Edición Impresa

“Llevamos el IVC a los barrios”

• EN ON
El presidente del Instituto porteño, Juan Maquieyra, recibió a Municipios en su despacho. Destacó el trabajo territorial que se realiza para la integración de las villas a la Ciudad de Buenos Aires.

El Instituto de Vivienda de la Ciudad (IVC) lleva adelante la integración de las villas Rodrigo Bueno, La 20, Fraga, El Camino de Sirga, la 1-11-14 y Lamadrid con tres ejes bien definidos: integración habitacional, urbana y socioecómica. "Si uno trabaja esas tres puntas el barrio al final del camino está preparado para entrar al siglo XXI", afirmó Juan Maquieyra, presidente del IVC en diálogo con Municipios.

Con apenas 31 años, Maquieyra es uno de los referentes del oficialismo, e integra como prosecretario la actual mesa ejecutiva del PRO. Nacido en General Pico, La Pampa, tiene una mirada que no se obnubila con las luces de las grandes urbes. Desde la función pública promueve un IVC que esté en la calle porque no le gusta tomar decisiones desde "atrás de un escritorio".

Periodista: ¿Cuál es la situación del déficit habitacional en la Ciudad?

Juan Maquieyra: Tenemos un enfoque que tiene tres lineamientos muy claros para palear el déficit habitacional de la Ciudad de Buenos Aires. El primero es los proyectos de integración de socio-urbana de barrios populares, que se conocen como villas, y estamos trabajando casi con la mitad de la gente que vive en villas para mejorarles la situación. Un segundo componente muy importante es la puesta en valor de los conjuntos habitacionales del IVC en donde viven 100 mil personas, y tenemos que ponerlos en valor y escriturar todas las viviendas. Y el tercer punto muy importante es la promoción del acceso a la vivienda en la clase media vía compra con todos los programas que tenemos de compra y vía alquiler con las mejoras que proponemos. (En la página del IVC vivienda.buenosaires.gob.ar se puede acceder a toda la información de los programas vigentes).

P.: ¿La integración cómo viene evolucionando?

J.M.: Viene evolucionando muy bien. La ciudad de Buenos Aires está trabajando en 8 villas: Rodrigo Bueno, La 20, Fraga, El Camino de Sirga, la 1-11-14 y Lamadrid, son los seis que lidera el IVC, después está el proyecto de integración de la 31 que lidera Diego Fernández, y luego está todo el proyecto de mejora y desarrollo de Ciudad Oculta que lidera Guadalupe Tagliaferri. En todos los casos se está avanzando muy bien. En Rodrigo Bueno, Fraga y La 20 para marzo o abril del año que viene ya vamos a terminar con las viviendas nuevas, mudando todas las familias y también abriendo las calles y llevando la infraestructura a todos los barrios.

P.: ¿Cómo se logra la integración de los barrios a la Ciudad del Siglo XXI?

J.M.: Para integrar un barrio, uno tiene que hacer tres cosas. Primero solucionar el tema habitacional, es decir, que cada familia tenga una vivienda adecuada para vivir. El segundo componente es tener integración urbana, que es no solo tener una casa habitable sino que necesitás un barrio conectado con la Ciudad, y eso quiere decir tener acceso a todos los servicios y al transporte público. Y el tercer punto es que necesitás integración socioeconómica, que en el barrio o cerca haya un centro de salud, una escuela, empresas que puedan tomar trabajadores o capacidad de que los vecinos puedan generar sus emprendimientos. Si uno trabaja esas tres puntas ese barrio al final del camino está integrado y preparado para entrar al siglo XXI.

P.: ¿Cuál es el rol del IVC en este proceso?

J.M.: Lideramos seis de los ocho proyectos. En cada uno de los proyectos generamos una mesa de gestión participativa que involucra a los vecinos y organizaciones del barrio. Todas las decisiones las estamos tomando con los vecinos, saliendo de la visión más tradicional de que define un presidente del IVC desde atrás de un escritorio, llevando a todo el IVC a los barrios.

P.: ¿Cómo impactó la corrida cambiaria en el crédito?

J.M.: El primer componente a ver es la evolución del crédito propiamente dicho. El año pasado en la ciudad de Buenos Aires se escrituraron más de 14 mil casas fruto de préstamos hipotecarios, y en total se escrituran más de 60 mil casas, con mucho crecimiento respecto a 2016. Este año venía creciendo muy bien y se detuvo un poco con el crimbronazo de abril y mayo, y tenemos que ver ahora cómo va a evolucionar. Si la economía retoma una senda de tranquilidad hay razones para pensar que vuelva a crecer.

P.: ¿Qué créditos están promoviendo?

J.M.: Trabajamos en una línea que es Primera Casa Buenos Aires que es un crédito en conjunto con el Banco Ciudad que tiene la tasa más baja de la Argentina y un subsidio para los gastos de escrituración, trabajamos promoviendo el Procrear y el Procrear Buenos Aires que son programas del Gobierno Nacional para la Ciudad, y trabajamos también durante el año pasado y este año con la promoción de los departamentos que se construyeron en el barrio Olímpico y que se están construyendo en Parque Patricios.

P.: ¿Cómo analiza la situación de alquileres?

J.M.: El año pasado votamos una ley que generaba tres cosas. Que la comisión inmobiliaria no la pagaran los inquilinos, que tampoco pagaran la gestoría de informes y que los derechos de propietarios e inquilinos tengan que estar en las páginas de la inmobiliarias, y si esto no se cumplía tenemos un equipo de abogados en el IVC que hace asistencia legal gratuita. El balance de ese avance es muy positivo. Hay algunos temas que todavía tenemos que resolver como por ejemplo la garantía inmobiliaria, o sea el hecho de que a los inquilinos todavía se les pida una garantía en Capital, por eso estamos trabajando en una mesa de alquileres con distintos actores del sistema con el objetivo de generar una propuesta para que haya otras modalidades de garantías. Creo que si mejoramos eso este año en la Ciudad de Buenos Aires va a ser más accesible alquilar.

P.: ¿Cuáles son los objetivos de su gestión?

J.M.: El primero es integrar los seis barrios en los que estamos trabajando. Que cuando llegue el fin de 2019 ya hayamos integrado a Rodrigo Bueno, Fraga, 20, Lamadrid, Carrillo y relocalizado a las familias del Camino de Sirga, en algunos casos vamos a haber terminado y en otro vamos a seguir trabajando, y haber demostrado que en la Ciudad de Buenos Aires podemos vivir todos juntos, que no tenemos que sacar a nadie para tener una ciudad que crezca. Y el otro desafío grande es que la ciudad de Buenos Aires pueda vivir el dueño de una empresa pero también un maestro, un policía y el taxista, y eso tiene que ver con poder promover el acceso a la vivienda de la clase media.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario

Lo que se lee ahora