Edición Impresa

Lo que se dice en las mesas

Que llama la atención del optimismo EMTA. Bausili tuvo, por ahora, un respiro. La fiebre inflacionaria no baja, mejor que Sandleris no se entusiasme.¿"Chicken o pasta" para octubre? Cruje Cambiemos. AmCham fue La Meca porteña. Los amigos suizos. ¿Un pollo de seis patas?

Se intensificaron en las últimas jornadas las visitas y reuniones de fondos e inversores del exterior. Quienes participaron de esos encuentros dejaron trascender un clima de optimismo. ¿Están todos tan comprados?, se preguntó irónicamente un histórico hombre del mercado, muy cercano al primer mandatario y que ya recogió el barrilete, como dicen en la jerga, al referirse cuando se da vuelta la apuesta al “carry trade”. Uno de los encuentros más animados fue el de EMTA-AdCap en el Hilton. La estrella, obvio, era Bausili que sudaba pensando en la licitación de Letes linkeadas. El secretario de Finanzas había recibido la órden que no dejara ni un peso libre en el mercado. Es que entre el Dual y el POMO, en Economía y en el BCRA temblaban pensando que todos esos pesos tendrían destino de dólar. Hasta Sandleris levantó la barrera para que los bancos entraran en estas Letes. Dios pagará. Un economista de un legendario banco de inversión americano le explicaba a interlocutores que esos bonos vencían antes del famoso 22/6, cuando se conozcan los competidores a la presidencia. De ahí el temor de Bausili y Sandleris que festejaron” el dato del IPC de abril. La verdad que mucho para celebrar no hay, entienden en el mercado. Porque si bien dio menos que marzo la economía está con una fiebre de precios de casi 56% anual. A parte quienes leen bien los números advierten que las presiones inflacionarias siguen siendo muy generalizadas: solo 4 de los 12 principales grupos del IPC tuvieron una inflación por debajo del 3% en abril y ninguna por debajo del 1%. Además, en 6 de los 12 grupos del IPC, la inflación anual está por encima del 50% (dos de los cuales están por encima del 60%). Esto refleja la generalización de las presiones inflacionarias. Si hay cierto debate entre los que creen que las últimas medidas intervencionistas moderarán la tasa de inflación y los que creen las presiones cambiarias y la incertidumbre política no darán tregua, por ello advierten que el BCRA debe tener la máxima cautela en la calibración de corto plazo de las tasas de interés. Veremos la muñeca de Sandleris.

En estos días en todo encuentro, a pesar del hartazgo general, empresarios, banqueros, inversores y analistas siguen interrogando a los politicólogos, encuestadores y contactos con la Rosada y con todo el abanico opositor sobre los escenarios posibles. De lo que se habla mucho, según cuentan los habitués a esos encuentros templarios es la interna en Cambiemos que escala de la mano de los radicales sin green card. Dicen que es lo más parecido al final de “Game of Thrones”. Y siguen preguntando si habrá algo más en el menú de octubre además del polarizado “chicken o pasta”. Todos tienen claro que el partido oficial es “dólar-precios o muerte”. Macri no da el partido por perdido mientras Marcos y Durán agitan el estandarte de CFK. Lo cierto es que la gente con estas tasas de inflación tienen cierta amnesia del pasado. Un riesgo para Mauri.

El Summit de AmCham fue el evento del año. Fue todo el espectro político y económico. En los pasillos estuvo muy opinado el efecto MSCI. Unos lobos de Wall Street decían que podía esperarse un efecto negativo en lo inmediato porque a pesar que la cartera de los emergentes es mucho más grande que la de frontera el porcentaje que tendrá Argentina en el índice emergente-frontera es mucho menor al que se esperaba. Esto da lugar a que en términos absolutos la diferencia implicaría unos u$s2.000 a u$s3.000 millones en contra. Otro lobo señalaba que el incremento de la volatilidad en Wall Street es una señal porque con los nuevos tambores de guerra comercial es un cóctel explosivo. Explicó que el índice VIX se disparó un 80% en una semana y escaló a máximos de cuatro meses (casi 21 puntos) por obra y gracia de Trump. A mediados de abril estaba en 11 puntos. Si bien es lógico este movimiento ya que cuando la renta variable cae con fuerza, la volatilidad sube con fuerza, y viceversa, lo que preocupa son sus consecuencias. Pese a todo otro allegado a AmCham comentó la última movida de Warren Buffett que contradiciendo su filosofía de inversión (no invertir en tecnológicas porque no las entiende) destinó u$s900 millones en Amazon. Hablando de apuestas otro financista comentó la multa que Bruselas de aplicó al “cartel”. Se refería a la decisión de la Comisión Europea que multó a Barclays, The Royal Bank of Scotland (RBS), Citigroup, JPMorgan y Mitsubishi UFJ Financial Group (MUFG Bank) con 1.070 millones euros por conformar un cártel en relación con el intercambio de once divisas (el euro, la libra, el yen, el franco suizo, los dólares estadounidense, canadiense, neozelandés y australiano y las coronas danesa, sueca y noruega). Lo más interesante es que hubo un “arrepentido” o más bien un “testigo protegido”, el UBS, quien develó la existencia del cártel y por ende no ha sido multado. Amigos son los amigos. Volviendo al país, un dato de color lo brindó un conocido abogado del sector asegurador que comandó una misión comercial de inversores norteamericanos a Entre Ríos con un éxito insospechado, pensando en el momento actual. Una reconocida multinacional estaba negociando con granjeros polleros entrerrianos el abastecimiento de sus locales, con especial énfasis en las patas de pollo. No había caso, cada vez que un pollero le decía cuánto le podía vender, o más bien qué producción anual le podía garantizar, el americano decía “¡No, no, no, no es suficiente! ¡Necesito más! Ahí un productor entrerriano no se contuvo y le dijo: ¿Qué quiere que tenga pollos de seis patas?

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario