Mundo

Los disturbios se extienden en Cataluña y el Gobierno culpa a "grupos violentos coordinados"

Al cierre de esta edición había barricadas en las principales avenidas de la capital y los medios reportaban arrestos y heridos. Las protestas surgieron luego que la corte suprema de España condenara el lunes a prisión a los líderes del proceso independentista. El presidente regional afirmó que "volveremos a ejercer nuestro derecho a la autodeterminación".

Barcelona - Por segunda noche consecutiva, la rabia catalana por la recientes sentencias, de 9 a 13 años de prisión a los líderes separatistas, se mantuvo en alza y las bataholas en Barcelona sumaron heridos, detenciones y casi 50 vuelos suspendidos.

Al cierre de esta edición, decenas de miles de personas participaban en una vigilia cerca de las oficinas del gobierno español en las cuatro divisiones de la región autónoma, que en muchos casos degeneraron en desórdenes violentos, más que nada en Barcelona y Gerona.

Las imágenes de televisión en vivo desde la capital catalana mostraban momentos de alta tensión entre los agentes de policía y los manifestantes alineados muy cerca unos de otros.

De acuerdo con el diario La Vanguardia, los Mossos d’Esquadra, la policía local, actuaron para dispersar a los grupos más radicalizados, como los que actuaron en el Eixample, un distrito central de la ciudad, y utilizaron la fuerza en particular en el famoso Paseo de Gracia, donde los bomberos también intervinieron para apagar las hogueras encendidas por los convocados. Incluso varias ambulancias llegaron al lugar para ayudar a los heridos. Las trifulcas también tuvieron lugar en Tarragona.

“Volveremos a ejercer nuestro derecho a la autodeterminación”, amenazó el presidente del Estado Generalitat de Catalunya, Quim Torra. Pero más explícito fue el presidente del Parlamento catalán Roger Torrent, con quien Torra rindió homenaje a la tumba de Lluís Companys, presidente de la Generalitat de Catalunya desde 1934 y durante la Guerra Civil española, fusilado por el dictador español Francisco Franco en 1940. Torrent invocó abiertamente “un nuevo referéndum” sobre la independencia y pidió una amnistía para los separatistas condenados.

En medio del caos, el gobierno socialista denunció la violencia “generalizada en todas las protestas”. “Es evidente que no estamos ante un movimiento ciudadano pacífico, sino coordinado por grupos que utilizan la violencia en la calle para romper la convivencia en Cataluña”, escribió en un comunicado el Gobierno, en una noche en que se vivieron escenas de guerrilla urbana en Barcelona, con barricadas ardiendo y cargas policiales.

“Una minoría está queriendo imponer la violencia en las calles de las ciudades catalanas, especialmente Barcelona, Tarragona, Girona y Lleida”, añadió refiriéndose a las concentraciones celebradas frente a las respectivas delegaciones del gobierno central.

El independentismo había convocado las protestas de ayer, al día siguiente de conocerse las condenas del Tribunal Supremo contra 12 líderes separatistas procesados este año. Nueve de ellos recibieron condenas de entre 9 y 13 años de cárcel.

El lunes ya había habido disturbios en el aeropuerto de Barcelona, bloqueado parcialmente por unos 10.000 manifestantes independentistas, contra los que terminó cargando la policía regional catalana, los Mossos d’Esquadra, dependientes del ejecutivo separatista catalán.

Por su parte, el ministro español de Exteriores y próximo jefe de la diplomacia europea, Josep Borrell, criticó la “actitud totalitaria” de los independentistas catalanes que, según él, piensan que solo son catalanes aquellos que comulgan con sus ideas.

“La raíz del problema es que el independentismo ignora la ‘catalanidad’ de los que no son independentistas”, indicó.

“Cuando uno excluye a parte de la población porque no comulga con sus ideas y solo considera que pertenecen al pueblo los que piensan como él, es una actitud totalitaria”, afirmó Borrell. “Cuando oigo que dicen: ‘Los catalanes piensan lo que dice (el presidente regional, Quim) Torra que piensen’; oiga, yo soy catalán y no pienso como usted”, abundó el ministro, dirigiéndose a los separatistas.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario