Mundo

Londres burla los pronósticos y mantiene su sitial

Londres - Desde el pináculo del rascacielos más grande de la City de Londres, Stuart Lipton maneja una apuesta de 1.200 millones de dólares a que la capital británica seguirá liderando el universo financiero internacional pase lo que pase con el brexit. El desarrollador inmobiliario de 76 años no está solo. Financiado por varios inversores globales, incluida la francesa Axa, su gran apuesta por el distrito financiero de Londres está funcionando por el momento.

Las advertencias cataclísmicas durante el referéndum de 2016 de que Londres perdería su trono financiero si votaba por abandonar la Unión Europea se han mostrado erróneas hasta la fecha. Londres sigue siendo el banquero del mundo, con un tamaño incluso más grande según algunas medidas.

En el año hasta junio, la capital británica atrajo más inversiones inmobiliarias comerciales transfronterizas que cualquier otra ciudad, superó a Nueva York como destino para la inversión en tecnología financiera y aumentó su dominio en el mercado cambiario mundial, cifrado en 6,6 billones de dólares diarios.

Desde que los británicos votaron en favor de abandonar la UE, Reino Unido ha superado a Estados Unidos para convertirse en el mayor centro de swaps de tasas de interés.

Que Londres haya expandido su influencia como centro financiero internacional es uno de los mayores enigmas de la tortuosa crisis por el brexit, que dura ya tres años. Su posición garantiza que Reino Unido mantenga una de sus últimas grandes fichas en la mesa principal de la política mundial justo cuando dice adiós a la UE.

También significa que las empresas de la UE seguirán viniendo a Londres para lograr financiación fuera del bloque tras el brexit, un privilegio que no pierde ante pesos pesados de Wall Street como Goldman Sachs y JP Morgan.

Goldman abrió en julio su nueva sede europea de más de 90.000 metros cuadrados -que incluye salas de lactancia y flores silvestres en el techo-, tres años después del referendo.

Diez altos funcionarios del sector dijeron que el sector de servicios financieros de Londres -muy olvidado por el Gobierno durante las negociaciones del brexit- ha crecido desde 2016 porque no hay un competidor realista en su zona horaria. Y los banqueros de alto nivel están demasiado apegados a su cultura anglosajona, de trabajo duro y juego implacable.

El director ejecutivo de la división británica de uno de los bancos más grandes de Europa dijo que, aunque algunos negocios se trasladarán a la UE, la mayoría de los banqueros de alto nivel serán reacios a abandonar Londres. Según dijo, estudiaría un recorte salarial del 20% para seguir en la ciudad.

“Si usted es un banquero italiano, que se mudó a Londres hace 20 años, y sus hijos van a una escuela privada a la vuelta de la esquina, entonces no se mudará a Fráncfort”, afirmó.

Centro global para el comercio, los préstamos y las inversiones, Londres es el mayor exportador neto de servicios financieros del mundo, y la UE representa una cuarta parte del negocio.

Datos británicos muestran que el número total de personas empleadas en la City entre 2016 y 2018 aumentó en 31.000 en general, aunque la cifra de trabajadores específicos en banca y seguros disminuyó en 3.000 durante el período. No está claro, sin embargo, cuánto de esa caída se debe al brexit y cuánto a nuevas regulaciones o cambios estructurales, como un mayor número de especialistas en tecnología en los bancos mientras se reducen los empleos tradicionales.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario