Economía

Ledesma cerró fábrica de papel en San Luis

La planta tenía 70 empleados y había sido comprada por el grupo hace 11 años. Su especialidad eran los papeles encapados para revistas y libros.

El grupo agroindustrial Ledesma concretó ayer el cierre de su fábrica de papel encapado que funcionaba en la provincia de San Luis. La medida fue consecuencia de la caída de ventas que venía afectando su producción desde hacía varios meses.

La planta fabricaba papel desde hace 30 años en el parque industrial norte de la capital provincial y contaba actualmente con un plantel de 70 trabajadores. Su primer propietario fue la firma Della Penna. Luego se fusionó con Brillapel y desde hace 11 años pasó a manos de Ledesma.

La planta está radicada en la ciudad puntana de Villa Mercedes. Fabrica papeles encapados para la producción de papel ilustración empleado en revistas, folletos, libros y etiquetas. En la misma localidad Ledesma tiene otra planta destinada a la producción de cuadernos, repuestos escolares y papelería comercial, lo que añade otra etapa de valor a la producción de papel.

Ledesma es una compañía agroindustrial que emplea a más de 7.000 personas en el país. Se dedica a la comercialización de azúcar y papel, producidos a partir de la fibra de caña de azúcar. Además, es el principal productor y exportador nacional de naranjas y pomelos, cuenta con un negocio de molienda húmeda de maíz en la provincia de San Luis junto a Cargill, y produce carne y cereales en Buenos Aires y Entre Ríos

Recientemente logró refinanciar su deuda a través de la recompra de obligaciones negociables clase VII por un valor nominal de $350 millones, emitidas a tasa variable y con vencimiento en 2020.

Destinó $324 millones a esta operación, que le permitió ordenar sus pasivos en un contexto de altas tasas de interés. Se trató de una oferta en efectivo y al contado de todas las Obligaciones Negociables en circulación, a un precio equivalente al capital de las Obligaciones Negociables de cada tenedor más intereses devengados hasta la fecha anterior a la de efectivo pago.

La recompra fue pagada con fondos por u$s90 millones obtenidos del financiamiento otorgado en el mes de agosto pasado por las entidades financieras FMO y Rabobank.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario