impuesto a las Ganancias por rentas financieras y venta de inmuebles, llamado impuesto cedular, no está integrado y constituyen un nuevo conjunto de ventanas y carga de datos para realizar por cada presentación, que se agrega a las anteriores de ganancias y de bienes personales.

Hasta el momento, tampoco es cierto que la AFIP ofrezca ya precargada parte de la información que recibió de bancos y agentes de bolsa.

Con lo cual va a ocurrir que un mismo dato, en muchos casos, va a tener que ser cargados manualmente en tres ventanas distintas de la página de la AFIP. Es algo que choca con un principio muy básico (se explica en la primera clase de las materias de sistemas) que consiste en que un dato debe ser ingresado una sola vez y después procesarse cuantas veces sea necesario.

¿Puede ignorar algo tan elemental el titular de la AFIP? ¿Lo pueden ignorar sus funcionarios y consultores externos, que reciben cuantiosas retribuciones por su trabajo? ¿Cuál será la razón para despreciar de tal forma el tiempo de los contribuyentes y sus contadores?

Hace muchos años, cuando la AFIP comenzó a informatizarse con intensidad, estas presentaciones del impuesto a las ganancias y a los bienes personales podían efectuarse mediante transferencia electrónica de datos bajo un diseño de registro estándar. Algo simple que permitía utilizar diversos software expertos para la preparación delaspresentaciones fiscales.

Hoy, en cambio, debe hacerse un enorme e innecesario trabajo de “data entry” en la plataforma de la AFIP, sin posibilidades de transferir los datos automáticamente.

2| TIEMPOS TRIBUTARIOS

Desde los años 90 medimos el tiempo que demanda preparar las declaraciones juradas anuales de ganancias y bienes personales para una persona humana. Los datos son contundentes: para una persona con ganancias similares y patrimonio similar en términos reales, el tiempo que demanda preparar y presentar hoy esas declaraciones supera en un 160 por ciento al tiempo que requería en los años 90.

Ocultando esa realidad, el titular de la AFIP predica que busca introducir “inteligencia artificial” en el trabajo del organismo para hacerlo más eficiente, pero en la práctica hace todo lo contrario: aumenta el gasto, toma más personal y cargar con trabajos adicionales a los contribuyentes y sus contadores.

Grandes discursos, pobres resultados.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario