Edición Impresa

Lo que se dice en las mesas

La estrella fue brasileña. Menos dudas con AMLO. Argentina en la trastienda, todo en manos de los políticos. Dólar bien.  La "novia" visitó al presidente Macri. AVIRA vs. Hacienda por la exención. La nueva China.  Apetito por los negocios tecno en la región. Portugal, un PIGS, coloca a 10 y 18 años.

Como se preveía, el mundo financiero y económico se mudó al DC por la Asamblea del Fondo. Analistas, financistas, banqueros de inversión, gestores de fondo, políticos, funcionarios y lobistas desembarcaron en la capital norteamericana para tomar el pulso de lo que viene a nivel global y local. A pesar de que el caso argentino es seguido muy de cerca por todos, incluso el Fondo llegó a adjudicarle cierta cuota de responsabilidad en la desaceleración global, la estrella esta vez fue Brasil. El locuaz y carismático ministro de Economía, Paulo Guedes, disertó a sala llena y en todos los encuentros en los que participó hubo gente parada. Un hombre del establishment de Washington asiduo a las reuniones del Fondo comentó que el interés de los fondos y de los bancos se centró en Brasil y México. Con relación al país azteca, se percibió menos pesimismo, quienes habían visitado el DF recientemente vinieron con una visión más positiva, “están mejor”, dijeron y redujeron dudas sobre AMLO (el presi mexicano). Por su parte, Guedes se encargó, con “mucha cancha” y expertise, encantó a sus oyentes (fondos, bancos y aseguradoras). Con decenas de anécdotas y un diagnóstico y mensaje claro fue bajando la incertidumbre sobre Brasil. Hizo hincapié en que tenían un equipo sólido y que tenían “claro lo que hay que hacer”: bajar impuestos y abrir la economía. Explicó que primero la reforma previsional para poder bajar impuestos y así bajar el costo financiero; luego abrir la economía. Todo gradual. Dijo que si armaban un buen modelo, ningún gobierno socialista después lo podría bajar. El espejo, lo hecho por los Chicago boy’s en Chile en los ochenta. Las dudas son la política y en ese sentido explicó que confiaba en que los políticos al ver el nivel de confianza de la gente en Bolsonaro iban a cambiar de posición y acompañar las reformas. Reconoció que habían comenzado mal con el Congreso, pero ya aprendieron y están haciendo las cosas mejor en relación con los legisladores. Esto fue lo más jugoso comentado en Washington entre banqueros y financistas. Sobre Argentina, las dudas se centran en el financiamiento de este año y del próximo y si los líderes políticos entenderán el desafío de definir políticas de largo plazo y las reformas necesarias para hacer un país sustentable. Tienen la sensación de que el programa económico va bien en su objetivo de estabilizar para las elecciones y así tener un puente para con el tiempo volver a los mercados. Ven el dólar en un nivel razonable y todos preguntan cuánto será la dolarización que soporte la economía antes de octubre y cómo reaccionará el Gobierno si se acelera mucho la dolarización. El mensaje oficial fue que la gente ya tiene todos los dólares que quiere. Veremos. Lo que cayó mal fue el dato de inflación del primer trimestre, nadie lo esperaba, pero entienden que hay mecanismos indexatorios que complican. La meta fiscal ven que se cumple aunque no se llegue al déficit cero. Inquieta caída de la recaudación. La inflación la estiman en torno al 32% anual.

En medio de un nutrido almuerzo se comentó ayer la visita a la Casa Rosada del imprevisible Martín Lousteau, ya bautizado en el mercado como “la novia” porque quiere ser “vice” de Macri, de Lavagna y si no pujar por la Jefatura de CABA, despertando y retroalimentando nuevas especulaciones, sobre todo, porque coincidió con la cumbre de los gobernadores de Cambiemos. Bien acompañados por distintos vinos argentinos malbec, en la previa del Malber World Day donde en más de 75 ciudades del mundo celebrarán el día internacional de la cepa argentina por excelencia, los comensales desentrañaban finalmente para quién iba a jugar Lousteau. ¿Pateará el tablero y le disputará a Rodríguez Larreta CABA, quien se sabe en inferioridad de condiciones para esa puja? Un banquero extranjero resolvió el acertijo de la semana pasada: la gente de AVIRA (seguros de vida y retiro) fueron a Economía porque hay un cortocircuito con los técnicos de Hacienda sobre el nuevo beneficio impositivo que se otorgó a los seguros de vida (una mayor exención impositiva). El conflicto es que las aseguradoras sostienen que los seguros de vida que contratan las empresas para sus empleados deberían también ser beneficiados por el mismo monto de exención anual. Desde Hacienda lo ven distinto. Un final abierto, por el impacto en la recaudación. En el mismo lunch un hombre del FMI cercano a la Argentina tiró sobre la mesa quién iba a ser el nuevo China. Para sorpresa de todos, dijo que, según las proyecciones del Fondo, sería Ghana, cuya economía sería la de más rápido crecimiento en el mundo este año. El pronóstico de crecimiento del FMI es del 8,8% para el productor de cacao, oro y petróleo empequeñece la media del 6,6% en una encuesta de Bloomberg.

En otro ágape se sacudió el avispero de los buscadores de financiamiento para los negocios tecnológicos. Es que se supo que el grupo SoftBank lanzó un Fondo de Innovación, el mayor fondo tecnológico de la historia centrado exclusivamente en el mercado latinoamericano de rápido crecimiento de u$s5.000 millones. El equipo que comandará el fondo será Marcelo Claure, el ex JP Morgan André Maciel, otro ex JP Morgan y ex McKinsey, Shu Nyatta, y Paulo Passoni. Allí comentaron también que crece el síndrome FOMO (el miedo a perderse algo, o quedar afuera). Los inversores nerviosos por perderse el rebote, pero preocupados por el crecimiento, han estado continuamente por detrás del mercado, y los datos de flujo muestran que han llegado muy tarde a la fiesta. Veremos. Lo cierto es que el Tesoro de Portugal colocó 600 millones de euros en bonos a 10 años ofreciendo el 1,143%, el interés más bajo desde que existen registros.Según la Agencia de Gestión de la Tesorería y la Deuda Pública de Portugal, la demanda fue 2,28 veces superior a la oferta. También colocó 400 millones de euros a 18 años, con una rentabilidad del 1,896%. ¡Sana envidia!

J.G.H.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario