Política

Leo Nardini, el candidato más votado del Conurbano: "Siempre fui puente en favor de la unidad del peronismo"

El intendente de Malvinas Argentinas logró un 68,16 por ciento y superó por 44 puntos al ex barón Jesús Cariglino.

El pasado domingo obtuvo el 68,16 por ciento de los votos y se convirtió en el candidato más votado de todo el Conurbano. A los 39 años, Leo Nardini, intendente de Malvinas Argentinas, se posiciona como una figura de gran porte dentro del peronismo bonaerense que acompañará a Axel Kicillof durante los próximos cuatro años de gobierno.

La victoria del jefe comunal de uno de los distritos más populosos de la Provincia (274 mil electores habilitados) tiene como valor agregado haber dejado en el camino por segunda vez consecutiva al ex barón Jesús Cariglino quien, luego de cinco mandatos consecutivos (entre 1995 y 2015), volvió a caer ante el representante del PJ.

Nardini aventajó a su principal contrincante por un 44 por ciento (68 a 24), la misma cantidad de puntos que había logrado en 2015 para ejercer su primer mandato. “Es impresionante cómo fue cambiando para bien la mirada sobre mi gestión y mi persona. Hubo un cambio positivo y pudimos profundizarlo”, asegura el intendente reelecto en diálogo con Ámbito Financiero.

Periodista: En 2016 fue criticado por correligionarios por hablar de que el peronismo necesitaba de la unidad. ¿El tiempo le dio la razón?

Leo Nardini: Desde ese año insistí con la idea unidad. Siempre dije que era con (Sergio) Massa y (Florencio) Randazzo adentro. Esto fue foco de críticas, pero más allá de las diferencias teníamos que tratar de confluir porque se vislumbraba un modelo de ajuste que le iba a hacer daño a la gente. Esto se terminó dando así, pero también nuestra unidad. En ese entonces ya hablaba de la idea de que era con todos, incluso con esa palabra. Por suerte, se terminó dando así. Y hoy, en lo personal, tiene un valor agregado.

P.: ¿Cuál cree que fue y que será su función en esa idea de unidad?

L.N.: Siempre fui un puente en favor de la unidad entre aquellos compañeros que por enojos se diferenciaron. Hoy consolidamos una fuerza que tiene el objetivo de llevar adelante un modelo diferente de país diferente.

P.: ¿Lo sorprendió el crecimiento de Macri?

L.N.: Sí, es meritorio. Tuvieron una estrategia. Hicieron una campaña al estilo peronista. De todo aquello que renegaban. Eligieron 30 ciudades cabecera y fueron a buscar los votos de las fuerzas minoritarias y el voto blando para convertirlo en voto útil. Hasta utilizaron aquello que en 2015 se llamó la campaña del miedo. Hicieron una buena remontada.

Periodista: ¿Cómo queda posicionado en este nuevo escenario político?

Leo Nardini: En Malvinas logramos modificar el eje en la calle. Fue una campaña participativa en la que generamos un cambio sustancial para que no haya violencia. En 2015, terminé mi campaña en el centro de Los Polvorines rodeado y escupido por las fuerzas de choque de Cariglino. Hace unos días, él pudo terminar su campaña como corresponde: caminando por Los Polvorines con sus militantes sin que nadie lo moleste. Ganamos en calidad democrática. Y eso que la campaña que hicieron en las redes sociales fue una cloaca.

P.: ¿Cómo fue gobernar con un color político diferente al del gobierno provincial y nacional?

L.N.: La gente entendió que yo era de un partido político diferente al del gobierno nacional y provincial. Y con los años maduró un montón y nota que hubo discrecionalidad en el reparto de fondos y en el recorte de programas. Nos bancamos la presión de ser atacados por algunos medios y sectores políticos y judiciales por pensar diferente. Hace poco vino la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, y dio a entender que si no ganaba el candidato de ellos, Malvinas se iba a llenar de droga. En definitiva, quiso decir que soy narco. Una locura. La encargada de garantizar la seguridad de los argentinos.

P.: ¿El cambio de gobierno te aseguro mayor posibilidad de trabajo para el municipio?

L.N.: No sé si vamos a tener más obra o un programa más o menos. Pero si puedo concentrarme en el municipio, porque si no tenés abierto dos flancos se hace más difícil.

P.: Cuáles considerás que son los dos o tres puntos clave de tu gestión?

L.N.: La obra pública descentralizada. Empezamos desde la periferia hacia el centro. Sin olvidarnos de ningún lado. Antes se concentraba todo en Los Polvorines por ser cabecera y porque Cariglino era de ahí. Los demás vecinos se sentían discriminados. Otro punto a favor fue la recuperación del espacio público para que la familia pueda disfrutar. Justo sucedió con una crisis económica que le impedía que la gente pueda ir al cine o a un shopping. Ahora tiene la plaza de su barrio tan linda como las que antes elogiaban de otros municipios. Y eso aliviana el bolsillo y oxigena la cabeza. Y tercero que, pese a no contar con ayuda de la provincia, ni de nación, no desfinanciamos el municipio. No lo sobre poblamos de empleados públicos y cuidamos hasta el último centavo. Macri y Vidal no fueron mis enemigos como personas. Había que cambiar el modelo económico que le hacía daño a la gente y se logró.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario