Secciones Especiales

Los desafíos de la niñez

Con personajes de animé y atmósferas de Ray Bradbury, los cuentos de “Los hologramas no hacen compañía” (China Editora), del argentino Gonzalo Gossweiler, imaginan historias de ciencia ficción protagonizadas por chicas y chicos que en diversos futuros deberán pasar por pruebas clave de su crecimiento.

Los paisajes cambian, Buenos Aires, Tokio y otros planetas y satélites, son mundos de aventuras, de soledad y de otras formas de compañía. Hay una visión melancólica, una ternura triste, que describe un porvenir que tal vez no es tan brillante como lo deseamos, pero que tampoco es distópico.

La cultura japonesa desborda en cada rincón y se crea un sincretismo con lo argentino, con el voseo, con lo universal de la niñez. Todos los personajes podrían ser japoneses, o tal vez ninguno lo sea.

En un recurso que siempre aprovechó la ciencia ficción, las historias de estos cuentos hablan del futuro, pero resuenan en el presente. En la intimidad de las vidas de los personajes se vislumbra el umbral al que se asoman para dar un salto de fe y cambiar para siempre.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Temas

Dejá tu comentario