Edición Impresa

Los crímenes del Estado danés en clave policial

Los nórdicos saben de sagas. Millenium, la novela de Stieg Larsson, es la prueba indiscutible. Y “Los casos del departamento Q”, quizá, la forma más concreta de añadirle a ese tenor lúgubre una cuota de humor y de actualidad (con la inmigración como principal factor) sin dejar de lado la temática del caso.

En “Journal 64”, la cuarta entrega, la pareja de detectives tiene por delante tres cadáveres momificados alrededor de la mesa y una silla vacía; una escena que los conecta a un hecho que por pasado no deja de sorprender: entre 1934 y 1964, más de 11 mil danesas fueron esterilizadas a la fuerza.

El detective Carl Mock expone todo su malhumor e introspección al enterarse de que su asistente sirio Assad dejará de acompañarlo. En el medio, las muertes y una trama que deja en evidencia el verdadero lado oscuro de un país, siempre perfilado hacia el ejemplo, que durante casi 30 años tuvo en función una ley de “pureza racial” inspirada en la eugenesia de Galton.

Un policial que hiela y que evidencia cómo la discriminación sigue calando hondo en una sociedad que, a ciencia cierta, no parece haber alcanzado el verdadero estado de bienestar que profesa.

B. L.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Temas

Dejá tu comentario