Espectáculos

Lo mejor de Venecia 2019 ya se vio en los primeros días del festival

"Laundromat", de Steven Soderbergh con Meryl Streep, se ocupa de los Panamá Papers pero sólo enfocado en China y Rusia (y una mención al final a Odrebrecht).

A diferencia del Festival de Cannes, en Venecia (al igual que en Berlín o San Sebastián) el público puede comprar entradas para asistir a cualquier función, incluyendo la Competencia Oficial. Otra gran diferencia es la casi total ausencia de un Mercado de Cine con sus característicos stands, donde los distribuidores adquieren sus films. Y no sólo de las diversas competencias sino también de películas que ya han participado en otros festivales. Lo comparable es la calidad de los films y los nombres de grandes directores e intérpretes, que aquí también desfilan en una alfombra roja.

Dada la competencia de Venecia con el Festival de Toronto, que comienza esta semana, parecería que los programadores de la Mostra prefieren presentar los grandes títulos durante la primera parte. Transcurrida la primera mitad del Festival ya se han visto diez producciones de los nombres más destacados que integran un lote de 21 films en la sección oficial. Los cuatro films norteamericanos programados no han decepcionado y, al menos dos de ellos, “Joker” (“Guasón”) y “Marriage Story”, aparecen como candidatos a algún premio mayor. Un poco más atrás se ubicarían “Ad Astra” (con Brad Pitt) y “Laundromat”.

Hasta ahora lo mejor ha sido “J’Accuse” (“An Officer and a Spy”) de Roman Polanski. Ausente con aviso, la conferencia de prensa contó con la presencia de los interpretes centrales y del productor Alain Goldman quien, en respuesta a la pregunta de una periodista italiana sobre las palabras de Lucrecia Martel, puso paños fríos afirmando que el episodio ya pertenecía al pasado y que esperaba que al menos el resto del jurado juzgue los valores del film. Es interesante señalar que el personaje central de la película no es Dreyfus (Louis Garrel lo interpreta) sino la poco conocida figura del Coronel Picquart. Muy bien caracterizado por Jean Dujardin, es Emmanuelle Seigner, la esposa de Polanski y su amante en el film, quien en parte cubrió la ausencia declarando que es la sexta vez que su marido la dirige. Cuando en 1894 a Dreyfus se lo declaró traidor y se lo envió a la Isla del Diablo, fue Picquart quien inició una investigación que demostró que quien había falsificado su letra, Esterhazy, lo había hecho en una clara maniobra por la condición de judío del acusado. Como se indicó durante la conferencia de prensa, en el extenso reparto hay muchos actores de la Comedie Francaise e incluso algunos conocidos en papeles menores, como Mathieu Amalric y Melvil Poupaud.

La otra película muy destacable de la sección oficial es “La verité” (“The Truth”) de Kore-Eda Hirozaku. A diferencia de sus films anteriores filmados y ambientados en Japón, el director corrió el riesgo, no siempre superado por otros realizadores asiáticos por ejemplo, de trasladar su cámara a Francia. Pero a diferencia de la mayoría de sus producciones, ambientadas en las clases bajas, aquí la trama se traslada a la de una clase acomodada de artistas del espectáculo. Catherine Deneuve logra su mejor interpretación de al menos los diez últimos años de su carrera, como una actriz de cine veterana y algo vanidosa, mientras que Juliette Binoche, casada con un actor norteamericano de segunda (un simpático Ethan Hawke), es su hija y guionista. Hay además un grupo de actrices jóvenes destacables y poco conocidas, como la que interpreta a la hija de Binoche o la que actúa junto a Denueve durante la filmación de su nuevo film. Un seguro éxito comercial y que debería ser bien recibido por la crítica, como ya ha sido el caso en Venecia.

Vale mencionar también a algunos films que podrían calificarse como “políticos”, comenzando por “Laundromat”, lo nuevo de Steven Soderbergh. El título alude a un “lavado” muy particular y más precisamente a los “Panamá Papers”, dividido en varios capítulos. Al inicio se presenta a dos socios (Gary Oldman, Antonio Banderas), cuya actividad comercial es la creación de empresas en paraísos fiscales (Seychelles, Tórtola, Chipre) para facilitar la evasión fiscal. El siguiente episodio tiene a Meryl Streep y su marido, en un paseo por el Niagara con un accidente (naufragio), con consecuencias fatales para el segundo. Ella empezará a gestionar el seguro por la muerte de su esposo para descubrir que la empresa responsable del pago en verdad es solo una “cáscara” (“shell”) vacía. En los siguientes capítulos Soderbergh mostrará que la corrupción es mundial con uno dedicado a Rusia, otro a China y al final una fuerte mención a Odebrecht (la Argentina se salva esta vez). Durante la conferencia de prensa, donde no estuvo Antonio Banderas, Soderbergh calificó su film de “dark comedy” y Streep agregó que el contenido es muy importante y grave.

“Citizen K” del documentalista y ganador del Oscar Alex Gibney se presentó fuera de competición y con la presencia de Mikhail Khodorovsky, al que alude el equívoco título del film. Multimillonario con una fortuna que él mismo (exiliado en Londres) admite supera las centenas millones de dólares, fue liberado después de pasar diez años en Siberia y ser hoy en día un acérrimo enemigo de Putin.

“Seberg” de Benedicta Andrews es una “biopic” de la actriz de “Sin aliento”, cuya relación extramatrimonial con uno de los Black Panthers y el aporte de fondos a estos, motivó las escuchas por parte del FBI. Algunos “clichés” como las escuchas telefónicas e intrusión de sus agentes para colocar micrófonos, se compensan con la buena interpretación de Kristen Stewart, con el mismo peinado y cierto parecido a Jean Seberg. Hay pocas alusiones a los films de ella (al inicio, la filmación de la opera prima “Juana de Arco” de Otto Preminger donde una falla le hizo sufrir quemaduras) y como señaló Kristen el interés era más en la persona que en su obra cinematográfica, lo que parece justificado.

“The Wasp Network” de Olivier Assayas nuevamente tiene al FBI con similares situaciones al film precedente. Pero aquí se trata de la red antiterrorista cubana creada hacia 1990. Muchos intérpretes en general iberoamericanos como Gael García Bernal, Wagner Moura, Leonardo Sbaraglia, Édgar Ramírez, Penélope Cruz y Ana de Armas aportan buenas interpretaciones, aunque en el conjunto el film decepciona, no estando a la altura de obras anteriores de Assayas.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario