Política

Llamada incómoda durante discurso

Si los gestos dicen más que las palabras, al menos distraídos se puede decir que ayer estuvieron Mauricio Macri y Gerardo Morales durante la inauguración de la remodelación del aeropuerto internacional de Jujuy. En el momento en que el Presidente hablaba en el escenario, se lo vio al gobernador atento a su teléfono. No fue todo. “Los escucho, los escucho”, dijo Macri, y en ese mismo instante le sonó el celular, lo tomó para apagar la llamada y comentó: “Generalmente, no lo tengo prendido, pero esta vez...”.

El blooper distendió a los funcionarios -los ministros de Transporte, Guillermo Dietrich, y de Turismo, Gustavo Santos- además de autoridades de Aeropuertos Argentina 2000, quienes se mantuvieron de pie a un costado durante la alocución.

Macri tomó la palabra tras la introducción del gobernador Morales. También habló (ver nota aparte) Martín Eurnekian. A su turno, cuando se cerraba la presentación, fue que el Presidente se refirió a que el turismo “es una rueda gigante que impulsa a crecer” y aseguró que su Gobierno se está ocupando de “llevar alivio a la mesa de los argentinos”. En tono de autocrítica e intentando resaltar el esfuerzo en ese sentido, continuó el discurso.

Entonces Macri remarcó que “sé que muchos sienten que eso no llega a sus bolsillos o a su mesa”. Fue en ese momento que no pudo completar la frase cuando insistió con que “yo los escucho, yo los escucho porque no he parado nunca de recorrer el país. Por esto estoy acá ocupándome de llevar alivio a la mesa de los argentinos”, logró terminar tras el imprevisto que lo incomodó visiblemente, pero que hizo sonreír a los presentes.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario