Espectáculos

Los Addams vuelven a la vida en la animación

Diseño y excelentes gags contrastan con una trama general algo incoherente.

Basados en el comic de Charles Addams, pero famosos sobre todo por la fabulosa serie de TV de la década de 1960 con Carolyn Jones, como la seductora Morticia, Los locos Addams quedaron semiolvidados luego de los dos largometrajes de live action protagonizados por Anjelica Huston y el desaparecido Raul Juliá. Luego del éxito de películas animadas como “Hotel Transylvania”, era cuestión de tiempo antes de que algún productor recordara las cualidades de estos personajes que cautivaron a varias generaciones. Por suerte, la realización de este largo de animación estuvo a cargo de dos talentos capaces de combinar la diversión para adultos, niños y adolescentes, tal como lo demostraron en películas tan salvajes como “Fiesta de salchichas” (que en realidad era prohibida para menores).

Un mérito de estos renovados Locos Addams es su capacidad de entretener al público de todas las edades, mas allá de que los buenos gags y las situaciones, que siempre mantienen una sonrisa en medio de varias explosiones de carcajadas, no sufran por lo deshilvanado de una trama que se pierde por momentos en sucesivas historias que no logran cerrar del todo, incluidos los esfuerzos de los Addams por congeniar con los vecinos del pueblo cercano, los intentos de Merlina por ir al colegio, y los conflictos de nuevos personajes no tan interesantes. Pero solo bastarían las escenas musicales, con Largo tocando clásicos soul a tres manos (gracias a la ayuda de Dedos), o el prólogo con la boda de Morticia y Homero, para recomendar esta divertida resurrección.

“Los locos Addams” (“The Addams Family”, EE.UU.). Dir.: G. Tiernan y C. Venon. Animación

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario