Edición Impresa

Licitan Letras en pesos atadas al tipo de cambio

El objetivo es cancelar el Bono Dual. Rendirán la devaluación más una tasa del 4,25%.

A prueba y error, el Gobierno está tomando las medidas que considera necesarias para contener la presión cambiaria en los próximos meses, temiendo que el más mínimo error podría complicar la evolución de alguna variable económica y poner en riesgo la reelección en los comicios de octubre. Es por ello que el Ministerio de Hacienda anunció ayer que licitará entre mañana y el jueves cuatro Letras del Tesoro (Letes) atadas a la evolución del tipo de cambio (también conocidas como dollar linked), con vencimiento en septiembre, octubre, noviembre y diciembre.

El Palacio de Hacienda señaló que estas Letes pagarán una tasa en pesos, que estará atada a la evolución del tipo de cambio, más un 4,25%. Los inversores podrán suscribir a estas Letras tanto en pesos como en dólares, pero con la particularidad de que también podrán ingresar con los Bonos de la Nación Argentina en moneda dual, que vencen el próximo 21 de junio. Mateo Reschini, analista de LBO, consideró que “en teoría, la idea es buena porque el Gobierno tendrá que hacer frente en junio a un vencimiento por u$s2.000 millones; esta medida apunta a evitar un efecto Puerta 12 que podría haber eventualmente sobre el tipo de cambio”.

Desde el Palacio de Hacienda anticiparon que por cada u$s1.000 del Bono dual pagará u$s250 de cada una de las cuatro Letes, más un pago en efectivo de los cupones corridos del bono a la fecha de integración (u$s4,15 por cada u$s100) en pesos al valor del tipo de cambio de referencia que comunica el Banco Central. En esta línea, Reschini destacó que “el que decida entrar el encaje va a estirar el pago en cuatro cuotas con una tasa ya definida, pero el mercado todavía tiene ciertas dudas al respecto”. Explicó que “dos de las cuatro quedan en tierra de nadie, considerando que vencerán a principios de noviembre y de diciembre, ya después de las elecciones primarias”.

Por su parte, Marcos Mastrángelo, especialista en finanzas de la UNLP, coincidió con Reschini al señalar que “esta licitación es una suerte de ticket de contención, que sirve para encausar la demanda potencial de divisas, ya que estos títulos se pagan en pesos; aquellos que pagan en moneda extranjera no tienen este problema”. Pero además, sostuvo que “el hecho de que los vencimientos estén pautados para antes del 10 de diciembre le permite al Gobierno seguir reduciendo el costo de financiamiento”. Vale recordar que el oficialismo decidió acortar los plazos de emisión con el fin de mitigar el riesgo electoral, ya que hay cierta preocupación dentro del mercado con lo que hará el Gobierno con los vencimientos de deuda post Macri. El oficialismo confía en este instrumento para contener las presiones, pero habrá que esperar a ver si el mercado lo respalda.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Temas

Dejá tu comentario