Las recientes retenciones a la exportación
égimen de retenciones a la exportación vigente.

La norma rige desde el 4/9/18 (publicación en el BO) y hasta el 31/12/20. Las operaciones de exportación registradas por los operadores antes del 4/9/18 no están incididas por el nuevo régimen, ya que no se prevé su aplicación retroactiva. Así se podría afectar derechos constitucionales, en la práctica se habrían registrado operaciones adelantándose a la vigencia, generándose una clara consecuencia negativa.

En resumen, la nueva norma grava con derechos de exportación a bienes que no estaban gravados y también modifica alícuotas para algunos otros que ya estaban incluidos. En efecto, el Art. 1º de la norma fija un derecho general del 12% (base porcentual) para todas las mercaderías comprendidas en las posiciones arancelarias de la Nomenclatura Común del Mercosur.

A su vez, el Art. 2º establece un tope o limitación al porcentaje antes indicado. En efecto, el derecho de exportación no podrá exceder $ 4 por cada dólar de valor imponible o precio oficial FOB, para las mercaderías incluidas en el Anexo I (producción primaria). Para otras mercaderías (manufacturas) identificadas en las posiciones arancelarias incluidas en el Anexo II, el derecho no podrá exceder de $ 3.

El Art. 4º dispone que, para las mercaderías que ya están gravadas con derechos de exportación, los nuevos derechos deberán adicionarse a los vigentes, por lo que se establece un aumento generalizado de los mismos.

Según el Anexo II, se sustituyen los porcentajes anteriormente vigentes. Para el poroto de soja y aceite y subproductos se fija el 18%. O sea, convergen las retenciones aplicables al poroto de soja con las aplicables a subproductos (aceite y derivados).

En materia de granos se verifica un aumento en las retenciones aplicables al trigo, maíz, sorgo, girasol y cebada, que habían sido excluidas del régimen por el Decreto 133/15, pasando entonces del 0% al 12%.

Para la soja disminuye la alícuota vigente hasta el 31-8-18 del 25.50%, pasando al 18%. Sin embargo, como consecuencia de aplicación del adicional del 12% antes mencionado, la retención queda en el 30%. El nuevo régimen interrumpe entonces la prevista reducción progresiva de las retenciones para la soja.

Las exportaciones de carnes también quedan sujetas al régimen del 12%. Lo mismo ocurre con las harinas y derivados con los topes antes mencionados.Opera como una retención combinada de porcentuales fijos y valor "móvil". En efecto, por un lado queda establecido un porcentual mínimo (por ejemplo para la soja de 18%), que variará según el tipo de cambio vigente al momento de liquidar la operación.

Por lo tanto, a medida que el tipo de cambio aumente y el 12% de dicho valor supere los $ 4, la aplicación del límite tendrá como efecto una tasa efectiva de retención menor.

Para trigo, maíz, girasol y cebada (productos antes no gravados) el razonamiento es idéntico. A que a medida que el tipo de cambio aumenta, la tasa efectiva de retención es menor -aunque en estos casos no partimos de un valor porcentual ya determinado, ya que no existía retención aplicable hasta vigencia del nuevo régimen.

Es así que, para alcanzar la alícuota máxima del 12% que converge a $ 4 por dólar, el tipo de cambio debería estar en un valor de $ 33.34 para productos primarios y de $ 25.00 para el caso de otros productos y manufacturas. Esto parece prácticamente imposible a la luz de los acontecimientos de los últimos días.

Cuestiones económicas y jurídicas

Suele afirmarse que los derechos de exportación generan efectos nocivos sobre la producción primaria y las economías regionales.

Las llamadas retenciones de exportación en realidad son simplemente impuestos a la exportación, o derechos de exportación.(1)

Los derechos de exportación han sido criticados, ya que "de ser mantenidos más allá de un corto plazo, producen serios efectos distorsivos por su impacto sobre la estructura de precios relativos, en el funcionamiento de la economía".(2)

Los mismos no tienen en consideración la distintas zonas geográficas y el rinde que puede obtenerse, lo que repercute en forma diferente en sus rentabilidades.(3) Esto afecta el principio de capacidad contributiva y el de equidad, como acertadamente se ha señalado.(4)

Desde el punto de vista jurídico se ha dicho que estos derechos estarían violando los principios de reserva de ley, igualdad, no confiscatoriedad y seguridad jurídica.(5)

Algunos autores sostienen que las resoluciones ministeriales que crean o modifican derechos de exportación serían inconstitucionales, ya que deberían surgir de una ley base.(6)

En el Fallo "Camaronera Patagónica"(7), la CSJN ratificó que los derechos de exportación son impuestos, y consideró ilegal una resolución del Ministerio de Economía para ciertas retenciones aplicables a productos pesqueros, hasta el momento en que las mismas fueron ratificadas legalmente.

Por otra parte, en general se sostiene que la aplicación de este tipo de gravámenes es regresiva, generando un efecto negativo al recaer indefectiblemente en el precio pagado a la producción primaria y sus subproductos de exportación.

La instrumentación de los derechos de exportación desde 2002 en adelante no fue bien recibida por los productores, aunque su instrumentación podría justificarse en la enorme devaluación y la crisis terminal de esa época.

En 2008 la Res. 125/08 (ME) provocó una grave crisis entre el gobierno y el sector agropecuario. Por esta norma se pretendió la instauración de "retenciones móviles". Luego de múltiples discusiones y conflictos, incluyendo un prolongado paro del campo, finalmente el Decreto 1176/08 dejó sin efecto el sistema propuesto.

El Decreto 793/18 ha sido dictado ratificando de alguna manera la posición del Poder Ejecutivo, respecto a la interpretación de legitimidad de sus facultades para dicho acto. Por lo tanto se insiste en la cuestionable metodología de establecer tributos con una normativa constitucionalmente objetable o, en todo caso de dudosa legitimidad .

Mas allá de ello, toda imposición de retenciones a la exportación genera un importante rechazo en los sectores exportadores, pero son los productores quienes más sufren las consecuencias inmediatas de este tipo de gravamen. En efecto, la imposición es trasladada por los exportadores "hacia atrás" es decir, al precio que pagan a los productores de las mercaderías gravadas.

Esta "malísima" normativa, calificada por el Presidente Macri ante empresarios, debe ser soportada más que nadie por las PYMES agropecuarias, las que en un mercado de competencia perfecta en el que se desarrollan, nunca fijan el precio de sus productos.

La argumentada compensación de mayor precio de los productos primarios por el aumento significativo del tipo de cambio no altera el razonamiento, en todo caso solo atenúa sus efectos. Sin embargo, debe tenerse en cuenta que la enorme mayoría de los insumos de producción tienen precio dolarizado, generando entonces una contrapartida de aumento significativo de tales costos que neutraliza en gran parte el beneficio aparente de la devaluación.

Las retenciones aportan incertidumbre, afectan las decisiones de inversión de los sectores afectados y distorsionan los mercados. En cuanto a la legitimidad o inconstitucionalidad de la norma, su rechazo es evidente y deberá tenerse en cuenta el antecedente del fallo de la CSJN en autos "Camaronera Patagónica SA" que referenciamos.

Los fundamentos de su dictado ameritan su convalidación por el Congreso de la Nación, con la mayor urgencia y celeridad, a los efectos de ratificar con plenitud, la legitimidad que seguramente algunas voces cuestionarán.

(*) Especialista en temas agropecuarios-Socio de "Roda-Consultores"

(1) Conesa, Eduardo. Las retenciones desde el punto de vista macroeconómico. Sup. Esp. La Ley. Abril 2008, 3.

(2) Cuello, Raúl E. Las retenciones a las exportaciones: un mal instrumento de política económica. Sup. Esp. La Ley Abril 2008, 21.

(3) Sáenz. Valiente, Santiago A. Retenciones a las exportaciones de productos primarios y sus derivados. Sáenz Valiente, Santiago A. Sup. Esp. La Ley Abril 2008, 81.

(4) Lascano, Marcelo R. Las retenciones sobre las exportaciones, equidad económica y el principio de la capacidad contributiva. Sup. Esp. La Ley Abril 2008, 29.

(5) Spisso, Rodolfo R. Las retenciones a la exportación y la violación de los principios de reserva de ley, igualdad, no confiscatoriedad y seguridad jurídica. Sup. Esp. La Ley. Abril 2008, 93

(6) Sanabria, Pablo D. en capítulo Derechos de exportación de productos agropecuarios. Libro La actividad agropecuaria. Aspectos Impositivos, comerciales y laborales. (Balán y otros.) 2º edición actualizada y ampliada. Editorial La Ley, 2011, Pág.1018.

(7) Camaronera Patagónica S.A. c. Ministerio de Economía y otros s/amparo. CSJN, 15/04/2014. La Ley Online