Economía

Lo que se dice en las mesas

 ¡Y dale Bucca, dale, dale Bucca!, cantan los amarillos. Tomar distancia, el 10% dice que decide el voto en el cuarto oscuro. ¿Maratón de ring raje ante del 9/8? Gurúes optimistas dan chance del 65% a Mauri. Asado financiero confían en el BCRA. ¿Boeing le puede aguar la fiesta a Powell y Trump?

La cercanía de las PASO provoca asistencia perfecta en los tradicionales encuentros entre consultores y clientes. Hay un lógico, y creciente, interés por la coyuntura y el panorama electoral. Aunque ya se percibe cierto hartazgo sobre las encuestas. Las alquimias matemáticas de los encuestadores para proyectar escenarios para las Primarias, la primera vuelta y el balotaje desgastan el ánimo y creencia de los agentes económicos. Ni qué decir cada vez que vuelven a escuchar el remanido dogma que “Buenos Aires, es la madre de todas las batallas” electorales. Aunque en este caso, hoy más que nunca, está claro que la suerte del proyecto oficial depende de la suerte de María Eugenia. En tal sentido preocupa que el candidato del tercer espacio (Bucca) está teniendo una muy baja intención de voto (según M&F solo un 2,5%). La apuesta del bunker duranbarbista es que Bucca traccione voto peronista. “Divide y reinarás, Vidal”, es el lema. Lo cierto es que restan 29 días para las PASO. Las apuestas están hechas. Sin embargo, el deadline no es el 11/8 sino el 9/8, el último día de mercado antes de las PASO. Antes de comentar lo que se dice entre bambalinas un dato para tamizar la lluvia de sondeos que se viene: al parecer cerca del 60% de la gente manifiesta ya haber decidido su voto mientras que el 40% restante lo hará en los días previos a la elección, pero un 25% de los indecisos dice que lo hará en el cuarto oscuro. ¡Cómo para guiarse con los sondeos! Lástima que los inversores tienen que tener algo de dónde agarrarse para justificar la toma de decisiones.

Tras el finde largo “El escocés”, conocido gestor local de fondos que días atrás sorprendió en la pantalla chica (¿fue “coacheado”?) estuvo “whatsapeando” con colegas y clientes, sobre todo, del exterior. Lo más rico del intercambio: a esta altura parece que los de afuera tienen más confianza que los locales. Por eso están comprando Letras en pesos. ¡Carry do not sleep! Además desde afuera hay mucho volumen en ADR pero las acciones locales no despiertan. Los más ortodoxos ven que si en las PASO, Fernández le saca 10 puntos a Mauri, desde el 12 de agosto hasta el 28 de octubre el “tole tole” va a ser infernal (suba del dólar y baja de bonos y acciones). El “Escocés” hila más finito y dice tener la sensación que los muchachos de afuera no tolerarían una ventaja superior a 6 puntos y saldrán corriendo. Por eso sigue aconsejando a su círculo íntimo estar líquido para dicha fecha. O sea, grandes chances de “ring raje” antes del 9/8, principalmente para los “carritreidistas”. A lo sumo dice que arriesgaría comprar algo en opciones de acciones de modo de conocer la pérdida de antemano si el mercado pega la vuelta. Hablando de chances, los mejores macroeconomistas locales parecen haber diseñado el escenario base de lo que viene, contemplando un triunfo de Macri en las elecciones presidenciales bajo un nivel de probabilidad de entre 60 y 65%. Cabe señalar que meses atrás esta probabilidad orillaba 45 a 50%.

Asado financiero reunió a varios hombres del mercado en zona norte donde se habló de todo menos de que el BCRA seguirá bajando las tasas. No hay margen.Sí mucha cautela y temor. Por nada del mundo pueden dejar saltar al dólar. Se sabe que vendrán turbulencias pero de no mediar ninguna sorpresa divisoria de aguas en las PASO, el BCRA tiene capacidad para domar una embestida. Es más, una influyente consultora internacional difundió un informe entre clientes y reconoció que había sobreestimado la probable pérdida de reservas del BCRA. Del dólar solo se dijo que se amplió la brecha con la paridad teórica de equilibrio a cerca del 25%. Es un billete de $54. Nadie ve corrida furibunda ni fuerte devaluación. Por lo menos hasta después de octubre. Obvio, las Leliq de postre. Todos imaginando posibles resoluciones: la amigable de un boom de demanda de dinero; una intermedia de canje de bonos con el Tesoro; o la menos amigable, un bono indisponible. Entre los comensales dos recién llegados de Nueva York traían sus novedades. Todos celebran en Wall Street las palabras del presidente de la Fed, Jerome Powell, sobre que harán todo lo posible para que el impulso económico no decaiga. Pero algunos expertos advierten que hay una acción que puede tirar todo por la borda. Se trata de Boeing. Uno de ellos es el conocido gestor de Shard Capital, Bill Blain, que no ocultó su preocupación acerca de que el mercado está subestimando lo mal que podrían estar las cosas en la empresa aeronáutica. En una nota a clientes dijo: “Cuando muestre su mala situación, todo el mercado de acciones será agresivo, provocando dolor en todas las acciones”. Boeing es el componente más grande del Dow, sus acciones han caído 7% desde que el segundo 737 Max se estrelló el 10 de marzo. Si bien esto es bastante estable para una empresa que podría estar en serios problemas debido a una gran cantidad de problemas de demanda (es decir, no vende muchos aviones), regulación, legal (mucha gente va a demandar), efectivo, pérdida de confianza y percepciones crecientes; ocurre que la compañía perdió de vista la seguridad en busca de las ganancias. Se acumulan 737 Max en los aeropuertos. “Boeing está perdiendo dinero construyendo un avión que nadie puede volar. No es una gran estrategia”, escribió Blain quien sentenció que “es probable que el desencadenante de un shock en los mercados sea un “no lo veo”. Algo tan obviamente oculto a simple vista, que nos atrapa completa y dolorosamente en el corto plazo, y en el ruido”.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario