Edición Impresa

Ley de góndolas: desliz de Cambiemos regaló dictamen a oposición

El despacho antimacrista da mayor poder de intervención y propone que la exhibición de un producto no supere el 30% del espacio disponible que comparte con los de similares características y diferente marca. Otro 25% será para pymes, y un 5% adicional para originados por la agricultura indígena.

Tras una trabajosa ley de financiamiento político sancionada la semana pasada, Cambiemos volvió a ser noticia en el Congreso. En esta ocasión, las cuentas que hizo el macrismo de sus diputados, más aparentes compromisos que no hicieron cumplir -o que, en realidad, nunca empujaron-, le regalaron una mínima diferencia a la oposición para dictaminar un polémico proyecto de ley de góndolas con mayor poder de intervención ante las pícaras cadenas de supermercados a la hora de ubicar los productos.

El proyecto estuvo dormido hasta semanas atrás, cuando la diputada y referente de la Coalición Cívica, Elisa Carrió, generó un revuelo con la presentación de una iniciativa que luego fue aprovechada por el antimacrismo para atosigar al oficialismo y pedir, durante semanas, la firma de un dictamen. Ayer fueron despachados dos textos, en el marco de un tema que genera fuertes rispideces en Casa Rosada, que tuvo que hacer silencio ante el “buen comportamiento” del bloque de “Lilita” durante la votación de la ley de financiamiento político.

La tropelía en Cambiemos comenzó a tomar forma minutos después de iniciado el plenario de tres comisiones, que se realizó en el anexo de la cámara baja. Al inicio, un confiado oficialismo dio quórum con varios legisladores. Sin embargo, durante el transcurso del convite, el macrismo activó llamados para acercar diputados ante una eventual definición ajustada que terminó en manos de la oposición.

Una vez consumada esa situación, desde el PRO apuntaron de manera errática al justicialismo, que acompañó el despacho de minoría (oficialismo) a través de Javier David (Salta) y, el de mayoría, tras la estampa del presidente de la comisión de Comercio, Rubén Miranda. “Hubo libertad de acción, tal como pasó en muchas discusiones y en el recinto. Miranda está atravesado por la campaña en Mendoza, ¿qué quieren que haga?”, deslizaron desde el bloque peronista a Ámbito Financiero.

Desde la oposición se establece, según lo firmado ayer, que la exhibición de un producto no supere el 30% del espacio disponible que comparte con productos de similares características y diferente marca. Además, se tendrá que garantizar un 25% del espacio disponible para productos de similares características y diferente marca, para la exhibición de productos producidos por micro y pequeñas empresas nacionales inscriptas en el registro de “Mi PYMES” y/o en el ReNAF; y un 5% adicional para productos originados por la agricultura familiar, campesina o indígena y los sectores de la economía popular.

Por otra parte, los productos de menor precio -conforme la unidad de medida- se encontrarán a una altura equidistante entre el primer y último estante de las góndolas. En locaciones virtuales, deberá garantizarse que las ofertas de menor precio -conforme la unidad de medida- se publiquen en la primera visualización de productos de la categoría en cuestión.

En cuanto a islas de exhibición y exhibidores contiguos a las cajas, se deberán que presentar productos producidos por micros y pequeñas empresas nacionales inscriptas en el registro de “Mi PYMES” y/o en el ReNAF, o los que en el futuro los reemplacen, en un 50%. En el dictamen opositor también se proponen controles estrictos para no demorar el pago a proveedores -60 días- y un código de buenas prácticas para la distribución mayorista y minorista.

Según el dictamen de minoría -que empujó Cambiemos-, se indica que “conforme las posibilidades económicas, en las diferentes categorías de productos integrantes de la Canasta Básica Alimentaria, las cadenas” alcanzadas por la ley asegurarán “la concurrencia de, al menos, tres proveedores diferentes en la misma categoría de productos”. En los establecimientos del comercio minorista o mayorista y con una superficie inferior a los 1.000 metros cuadrados de exhibición de venta, se prometerá la “concurrencia de, al menos, dos proveedores diferentes en la misma categoría de productos”. No estarán alcanzados los productos frescos de carnicería, panificados artesanales, alimentos cocinados, verduras, frutas y especies.

El dolor de cabeza para el oficialismo podría elevarse si la campaña electoral de varias provincias lo permite. Este tema ya cuenta con preferencia para la siguiente sesión -en caso que sea ordinaria- y la oposición intentará empujarlo. No obstante, el paro de la semana próxima, las PASO y definiciones de gobernaciones en diferentes distritos -entre el 2 y 9 de junio- y la cercanía con el cierre de listas nacionales -22 de junio- presentan una dificultad en la oposición. Mientras tanto, Cambiemos esperará e irá a rogarle al PJ “racional” para que incline la balanza hacia su dictamen en el recinto.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario