Edición Impresa

Litt Woon: "Sin hongos no habría habido vida en nuestro planeta"

Amante del tango, visitante frecuente de Buenos Aires, la escritora traza una bellísima historia de la naturaleza y el arte, de la existencia y la pérdida.

Cinco veces vino a Buenos Aires para bailar tango. Esta vez Long Litt Woon, nacida en Malasia, residente en Noruega, tras casarse con un científico de ese país y recibirse de antropóloga social en la Universidad de Oslo, vino a la Feria del Libro a presentar “La buscadora de setas” (Maeva), un libro bellísimo que, en la línea de la obras de W. G. Sebald, parte del mundo de los hongos para hablar de existencia y pérdida, de naturaleza y arte, de padecer y continuar. Dialogamos con ella.

Periodista: Los hongos que están en platos gourmet, como veneno en policiales, como alucinatorios en viajes esotéricos, a usted le sirvieron para superar un duelo.

Long Litt Woon: Me dieron un viaje exterior, una investigación biológica antropológica, y un viaje interior que permitió superar la inesperada muerte de mi marido. Me ofrecieron un inesperado consuelo. Los hongos despiertan fascinación y temor. Tras una lluvia surgen como una encarnación de la indómita fuerza de la naturaleza. Tienen su propia forma de ser, su voluntad, algo de pagano, aterrador y mágico. Se los usa como afrodisíacos y se los estudia cómo medicina contra el cáncer. Y hay que respetarlos porque pueden ser muy peligrosos. Producen sensaciones placenteras, pero pueden llevar a la alucinación, la paranoia o la muerte. Pero no hay que temer a los hongos sino a la falta de conocimiento. Lo bueno del miedo es que impide cometer tonterías.

P.: Su libro en la edición inglesa se llama “Caminos en el bosque”, título que señala la intención de una búsqueda y remite a Jünger, a Heidegger, a la filosofía.

L.L.W.: El título original era “El sendero del regreso a la vida”. En la edición española y francesa eligieron atraer a los que gustan de los champiñones. Hay un capítulo sobre formas de cocinarlos, otro de su ancestral historia y otro de por qué conviene saber latín. A la vez hablo sobre la pérdida, tanto de un ser amado como de la salud, del trabajo o la vida. Y del viaje al descubrimiento. De la búsqueda que lleva al encuentro y hace que el tiempo se detenga, como en una revelación. Algo inesperado en una asesora de empresas como yo, acostumbrada al vértigo. Los hongos me enseñaron a estar presente en el momento, y a valorarlo. La teoría surgió de la experiencia. Yo era una de las personas que pasaba de largo ante un hongo.

P.: Usted sostiene que sin hongos no habría habido vida en el planeta.

L.L.W.: El papel más importante de los hongos en el ciclo de la vida es reciclarla al descomponer la materia orgánica. Perteneciendo a un reino diferente del animal y el vegetal protegen el ecosistema. Hay un video en YouTube sobre cómo los hongos salvarán al mundo. Ya salvan vidas en medicamentos, como la penicilina.

P.: Ahora, ¿qué va a escribir?

L.L.W.: “Hongos 2”, como las películas de éxito. No, el próximo será diferente, tratará de viajes, pero no como un libro de viajes. Estará la Argentina, un país muy milonguero.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario