Mundo

Los bocas de urna confirmaban que continuará la parálisis política en Israel

El país vuelve al mismo punto muerto tras la celebración de las segundas elecciones legislativas en cinco meses. Ninguno conseguía, con alianzas, la mayoría de 61 diputados.

Jerusalén - El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, en el poder desde hace una década, y su rival, Benny Gantz, estaban literalmente codo con codo al cierre de esta edición después de unas reñidas elecciones legislativas, según los primeros sondeos a boca de urna.

El partido Likud (derecha) de Netanyahu obtendría entre 30 y 33 escaños de los 120 de la Knesset, el Parlamento israelí, y la alianza centrista Kahol Lavan (Azul y Blanco) de Gantz, entre 32 y 34.

Además de los puntajes de estos dos partidos, los resultados de los aliados potenciales de cada uno serán decisivos porque la cuestión no es tanto quién tendrá la mayor cantidad de escaños, sino cuál de los dos podrá alcanzar, por alianzas, el número de 61 diputados, umbral de la mayoría en el Parlamento.

De acuerdo con las encuestas difundidos por los medios locales, hasta el momento ningún bloque parecía capaz de reunir este número y formar así un gobierno después de esta segunda elección en cinco meses. Las votaciones de abril habían dado como resultado un puntaje similar.

Israel

Con sus aliados tradicionales, el Likud podría obtener entre 53 y 57 escaños, y Kahol Lavan entre 54 y 59, según esos barómetros, que muestran la polarización del país. En abril, el conservador Likud y la alianza Kahol Lavan lograron cada uno 35 escaños.

El presidente del país, Reuven Rivlin, encomendó la formación de gobierno a Netanyahu quien, ante la imposibilidad de conseguir una coalición mayoritaria, prefirió disolver el parlamento y celebrar nuevas elecciones.

De acuerdo con las primeras conclusiones, Israel Beitenou, el partido del exministro de Defensa Avigdor Lieberman, que había frustrado las negociaciones en abril, tiene entre ocho y diez escaños, por lo que podría ser de nuevo determinante.

“Solo hay una opción para nosotros y es la formación de un amplio gobierno de unión nacional y liberal con Israel Beitenou”, el Likud Kahol Lavan, dijo Lieberman al cierre de esta edición tras la publicación de los sondeos.

“Estamos en un estado de emergencia económica y de seguridad por lo que el Estado necesita un gobierno amplio”, añadió Lieberman, llamando al presidente Rivlin a convocar ya esta semana a Netanyahu y a Gantz para poder salir del punto muerto político.

Lieberman se opuso durante su campaña a los partidos de judíos ultraortodoxos, aliados del Likud de Netanyahu, a los que acusa de querer convertir Israel en un Estado religioso. Además de los partidos ultraortodoxos, Lieberman también atacó con vehemencia en los últimos años a las formaciones árabes.

Pero estos partidos, que obtendrían entre 11 y 15 escaños, podrían ser determinantes para la formación de gobierno.

“La era de Netanyahu terminó”, dijo anoche Ahmed Tibi, uno de los tenores de la Lista Unida de partidos árabes. “Si Benny Gantz llama, le comunicaremos nuestras condiciones, después de consultar a los partidos de la Lista Unida, tal vez no quiera llamarnos y preferirá formar un gobierno de unidad nacional” sin los partidos árabes añadió.

Justicia

Estos nuevos comicios se producen además a solo un mes de la comparecencia de Netanyahu, de 69 años, ante la Justicia por “corrupción”, “abuso de confianza” y “malversación”, cargos por los que aún no fue inculpado.

Netanyahu, conocido como “Bibi” y cercano a Donald Trump, es sospechoso de haber intentado obtener una cobertura favorable del sitio de información Walla, a cambio de favores gubernamentales que podrían haberse materializado en cientos de millones de dólares para Bezeq, principal grupo de telecomunicaciones de Israel, cuyo presidente es propietario de Walla.

Una victoria electoral de Netanyahu podría permitir a sus aliados votar su inmunidad. Pero si es electo y después inculpado, se convertiría en el primer jefe de gobierno en ejercicio en tal situación en la historia de Israel.

Frente a “Bibi”, Gantz, el exjefe del estado mayor del ejército, de 60 años, se presenta con una propuesta más liberal en materia social pero con una imagen de halcón en cuestiones de seguridad.

Gantz Podría apostar por una alianza de partidos laicos -de izquierda y árabes -frente al bloque de derecha de Netanyahu y sus aliados de los partidos judíos ultraconservadores.

“En pocas ocasiones se ven los electores ante dos opciones tan diferentes, solo dos caminos, y deben elegir cuál tomar”, dijo el lunes Gantz.

De los 6,4 millones de israelíes convocados a estas elecciones alrededor del 69,4% acudieron a las urnas, según la tasa de participación oficial de la comisión electoral.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario