Economía

Lo que se dice en las mesas

El Plan del Gobierno: ¿peregrinar a Luján? Se confirmó el viernes negro y el lunes azabache. La política debate la opción nuclear. Habló Alan. Mucha bronca y enojo en la industria de fondos comunes. Ola de auditorías e investigaciones. Mauri pide más suplementario. Pistas de Wall Street.

Todo atado muy con alfileres. Sin Plan B, pero tampoco Plan A. Sensación de desazón, bronca y cierto hartazgo. Es lo que se percibe tanto en el mercado financiero como en la economía real. Mientras los depositantes siguen su peregrinaje hacia el Camino de Santiago en busca de sus ahorros, detrás de bambalinas la política debate la opción nuclear (¿se pueden adelantar las elecciones?). Por eso el Gobierno se aferra, de cara al relanzamiento de “la campaña”, a su estrategia doble tenaza para llegar a la primera vuelta (27-O) sin sobresaltos financieros ni económicos de rezar a la Virgen para que los depositantes no corran y mantengan sus fondos en el sistema; y, a la vez, cerrar la tranquera, todo lo que sea necesario, o sea, más controles cambiarios. No hay más que eso. Claro que también se descuenta, pese a que emergen cada día nuevas dudas, de que la bondad del FMI, siempre y cuando Donald Trump así lo quiera, volverá a plasmarse vía el envío de los u$s5.400 millones. Hoy, en el mercado, apuestan más a que, si viene, llegarían después de las elecciones. Veremos. Eso sí, Don Lacunza, ya un prócer, que no para de compartir encuentros con colegas para conocer sus opiniones y puntos de vista, cuenta con el desembolso. De lo contrario, no hay duda de que habrá que “agarrarse fuerte de las manos”. Quedan claro algunos artilugios, contabilidad creativa y otras yervas, pero para cerrar el año no solo faltan unos cuantos miles de millones dólares sino también cientos de miles de millones de pesos. ¿Le estarán haciendo el service a la maquinita? Por suerte, el frente externo da algún respiro, gracias a que Trump y Xi bajan los decibeles y vuelen a negociar en octubre. También aflojaron, un poco, las tensiones en Hong Kong y en el Reino Unido. Todo ayudó. Sin embargo, Don Greenspan, a sus 93 años, sigue haciendo interesantes comentarios sobre el mercado. En su opinión, será el comportamiento de la Bolsa lo que determinará si EE.UU. se dirige a una recesión. Explicó que se subestima el efecto riqueza en la economía (la gente se siente más rica y gasta más) y este tipo de movimientos volátiles del mercado de valores tiene un impacto que no cree que se comprenda ni se mida correctamente. “Creo que es importante reconocer que si tenemos un ajuste importante en el mercado de valores, sentiremos que la economía tiene las piernas muy cortas”, alertó.

Los que no están para nada de buen humor son los gestores de los fondos comunes de inversión. Un conocido grupete de hombres de la industria de fondos departían sus peripecias tras el “reperfilamiento” y los controles cambiarios mientras compartían los últimos datos oficiales de depósitos: el lunes cayeron $34.633 millones los plazos fijos privados en pesos y u$s937 millones los argendólares. Así, entre el viernes negro y el lunes pasado los plazos fijos en pesos bajaron $57.483 millones y los argendólares u$s2.055 millones. Según banqueros amigos parece que entre martes y jueves bajó la espuma. Habrá que esperar los números del BCRA. ¿Al final qué pasó en la industria con las contradicciones normativas? Según comentaron estos gestores, cada uno armó su solución. Pero el común denominador “a las puteadas”. Unos dividieron en dos fondos. Otros en tres, con personas físicas, personas jurídicas y jurídicas “reperfiladas”. Claro que otros pagaron a personas físicas de su bolsillo. De todo un poco y mucho enojo por la falta de liquidez para dar salida y por el daño de largo plazo. Ya algunos se lamentan de las millonarias inversiones hechas para las personas físicas. Dicen que la tecnología que compraron no les van a servir de nada. Muy comentadas las revisiones y auditorías de ByMA, que cambia día a día los activos que acepta en garantía. Sobre el café apareció un conocido operador del dólar futuro que aportó el dato que bajó el volumen operado, dado que con “cepo” el futuro cambio ya no cubre igual, por eso bajó tanto. Los que están como locos son los del área de back office con el tema del “reperfilamiento”, y ni hablar de los de cauciones. Se nota falta de experiencia en crisis en algunos funcionarios, dicen los gestores. Por suerte, alguien en el Gobierno parece que leyó el célebre “Lombard Street”, de Walter Bagehot, de 1873, la Biblia del banquero central, que aconseja y prioriza el rol de prestamista de última instancia que ante una crisis “¡poner la plata!”. En el caso argentino, dicen estos lobos del mercado, que además hay que cruzar los dedos. En la industria de fondos hay cierta inquietud porque están mirando en detalle a los ALyC con más volumen. Ampliaremos.

En un asado en zona norte un grupo de financistas ahogaban sus penas ante las fuertes pérdidas. Todos amantes del buen whisky, se refugiaron en esta noble bebida para apaciguar los ánimos. Al respecto se comentó, casi con lamentos, la ida del embajador de Japón, Noriteru Fukushima, quien supo difundir las bondades del whisky japonés. La buena noticia es que su sucesor es un viejo conocido de Argentina, Takhiro Nakamae, quien se desempeñó como consejero en el país hace casi 20 años. Otro que lo va a extrañar es su colega británico, Mark Kent, con quien “pulseaba” por los mejores whiskies. Varios comensales comparten amistad con el presidente Macri y son asiduos habitués a la quinta Los Abrojos. La crisis le pegó fuerte a “Mauro”, como le dicen sus íntimos, que lo vieron en los últimos dos partidos de fútbol muy decaído. Es más, tras llegar tarde al partido del domingo pasado, Los Cardenales, su equipo iba perdiendo y el Presidente pidió más tiempo suplementario... ¡como diez!, lo que generó la ira de los contrarios. Obvio: el referee acató. También aparecieron datos de afuera: “WeWork” parece que reduce hasta los u$s20.000 millones su valoración para su salida a Bolsa, prevista para fin de año. Esto supone un recorte del 46% desde que Softbank, en enero, la tasara en u$s47.000 millones. Se enfriaron las perspectivas para el debut público después de las decepciones de otras ofertas publicas de “Lyft” y “Uber”, mientras que “Match Group”, la dueña de aplicaciones de citas como Tinder, OkCupid o Meetic, cayó casi 5% en el Nasdaq después de que Facebook anunció que ya está disponible en EE.UU. su función de citas, Facebook Dating.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario