Edición Impresa

Llegó Barenboim y anunció sus planes hasta 2020 en el Colón

• EL NUEVO CICLO DE CONCIERTOS CON MARTHA ARGERICH Y LA WEST-EASTERN DIVAN ORCHESTRA SE INICIA EL PRÓXIMO SÁBADO.
El músico argentino-israelí anticipó que, dentro de tres años, celebrará en Buenos Aires los 70 de su primer concierto en la ciudad, y que lo mismo hará en 2019 su colega Argerich. Ambos actuarán gratuitamente el sábado en la Plaza del Vaticano.

Entre este sábado y el 7 de agosto, Daniel Barenboim volverá a acaparar la atención del medio local con el Festival que lleva su nombre y que se desarrolla por cuarto año consecutivo en el Teatro Colón, junto a la West-Eastern Divan Orchestra y la pianista Martha Argerich. En rueda de prensa, Barenboim puntualizó ayer que "Argerich se había comprometido a venir durante 3 años", y que esta vez "no tenía muchas ganas de hacerlo, porque estuvo tres años en el verano europeo fuera de Europa. Estoy contento y agradecido de que haya venido, por varias razones: primero porque es Martha Argerich y a mí me encanta tocar con ella, y además porque el concierto que vamos a hacer a 4 manos y 2 pianos es un programa particularmente interesante. El año que viene ella no va a venir, y es el centenario de la muerte de Debussy. Por eso elegimos un programa alrededor del tema Debussy".

Sobre la elección del programa de dúos con Argerich, Barenboim reveló: "Martha tocó muchos años a dos pianos con diferentes partenaires, o sea que una parte del repertorio lo conocía, pero tiene mucha curiosidad. Elegimos las obras conversando y encontrando vínculos. Tiene una calidad extraordinaria, arrebatadora, cuando toca, pero detrás de eso hay una capacidad que no se ve tan claramente de pensamiento. Siempre dice 'No me digas cómo tengo que hacer eso porque no quiero perder la fantasía', pero así es Martha. Ella tiene ideas muy claras y racionales. Parece todo intuición, pero no lo es: no se puede ser músico sólo por intuición, ni sólo a través de un espíritu racional. El que no encuentra la proporción exacta, no puede ser músico. Eso lo aprendí de Nadia Boulanger, que me enseñó que cuando se ve la estructura de una obra hay que saber infundirle emoción, y cuando uno tiene la emoción de la música hay que saber estructurarla".

Los anuncios incluyeron algunas precisiones de Barenboim sobre planes a futuro: "Empezamos en 2014, y dijimos que íbamos a planear 3 años, cosa que hicimos, y después decidimos todos juntos que íbamos a seguir, y planeamos de 2017 a 2020. En 2018 vendrá sólo la Staatskapelle [Berlín], para las funciones y conciertos sinfónicos; en 2019 son los 70 años del primer concierto público de Martha, y eso se puede celebrar sólo en Buenos Aires. En 2020 es lo mismo para mí, porque di mi primer concierto en Buenos Aires el 19 de agosto de 1950, y ese día de 2020 quiero tocar en el Colón".

El maratón comenzará este sábado a las 13.30, con un concierto al aire libre que ambos pianistas darán en la Plaza del Vaticano. Al respecto de este formato, el artista afirmó que "en lo puramente musical no es la mejor situación acústica. Pero la atmósfera es muy especial, tal vez por la proporción que hay, y un sentimiento de comunidad". Por la noche, y el domingo a las 17, Barenboim y Argerich volverán a presentarse a dúo con obras de Wagner y Debussy. El 1 y 2 de agosto, Argerich será solista junto a la West-Eastern Divan. Respecto de este programa, el director explicó: "Martha quería absolutamente tocar el concierto de Shostakovich y yo quería hacer las 'Tres piezas para orquesta' de Berg. Las dos obras solas dan un poco de indigestión: una súper neoclásica y la otra súper moderna. Entonces, pensando cómo unir esos dos mundos, a primera vista separados, pensé en Ravel".

El viernes 4, Barenboim ofrecerá obras de Beethoven junto a su hijo Michael Barenboim y al joven cellista iraní Kian Soltani, en un trío que, según declaró Barenboim, nació en la Argentina el año pasado, y que a partir de allí se conformó como ensamble permanente, con el que en la temporada europea 2017/18 abordará en Berlín la integral de los tríos de Beethoven, junto con obras contemporáneas. Soltani será además el solista en "Don Quijote" de Strauss, que Barenboim dirigirá el 5, 6 y 7 de agosto (estos dos últimos conciertos para el Mozarteum Argentino); el programa de estos tres conciertos incluye además la quinta sinfonía de Chaikovski.

Consultado sobre la clave de su memoria, Barenboim respondió: "Mi papá (Enrique Barenboim)fue mi único maestro, y era muy sistemático, lo llamaban 'El Pibe Sistemita', y lo digo con todo el cariño que merece. Él me enseñó a pensar en una forma con cierta lógica, no sistema, pero sí lógica. La interrelación de todos los elementos. Una de las cosas más interesantes de la música es que está basada en el contrapunto y los contrastes, pero cuando está todo terminado tiene una unión, tiene que volverse uno, en ese sentido es como la religión, que cuantos más contrastes hay tiene que haber una interrelación entre todos los elementos para que se pueda sentir el uno. Cuando uno piensa en la música así y la estudia así, facilita bastante la memoria, que luego con los años se vuelve más flojita."

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario