Política

Los 7 mandatos que asumió el 21F para enfrentar al Gobierno

El frente Multisectorial 21F que lideran los Moyano anunció el lanzamiento de un plan de lucha nacional para rechazar el acuerdo con el FMI, impedir la aprobación del Presupuesto 2019, anular la reforma laboral y repudiar la visita de los mandatarios del G20 a la Argentina.

El primer congreso nacional del 21F se realizó en el microestadio de Atlanta y contó con la participación de delegados de las 28 multisectoriales de todo el país, que aglutinan a 875 organizaciones gremiales, sociales y políticas.

Al inicio del acto, se recordó a los dos educadores fallecidos en una escuela de Moreno, al convaleciente Pablo Moyano -principal armador del espacio- y al Papa Francisco -mentor ideológico a la distancia. "Él fue quien nos dijo (que el armado debe ser) de la periferia al centro", recordó Gustavo Vera, titular de La Alameda y coordinador nacional del 21F, junto al dirigente del Sindicato de Camioneros, Juan García Longhi.

Al tomar el micrófono, Vera destacó la celeridad para organizar un frente nacional, que tuvo su fundación el 21 de febrero pasado, con el multitudinario acto opositor en la 9 de Julio y Belgrano. "Fueron cinco meses de lucha, debate y construcción de unidad", remarcó el confidente bergogliano.

Entre los asistentes estuvieron los jefes de las CTA Hugo Yasky y Pablo Micheli; Omar Plaini (Canillitas), Leonardo Fabre (Apops), Miguel Ángel Díaz (Udocba); los metrodelegados Roberto Pianelli y Néstor Segovia; Daniel Catalano (ATE-Capital); la titular de CTERA, Sonia Alesso, y el número dos de la CTA Autónoma, José Rigane; el presidente del PJ bonaerense, Gustavo Menéndez; el senador Fernando "Pino" Solanas, el diputado Facundo Moyano, entre otros.

Unos 2.000 camioneros vestidos de verde, de todas las provincias, animaron el show moyanista, con cánticos, pirotecnia, bombos y trompetas.

Vera fue el conductor de la ceremonia. En duros términos, exhortó a los 3.000 militantes presentes a "profundizar" la unidad. "En el próximo congreso seremos el triple o cuádruple", se entusiasmó, antes de someter a votación las siete propuestas plenarias:

1. Aprobar el Programa Nacional con los 21 puntos elaborados por las 875 organizaciones, de Ushuaia a La Quiaca. "Hace 50 años que no se elaboraba un programa como este", dijo el titular de La Alameda.

2. Organizar la regionalización de la Multisectorial, con congresos y actos masivos para profundizar la unidad y enriquecer el Programa. Las regiones serán NEA, NOA, Patagonia, Litoral, Cuyo, Centro y Provincia de Buenos Aires.

3. Rechazar el acuerdo con el FMI y el ajuste que se proponen incluir en el Presupuesto 2019 que el Gobierno quiere enviar al Congreso. "Nos vamos a juramentar que vamos a luchar contra esto", señaló Vera.

4. Mandatar a todas las multisectoriales a intensificar la resistencia y preparar un plan de lucha para contrarrestar cualquier intento de quebrar al movimiento obrero organizado, o los convenios colectivos de trabajo y cualquier intento de reforma laboral.

5. Ante la agenda que el Gobierno de Mauricio Macri preparó para noviembre para recibir los países imperialistas del G20, que rompe con las Convenciones de la ONU, el Tratado de París, el modelo de Desarrollo Sustentable y apoya el extractivismo, entre otras cosas, mandatar para realizar jornadas nacionales de protesta simultaneas contra el G20, al igual que se hizo contra el ALCA.

6. Realizar medidas de solidaridad con los gremios perseguidos judicial, económica y mediáticamente o con intervenciones; intensificar la resistencia en defensa de los presos políticos y sociales; asistir en solidaridad a los gremios y dirigentes perseguidos por oponerse a este régimen. "Si tocan a uno, tocan a todos", agitó Vera.

7. Construir un plan de lucha nacional para que se llame a una Concertación Económica y Social, que termine con este plan de ajuste, que está llevando el país al fracaso. "El Gobierno no quiere escuchar, pero acá tiene las propuestas. Llamen a una mesa de diálogo porque si siguen por este camino, no nos queda otra que llamar a un plan de lucha con todas las centrales obreras hasta que cambie el modelo", desafió el exlegislador porteño.


Las casacas que se vendían dentro del microestadio de Atlanta, en el barrio porteño de Villa Crespo.

Luego de las votaciones, se dio lugar a los discursos. Walter Correa, diputado K y líder del sindicato de curtidores, habló en representación de la CFT que capitanea Sergio Palazzo, ausente con aviso. "Tenemos gobernadores, senadores, diputados, intendentes, concejales, pero no tenemos dirigentes. Los dirigentes los tenemos que sacar de acá, de los trabajadores, de la lucha del pueblo. Quiero que sepan propios y extraños que el 17 de Octubre no fue un acto electoral, ni administrativo, sino un acto revoluciones conducido por Eva Perón y los trabajadores defendiendo a nuestro líder, Juan Domingo Perón. Por eso le decimos a la oligarquía que si nos quieren probar, si no se dan cuenta, si viene con armas, no tengan dudas que le vamos a hacer otro 17 de Octubre para que se dejen de joder".

Hugo Moyano, reemplazante de su hijo mayor al micrófono, comparó la situación actual con las luchas sindicales contra las políticas de la dictadura militar y los gobiernos de los '90 y el 2001. "Nos pueden sacar derechos, nos pueden quitar la libertad, pero lo que nunca van a lograr es quitarnos la dignidad, y por eso es el esfuerzo que hacemos para lograr unificar a todos los sectores que luchar por los que menos tienen", expresó.

"Es lamentable lo que está pasando: quieren tapar el hambre, la miseria, la desocupación, la necesidades de los ancianos, los niños y las mujeres con distintas cosas que inventan permanentemente y ocupan horas y horas en los medios de comunicación. Pero no hay que abandonar la lucha por más presión que nos quieran meter, con multas que no tienen sentido", dijo por la sanción de $ 1.000 millones.

El camionero aprovechó el acto para enviar un mensaje a sus colegas de la CGT. "Que nadie se haga el distraído para sumarse a la lucha de los trabajadores: o se suman a la lucha contra las políticas del Gobierno o se quedan con los oligarcas que pretenden quedarse con los derechos de los trabajadores", advirtió.

En el momento más álgido del discurso, Moyano apuntó contra el Gobierno y, en particular, contra Mauricio Macri. "El FMI utiliza a estos mamarrachos que tenemos, que lo único que saben hacer es obedecer todo lo que se haga en contra de los trabajadores, de los más humildes, de los ancianos y los niños", aseguró.

"El que ejercer el gobierno es el FMI y aquí cumplen sus órdenes, como el Presidente de la Nación, que es un che pibe del Fondo", agregó. "Si comparamos el gobierno de De La Rúa con el que tenemos ahora, De La Rúa era un estadista al lado de este Presidente", espetó. 

Al final de su exposición, reclamó más unidad y no abandonar las calles. "Sigamos sumando voluntades porque no se puede soportar más un Gobierno que no gobierna, sino que recibe órdenes".

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario