Mundo

López Obrador defendió su pasividad sobre Venezuela

Ciudad de México - Andrés Manuel López Obrador dijo ayer que su administración no condenará a un gobierno extranjero, en referencia a la decisión de no sumarse a la declaración del Grupo de Lima, que pide a Nicolás Maduro no asumir otro mandato en Venezuela.

“Estamos por el diálogo, eso sin duda, incluso es un principio constitucional de política exterior. Lo que no podemos es condenar a un gobierno extranjero porque es violar el principio de no intervención”, dijo López Obrador en su habitual conferencia de prensa matutina. “Debe entenderse que no es un asunto de simpatías”, insistió.

La semana pasada, los cancilleres del Grupo de Lima, a excepción de México, instaron a Maduro a no asumir un nuevo mandato el 10 de enero y transferir el poder a la Asamblea Nacional, una petición por la que Caracas acusó a sus firmantes de incitar un golpe de Estado en su país.

La reunión fue el debut del gobierno de López Obrador en el Grupo de Lima y su decisión de no firmar el documento marcó una diferencia con la administración de Enrique Peña Nieto (2012-2018), que tenía un papel más activo sobre la situación de Venezuela.

El Grupo de Lima, creado en 2017 -año de protestas contra Maduro que dejaron unos 125 muertos en Venezuela-, está integrado por Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Honduras, México, Panamá, Paraguay, Perú, Guyana y Santa Lucía.

Agencia AFP

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario