Edición Impresa

Lo que se dice en las mesas

• Desayuno financiero mira más allá del bosque. • Millonarios solidarios festejaron sin grieta. ¿Dos que dejaron AEA? Empezó el des-canutaje.• La culpa no es de la tasa a 10 años. Mejor ser cautelosos.

• Si nos miramos el ombligo, nos distraemos con otro capítulo de la novela "Muñeca Brava" de Lilita y Mauri, con el sainete del retroactivo del gas, los dímes y diretes en Comodoro Py, los ecos en el seno de la coalición tras la embestida radical y demás contratiempos domésticos. El dólar hasta ayer impávido, solo sigue en los zócalos de las pantallas televisivas y es tema marginal. Mientras se acentúa el efecto derrame de la recesión sobre los distintos sectores económicos. Pero si miramos un poco más allá hay que estar bien atentos y cautelosos con lo que está pasando afuera. ¿Por qué? Sencillamente porque como advirtiera el economista Miguel Broda en la Reunión Anual de FIEL, el país no está para soportar un tercer shock. Esta fue la principal conclusión recogida en un desayuno entre hombres del mercado en las cercanías de la Cancillería. Donde además se habló del posible adelantamiento de las elecciones en Santa Fe y Córdoba. La duda es si se harán las PASO. Sería una buena señal de ajuste, de la política, si se cancelan. Es cierto que el mes de octubre suele ser el más bajista para Wall Street desde el punto de vista histórico, y en este 2018 está haciendo honor a su fama, pero las recientes bajas no han sorprendido a nadie. En realidad todos se vienen preguntando cómo era posible que el mercado estadounidense siguiera dando muestras de tanta fortaleza ante las subas de las tasas de interés, la contracción del mercado laboral y el encarecimiento del petróleo. Así se ha visto a las manos grandes que estuvieron acumulando papeles todos estos meses, sobre todo tecnológicos, liquidar posiciones.

• Por suerte hubo un poco de relax en el medio de la semana con la celebración de la 5° Cena Solidaria de la Fundación River donde la "grieta" pareció desaparecer, aunque sea por una noche. Allí riverplatenses de todos los ámbitos soslayaron sus diferencias ideológicas y festejaron junto al presidente Rodolfo D'Onofrio y miembros de la Comisión Directiva el accionar la Fundación en diferentes puntos del país. Desde los gobernadores peronistas Alberto Rodríguez Saá (San Luis) y Sergio Casas (La Rioja), empresarios como Alejandro Bulgheroni (PAE) y Jorge Aufiero (Medicus) y gente del mercado como Juan Nápioli (Banco Valores) y obviamente Jorge Brito (h), entre otros, participaron de la gran noche donde el catering del Faena descolló junto a los increíbles vinos de Cuarto Domingo. Entre las mesas más animadas se destacaron la del Banco Ciudad, Quilmes y Alfajores Jorgito. Pero a la hora de la subasta, sin duda, la de Torneos brilló. No solo se llevó el partido para 40 personas en el Monumental sino otras importantes reliquias deportivas. Aunque sin duda los botines del Pitty Martínez y de Nacho Scocco, usados en el último triunfo sobre Boca en la Bombonera, fue el lote más demandado. A los postres en una mesa cercana a la principal lanzaron un dato: la última reunión de AEA parece haber sido bastante tumultuosa y renunciaron dos miembros. Mientras en otra mesa daban cuenta de las primeras señales del Plan Canuto. Ampliaremos.

• En el mundo debaten si las correcciones en Wall Street, que ya impactaron en Europa y Asia, son transitorias o marcan una tendencia. Hay un sesgo a considerar que esto se da en un escenario sólido y por ello creen que se extenderá por lo menos hasta 2019. Ven el final del ciclo en 2020 pero dudan y piden cautela. Se le echa la culpa a la tasa a 10 años y a Trump. Es la excusa oficial. Lo cierto es que la caída de las bolsas se produce después de un largo recorrido de ganancias casi ininterrumpidas que debían ser corregidas. El sólido contexto económico de EE.UU., que ha respaldado los precios de las acciones de este año, está ahora en contra del mismo mercado. Es que el aumento de las tasas alimenta la preocupación de que los mayores costos de endeudamiento erosionarán los márgenes de las compañías y con el mercado laboral en su nivel más fuerte en casi 50 años, las presiones salariales se están filtrando en los costos empresariales. Los inversores temen que una conjunción de mayores costos energéticos y de financiación, junto con menores ventas por lo avanzado del ciclo económico, se traduzca en una sensible revisión a la baja de las previsiones de beneficios. No creen que van a entrar en recesión todavía, la esperan para 2020, sino que prevén que las ganancias reducirán su ritmo de crecimiento. Los más desconfiados dicen que las correcciones no deberían ser aprovechadas para tomar posiciones, sino que los rebotes deberían ser aprovechados para vender. Veremos.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario