Opiniones

Las prioridades del Presupuesto 2019

El diseño del Presupuesto con el que contará la economía nacional durante todo un año es una facultad del Poder Ejecutivo, ya que a través del mismo distribuye los recursos estatales, estableciendo sus prioridades y, en consecuencia, determinando los sectores que se verán más favorecidos con dicha decisión.

El desglose de la Ley de Presupuesto 2019 aprobada hace tan solo unos días, deja entrever no sólo el incumplimiento de las promesas de la gestión Cambiemos, sino también el hecho de que los vulnerables serán nuevamente los que deban sacrificarse. Mientras que las exportaciones del sector agropecuario proyectan una meta inflada que arroja un alza del 20,9% y el pago de intereses de deuda un incremento cercano al 50%, se reducirá un 6% en servicios sociales, un 23% en educación y cultura, un 48% en vivienda y urbanismo, un 20% en promoción y asistencia social, un 8% en salud, un 17% en ciencia y técnica y un 20% en agua potable y alcantarillado, entre otras variables.

Además, en este contexto de recesión, las provincias se verán fuertemente perjudicadas ya que las transferencias a las mismas se reducirán un 17.5%, sumado a que se harán cargo de los subsidios al transporte público y a las tarifas eléctricas. Puntualmente, en la Provincia de Buenos Aires -que de por sí tiene un régimen distributivo muy injusto- el Gran Buenos Aires será el área más afectada, considerando que allí reside el 66% de la población provincial y, además, el grueso de sus ingresos proviene de la coparticipación.

Esto puede verse en el hecho de que mientras partidos como Puan, General Guido y Pila contarán con más de 20 mil pesos por habitante, en el conurbano bonaerense sólo el Partido de Malvinas Argentinas supera los 4 mil pesos per cápita. En particular, Lanús recibirá exactamente 1.983 pesos por habitante; lo que, a su vez, es una cifra considerablemente inferior a la de los distritos con intendentes alineados al Gobierno, como Vicente López y San Isidro, los cuales contarán con $3.265 y $3.547, respectivamente.

Esta situación es inadmisible, teniendo en cuenta que de esta manera, los gobiernos locales no sólo deberán sostener sus tareas habituales, sino que, al desentenderse tanto la Nación como la Provincia, deberán responsabilizarse de la atención primaria de la salud, la seguridad pública, el medio ambiente y el desarrollo sostenible, la educación, el fomento a las pymes y la promoción social, como los clubes de barrio. Por tanto, la falta de recursos de los municipios terminará trasladándose a los trabajadores, quienes progresivamente están perdiendo poder adquisitivo.

De esta manera, la actual administración se ha desligado de su función primordial, que es la de garantizar que todas las personas puedan acceder a derechos fundamentales, como la salud y la educación. Así, en beneficio de unos pocos, la aprobación de la Ley de Presupuesto 2019 condena a más y más personas a ubicarse por debajo de la línea de pobreza -condición que ya afecta a tres de cada diez familias-.

Como dijo alguna vez Néstor Kirchner, ajustar sobre los más desprotegidos “es falta de creatividad”. Es hora de que el Gobierno atienda las demandas de una sociedad preocupada por el hambre y el desempleo. Las políticas públicas deben tener como objetivo principal la mejora constante de la calidad de vida de la comunidad mediante la justicia social.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario