Edición Impresa

Las sillas: expresión del arte que trasciende el mobiliario

La muestra está curada por su amigo Edgardo Giménez.

En el Espacio de Arte Calvaresi se exhibe la muestra homenaje a Ricardo Blanco (1940-2017), que cuenta con la curaduría de su gran amigo Edgardo Giménez, con quien la había planeado conjuntamente. Sobre una tarimas especialmente diseñadas por Giménez se encuentran algunas de las 400 sillas (verdadera pasión de Blanco), innovadoras y osadas, que aparecen duplicadas gracias a una pared de espejo. El conjunto despierta curiosidad por el despliegue creativo de las sillas en sí y la teatralidad con la que se muestran, resultado de la conjunción de imaginativos creadores.

Están la silla Twist I (2011) y la Twist II (2013) diseñada con Cristian Mohaded; esta última forma parte de la colección del Museo de Arte Decorativo del Museo del Louvre. Una chaise-longue de 10 patas (1992) llamada Metamorfosis y que remite a Kafka; la silla de la Isla (1999), un homenaje a la Isla Martín García donde vivió en su infancia; la silla Tipográfica, cuyo apoyo trasero es una T, imposible de sentarse en ella.

En 2016 tomó el clásico y famoso sillón B-BKF diseñado por los argentinos Bonet, Kurchan y Ferrari Hardoy en 1938, y lo recreó en una versión laminar y encastrada. Entre las sillas de su autoría se destacan la Plaka (1973), la Tango, un genuino entrecruzamiento de la figura masculina y femenina.

Blanco fue autor de varios libros, entre ellos, “Enfoques sobre el hábitat humano” y “Sillopatía”. En su artículo publicado en 2017 en la Revista “Temas de la Academia de Bellas Artes” con el título “Dimensión estética de lo emocional hoy”, en el que hizo un recorrido por la evolución del diseño, distintas escuelas y sus protagonistas, se lee: “en términos de usuarios, las preferencias por un objeto siempre fueron emocionales y no robóticamente racionales. Es posible que la evaluación de ciertos objetos sea desde lo emocional y eso hace que haya objetos de uso dentro de las instituciones de arte. Los especialistas en procesos mentales opinan que siempre se decide la obtención de un objeto por razones emocionales”.

Reflexiones sobre la práctica del diseño que según Blanco, se inicia con una racionalidad intelectual propia, siguió con las percepciones físicas como orientadoras y culmina con las sensaciones emocionales como validación del Objeto de Uso- Diseño”. Arquitecto y diseñador industrial, Blanco recibió muchas distinciones, entre ellas el Konex de Platino (2002), Lápiz de Plata (1982) al diseñador de muebles, Primer Premio Logo (UTN). Fue Académico de número y presidente de la Academia Nacional de Bellas Artes, participó en la creación y dirección de las carreras de Diseño Industrial así como en la creación de la carrera de postgrado de Diseño de Mobiliario.

Ejerció la docencia en varias Universidades del país, realizó el equipamiento de la Biblioteca Nacional, del Hospital Argerich y Fernández, contribuyó a concretar la Colección de diseño Gráfico e Industrial del Museo de Arte Moderno.

“Dar en el blanco” clausura el 24 de febrero. Se puede visitar con entrada libre y gratuita de lunes a viernes de 11 a 18, sábado de 12 a 18 y domingo de 12 a 17 (Defensa 1136).

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario