Edición Impresa

Los impactos de no hacer el ajuste por inflación

FINALMENTE RESULTA GRAVAR GANANCIAS FICTAS - Ya se viene cobrando impuestos sobre el ajuste de precios de algunos activos, lo que resulta una exacción sin fundamento, a lo que se le suma un cobro sobre el valor de los bienes sin que exista ganancia.

El Gobierno está dispuesto a permitir un reajuste de los valores impositivos de ciertos bienes que están a valor histórico desde marzo de 1992, época de la convertibilidad.

Se Ignoraron todos los procesos inflacionarios que se vivieron desde entonces. Sin embargo, pese a que es totalmente justa la necesidad de revalorizar esos bienes, se plantea cobrar un impuesto por hacerlo.

Si bien ya se viene cobrando impuesto sobre el ajuste de precios de algunos activos, lo que resulta claramente una exacción sin fundamento técnico desde el punto de vista tributario, ahora explícitamente se plantea hacer un cobro significativo sobre el valor de los bienes, sin que exista ninguna ganancia. Es claramente un impuesto a la tenencia de bienes.

1| Contradicción de criterios

Los expertos que asesoran al gobierno en estos temas jamás admitirían algo así en ámbitos académicos o profesionales. Pero parece ser que en el gobierno se deja de lado la neutralidad y la equidad en los sistema tributarios por el afán de aumentar la recaudación.

Analicemos cuál fue el impacto hasta el momento de haber ignorado el proceso inflacionario que vive la Argentina. Supongamos una empresa cuyos activos año tras año se van valorizando de acuerdo con las normas fiscales a su valor de mercado, por caso, los bienes de cambio, insumos de la producción, mercaderías para vender y las cuentas a cobrar.

El valor de estos bienes, al menos, siguieron al Índice de Precios al por Mayor que prepara el INDEC. Ese índice aumentó 13,94 veces desde el 2001 hasta agosto de 2017. Seguramente ese valor fue mayor, ya que el INDEC distorsionó también el cálculo de este índice (no sólo fue el de precios al consumidor) que, por otra parte, tampoco fue corregido hasta el momento. De hecho, el índice no se calculó o no se publicó para los meses de noviembre y diciembre de 2015.

Si esos bienes tuvieron cotización a precio dólar, la variación fue de $ 1 por dólar a los actuales $ 17,30 por dólar, es decir, un incremento de 16,30 veces. Ahora bien, el aumento inflacionario se fue produciendo mes a mes y año a año y la Administración Federal de Ingresos Públicos cobró el impuesto a las ganancias sobre el ajuste de valor como consecuencia de la inflación, aún sin existir ganancias. ¿Cuánto se llevó la AFIP de aquellas empresas que financiaron con capital propio sus activos valorizados a precios de mercado o en dólares? Si se hace la cuenta correctamente, en estos 15 años y medio la AFIP se llevó el 57 por ciento del capital si los bienes se ajustaron al valor mayorista y el 61 por ciento si fue por el dólar. Una empresa que arrancó en 2001 con mercaderías por $ 100,- hoy debería tener $ 1494,-.

2| Necesidad del ajuste

Sin embargo, por la presión del estado cobrándole impuesto a las ganancias sobre los ajustes inflacionarios, solo le quedan $ 638.-. Entregó al gobierno ese 57 por ciento de su capital. Si se lo quiere comparar con lo que ocurre en algún otro lado, es una confiscación que tiene poco que envidiar a las tan criticadas expropiaciones venezolanas. Pero las empresas también sufren si venden alguno de sus activos fijos, como son las máquinas o los depósitos. Esos son los bienes que quedaron a sus precios de costo y si se venden se aplica sobre ellos un 35 por ciento de impuesto a las ganancias sobre el valor de venta ya que el costo permanece sin ajustar. Este es el impacto que el gobierno trata de mitigar. En lugar de reestablecer el ajuste por inflación por una innegable razón de equidad fiscal, pretende "cobrar algo” por hacerlo, entre el 8 y el 10 % del ajuste. Otro esfuerzo en favor de nuestro gran Estado. Solo falta que les pidan a las empresas que den las gracias.

(*)Presidente de FUNDECOS Fundación Economía y Sociedad.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario

Lo que se lee ahora