Ambito Nacional

Lento avance de transición en capitales que perdió la UCR

El foco está puesto en las finanzas municipales. Se trata de las ciudades de Córdoba, Paraná y Santa Rosa, que pasarán a manos del peronismo, y de Santa Fe, donde ganó el frente que lidera el socialismo.

A la sombra de las transiciones a gobernador en Santa Fe y Tierra del Fuego -las únicas provincias donde hasta ahora habrá cambio de signo político-, esos procesos avanzan con lentitud -con foco en las finanzas municipales, y en algunos casos sólo aún con contactos informales- en las cuatro capitales que perdió ruidosamente el radicalismo, y que desembocarán en el traspaso del poder en diciembre a tres intendentes peronistas y a uno de un frente liderado por el socialismo.

El segundo semestre encuentra en ese presente a las ciudades de Córdoba -la segunda del país-, Santa Fe, Paraná y Santa Rosa, como consecuencia del duro balance que le dejó a la Casa Rosada el desdoblado calendario electoral en las provincias.

En tres de esos cuatro casos se gestará además otro giro, que a priori agilizaría gestiones en materia de fondos y obras: a diferencia del escenario actual, terminarán alineándose políticamente desde el último mes del año con el poder provincial -con sello PJ- las capitales de Córdoba (Martín Llaryora con Juan Schiaretti), Entre Ríos (Adán Bahl con Gustavo Bordet) y La Pampa (Luciano Di Nápoli con Sergio Ziliotto). La de Santa Fe seguirá, en cambio, con distinto signo (el socialista Emilio Jatón con el justicialista Omar Perotti). Veamos:

En la ciudad de Santa Fe, el radical José Corral (Cambiemos) traspasará el mando a Jatón (Frente Progresista Cívico y Social) tras la derrota de Albor Cantard el 16 de junio. El intendente saliente acumula dos mandatos consecutivos y cayó en la pelea por la gobernación, en la que se impuso Perotti, con el socialista Antonio Bonfatti en segundo lugar.

Corral y Jatón ya sostuvieron un primer encuentro a principios de mes, aunque no hubo foto oficial de ese cara a cara. “Ya hubo varias conversaciones telefónicas y reuniones incluso, y ya están trabajando los equipos; estamos seguros que será una transición ordenada, prolija y armónica”, dijo Corral. “Somos gente de palabra y vamos a auditar la gestión”, anticipó Jatón.

En paralelo, en la capital cordobesa, el radical Ramón Mestre -quien, como Corral, suma dos mandatos- entregará el poder al diputado nacional y vicegobernador en uso de licencia Llaryora, quien el 12 de mayo se convirtió en el primer peronista, con frente peronista, en ganar en la ciudad desde el retorno de la democracia.

La implosión de Cambiemos terminó sellando las chances de la coalición, que marchó con dos candidatos por separado, Luis Juez y el radical Rodrigo de Loredo, que quedaron en segundo y tercer lugar.

Con miradas diferentes sobre la situación de las finanzas, Mestre (quien a su vez también cayó ante el reelecto Schiaretti, con el ucerreísta Mario Negri en segundo lugar) y Llaryora no arrancaron aún el proceso formal de transición que se iniciará recién entre agosto y septiembre. Será luego de que se concrete la proclamación de Llayrora, y de la mano de la conformación de una comisión de transición.

En Paraná, en tanto, la transición asoma a priori más tensa, ya que se producirá en medio del inicio en septiembre del juicio contra el intendente saliente, el radical Sergio Varisco, por supuestos lazos con el narcotráfico.

Varisco se quedó sin reelección el 9 de junio ante el triunfo del actual vicegobernador, el peronista Bahl, quien ya mostró su preocupación por las finanzas capitalinas, en el marco de -dijo- una “administración caótica” del intendente saliente, “sobre todo en los últimos cinco meses”.

“Tiene la responsabilidad de administrar hasta el 10 de diciembre; esperemos que tomen conciencia de la situación actual y realicen las correcciones necesarias”, arengó, en medio de una transición que hasta ahora arrojó un primer contacto cara a cara (según fuentes municipales), para abrir paso a encuentros de carácter técnico. Y graficó, sin vueltas: “Vamos a arrancar 200 metros bajo tierra porque vamos a tener una situación financiera caótica”.

Por de pronto, Bahl ya planea un trabajo conjunto con el gobierno del reelecto peronista Bordet. “Paraná empezará una etapa de trabajo articulado con la provincia y ya estamos avanzando”, destacó.

Por su parte, en Santa Rosa, quien no logró reelegir es otro radical, Leandro Altolaguirre, que tras los comicios del 19 de mayo deberá cederle el poder al camporista Di Nápoli, que marchó con el PJ unido tras ganar la interna del 17-F.

En esta ciudad el proceso de transición está más avanzado: se inició el 7 de junio, cuando Altolaguirre recibió a Di Nápoli en su despacho. “Están programados más encuentros en los meses venideros”, remarcaron desde la municipalidad.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario