Política

Lázzari aclaró que sus dichos son "habituales" entre los jueces y no denunció un delito concreto

El presidente de la Corte Suprema aclaró que sus advertencias ante más de 100 jueces por los casos de "abuso del proceso penal" fueron referencias a expedientes de público conocimiento. "Debatieron cuestiones propias del fuero", indicaron.

El presidente de la Corte Suprema de Justicia de la provincia de Buenos Aires, Eduardo De Lázzari, aclaró que en su reciente advertencia por los casos de “abuso del proceso penal” y “las causas armadas artificialmente”no buscó opinar sobre casos concretos, sino que mencionó investigaciones en marcha y que son de público conocimiento.

Según un comunicado del Tribunal que llegó a la redacción de Ámbito, Lázzari habló de “problemáticas” recurrentes de la Justicia, en un encuentro con más de 100 jueces penales. “Debatieron cuestiones propias del fuero, análoga a las que el Presidente mantiene habitualmente con jueces civiles, laborales, de familia, jueces de paz, camaristas, etc., en donde se analiza la problemática respectiva”, subrayaron.

“En esa oportunidad, entre otras cuestiones, el expositor -por De Lázzari- alertó a los magistrados presentes en torno a lo que denominó ‘abuso del proceso penal’”, destacó el parte de prensa.

Las Corte indicó que su presidente pretendió advertir que en los últimos meses “comenzaban a registrarse situaciones conflictivas en el ámbito provincial, a semejanza de lo que públicamente es conocido en la órbita federal, en donde se está sustanciando una trascendente causa ante el Juzgado Federal de Dolores, con intervención de la Cámara Federal de Apelaciones de Mar del Plata y del Tribunal de Casación Penal”.

El magistrado platense planteó su preocupación por situaciones similares a las que investiga Alejo Ramos Padilla, tras la detención de Marcelo D’Alessio. “No particularizó los casos registrados en sede provincial por la reserva que impone el estado de las respectivas actuaciones”, aclararon desde el tribunal bonaerense.

Al mismo tiempo, agregaron que ante “expresiones que ligeramente califican su actitud, deja constancia ahora que entre otras situaciones estaba haciendo referencia al caso del Fiscal de Mercedes imputado de brindar ilegalmente información a un procesado, lo que ha motivado su suspensión por la Suprema Corte y su juzgamiento en sede penal”.

Lázzari se refirió a Juan Ignacio Bidone, actualmente suspendido en su cargo y procesado por asociación ilícita, quien filtraba información a la red de espionaje ilegal y extorsión que busca dilucidar el juez de Dolores. Según admitió el propio Bidone, como fiscal brindó información sensible al falso abogado detenido D’Alessio, creyendo que era agente de la DEA con destacados contactos con el poder político de turno.

Por último, el magistrado provincial incluyó en sus gravísimas advertencias “el caso de un Agente Fiscal al que se le atribuye el armado de una causa, con testigos falsos y la colaboración de abogados, cuyo juzgamiento por el Tribunal de Enjuiciamiento de Magistrados tiene fecha de debate oral para el próximo 26 de agosto”.

El comunicado con las aclaraciones de Lázzari fue difundido luego que la gobernadora María Eugenia Vidal enviara un fuerte mensaje a la Justicia de la provincia. "Cuando uno es responsable de un poder y sabe que hay un delito está obligado a denunciarlo, si no uno es cómplice y es un delito. Si el presidente de la Suprema Corte cree que hay causas armadas o persecuciones está obligado a denunciarlo. Uno tiene que ser consecuente con lo que dice en la acción judicial", enfatizó la mandataria.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario