Los 300 mayores fondos de pensiones del mundo gestionan u$s 18,1 billones
• SEGÚN DATOS DE THINKING AHEAD INSTITUTE (WILLIS TOWERS WATSON) EL PATRIMONIO DE ESTOS FONDOS CRECIÓ 15,1% EN 2017.
Este monto equivale a 45 veces el PBI argentino. Son la clave de la profundidad de los mercados de capitales locales y su correlato internacional. El top 20 concentra más del 41% del patrimonio.
ás la economía argentina sufre la falta de fuertes inversores institucionales. Los supo tener allá por los noventa con el nacimiento de las AFJP (fondos de pensión). Luego fueron estatizados pero el fondo gubernamental nunca llegó a tener ni un protagonismo como el de los fondos de pensiones ni cumplió su función de darle profundidad al mercado. Las recurrentes crisis financieras y cambiarias, amén de sus detonantes clásicos, los déficits fiscal y de balanza de pagos, ponen así en evidencia la carencia de un mercado de capitales. Cada gobierno, cada ministro clama por el desarrollo del mercado de capitales local pero nadie lo logra concretar. Así se llega ahora a un nuevo episodio de la triste serie histórica de crisis por falta de financiamiento.

Por ello vale la pena observar lo que pasa en el resto del mundo, y en particular, entre los países emergentes. Según datos del Thinking Ahead Institute de firma londinense Willis Towers Watson el patrimonio total de los 300 fondos de pensiones más grandes del mundo aumentó un 15% durante 2017 superando los u$s18 billones. Cabe señalar que estos 300 megafondos de pensiones representan en la actualidad casi un 44% del patrimonio global en fondos de pensiones, que asciende a más de u$s41 billones. Entre los 300 megafondos hay colectivos muy numerosos como funcionarios del gobierno, profesores o empleados de compañías automotrices, financieras o tecnológicas, entre otros. Desde el punto de vista geográfico, Estados Unidos sigue teniendo la mayor cantidad de fondos dentro del top 300 (133), seguido por el Reino Unido (25), Canadá (18), Japón y Australia (ambos con 17). Otro dato a destacar es que los fondos de pensiones públicos representan cerca del 69% del patrimonio total.

Ahora bien, hay una tendencia que parece consolidarse y es la creciente participación de las economías emergentes que muestran ya un porcentaje más que relevante: cuatro de los 20 mayores fondos de pensiones pertenecen a economías emergentes. Por ejemplo, dentro del top 20 el estudio destaca el ingreso del fondo de pensiones indio "Employees' Provident Fund".

La investigación llevada a cabo junto con la publicación especializada Pensions & Investments muestra además que los 20 mayores fondos de pensiones representan el 41,1% del patrimonio del top 300 cuando el año anterior eran el 40,3%. Entre estos vehículos, sobresale la participación de inversores en Estados Unidos, con siete fondos, y Japón, Canadá y Países Bajos, con dos fondos cada país. Al analizar su cartera de inversiones, en un promedio ponderado para los 20 fondos principales, los activos bajo gestión se invierten predominantemente en renta variable (46,3%), seguidos de la renta fija (36,1%), los activos alternativos y dinero en efectivo (17,6%).

Para Roger Urwin, director de Willis Towers Watson,"el mayor número de inversores procedentes de economías emergentes es el reflejo de una tendencia de largo plazo, en la que hemos podido observar un fortalecimiento de sus estructuras de gobierno y la resiliencia de las mismas. Generalmente, estos países se encuentran en las primeras etapas de crecimiento y pueden continuar adaptando y desarrollando sus modelos de inversión". Al respecto hay que destacar, además del ingreso del fondo indio, que un total de cuatro nuevos participantes de mercados emergentes han entrado en el top 20 en los últimos diez años, de Asia (3) y África (1).

Por su parte Bob Collie, jefe de investigación del Thinking Ahead Group explicó que "este es un período de cambios extraordinarios para grandes planes de pensiones, impulsado por una confluencia de factores. No es solo el cambio demográfico y el cambio en el equilibrio económico global; no se trata solo de cambios en las expectativas sociales, la política, la sostenibilidad o la regulación; no es solo tecnología. Es todo esto, y es la forma en que los cambios se complementan. Muchas de estas organizaciones son bastante jóvenes y han crecido rápidamente. Esto pone de relieve su gobierno y cómo operan".

Entre los 300 fondos principales, los activos de contribución definida (CD) aumentaron durante 2017 en un 17,6% mientras que los activos de beneficio definido (BD) crecieron un 13,5%. Los activos de BD representaron el 64,7% del patrimonio total frente al 65,5% de un año atrás. Por su parte, la participación de los fondos de reserva (apartados por un gobierno nacional contra pasivos futuros) registró un ligero aumento del 11,8% mientras que los fondos híbridos (con componentes BD y CD) representaron menos del 1% de el total. "Si bien el cambio a largo plazo de BD a CD se entiende ampliamente y se mantiene sin cambios, es sorprendente que los activos de BD continúen creciendo y formen la mayoría de los activos totales. Consideramos que el mercado híbrido es un área interesante del paisaje a observar, y se espera que su crecimiento continúe a medida que los propietarios de activos se alejen de las estrategias tradicionales de BD", afirmó Urwin.

Por último, el estudio denota que los fondos de pensiones públicos y del sector público representan el 68,6% de los activos totales, aumentando un 0,2% con respecto al año anterior. Y que los fondos de América del Norte siguen siendo la región más grande en términos de patrimonio administrado representando el 42,3% de todos los activos relevados, seguidos por Asia-Pacífico (27,3%) y Europa (26,5%). América del Norte muestra el crecimiento anualizado más rápido durante el año pasado con el 6,2%, superando ligeramente el 6,1% de Asia-Pacífico y el 3,8% de Europa.